BLOGS
06/06/2018 07:28 CEST | Actualizado 06/06/2018 07:28 CEST

5 razones por las que no consigues bajar de peso

Pixabay

La pérdida de peso es el santo grial de la mayoría de los programas de dieta y ejercicio. Por no contar la cantidad de suplementos que supuestamente ayudan a perder peso. Aún así, muy pocas personas logran y mantienen un peso saludable a largo plazo. En este artículo, hablaré de las 5 razones principales por las que no consigues perder peso.

Es importante entender que la pérdida de peso puede ser diferente de la pérdida de grasa. Idealmente, todo el peso que se pierde en un "plan de pérdida de peso" es grasa, pero muchas dietas de moda se basan en eliminar los carbohidratos para forzar una rápida pérdida de peso de agua (con un riesgo de pérdida de tejido también), que, puede ser asombrante si te fijas en la báscula, pero que afecta poco a cómo te ves o te queda la ropa.

3 kilos de pérdida de grasa cambiarán tu apariencia mucho más sustancialmente que 3 o 5 kilos de pérdida de agua. De manera similar, especialmente cuando alguien comienza a hacer ejercicio, desarrollará músculo mientras pierde grasa, por lo que al comienzo de un programa de entrenamiento, otras medidas (grasa corporal, circunferencia de cintura) son indicadores de progreso mucho mejores que la báscula.

Sin embargo, construir tejido es un proceso mucho más lento que perder grasa, por lo que si tu objetivo es la pérdida de grasa, la báscula puede ser una medida muy útil, especialmente si no eres nuevo en el entrenamiento con pesas. Si la báscula no se mueve y tu ropa sigue sin sentarte bien, vale la pena observar lo siguiente.

Consumo excesivo de calorías

Es cosa de números, para perder peso hay que comer menos calorías de las que quemas. La cosa es que el recuento de esas calorías es un tanto complicado e impreciso. Existen estudios que muestran que solemos subestimar el recuento de calorías. Muchos no somos conscientes de las porciones y tenemos problemas al calcular cuántas calorías tienen los alimentos. Hoy en día existen muchas aplicaciones que nos facilitan esta arduo trabajo, pero ninguno es perfecto, muchos muestran recuentos imprecisos y no adecuados.

Problema metabólico

El mal funcionamiento de la tiroides es un problema mucho más común de lo que se cree. Tener desequilibrios hormonales pueden predisponer al aumento de peso. Producir mucho estrógeno en relación con la progesterona puede contribuir también a incremento de peso. Y de forma indirecta, altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, puede provocar que tengas más apetito.

Si crees que este podría ser tu caso, hazte un chequeo y controla tus niveles hormonales.

Medicamentos

Algunos medicamentos como los antiestamínicos pueden causar incremento de peso significativo, al igual que los antidepresivos y ciertos medicamentos que regulan la presión arterial.

Consulta con tu médico por si puede haber medicamentos alternativos.

Confiar únicamente en el ejercicio

El ejercicio solo es el 20/30% de la ecuación, el resto es nuestra alimentación. Muchas veces pensamos que por realizar ejercicio podemos comer más. Existen estudios que revelan que aquellos que hacen ejercicio tienden a moverse menos durante el resto del día, compensando parcialmente las calorías quemadas.

Metabolismo

Períodos prolongados de ayuno pueden ralentizar nuestro metabolismo. Es algo muy común, seguir una dieta de 600 calorías por día y perder peso rápidamente. Pero pronto la pérdida de peso no se dará tan fácilmente debido que nuestro cuerpo reconoce la falta de alimentos y entra en un modo de conservación. Para seguir perdiendo, deberíamos reducir aún más las calorías, lo cual sería muy perjudicial a largo plazo. Por lo general, se da un incremento de peso rebote rápido con el mismo metabolismo lento, encontrándonos en una situación peor que cuando comenzamos. Para solucionar esto, tendríamos que solucionar nuestro metabolismo trastornado.

Mi recomendación es tómatelo con calma y no reduzcas tus calorías drásticamente. Si hay margen para reducir tus calorías, hazlo de manera segura. Si no, tendrías que seguir un riguroso plan para incrementar tu metabolismo. Esto requiere un meticuloso registro de alimentos e implica agregar alimentos muy lentamente (es decir, 5-10 gramos de carbohidratos por semana o dos) con el objetivo de mantener su peso actual. Entonces, cuando las necesidades de mantenimiento son más altas, una reducción lo hará perder nuevamente.

Puede ser complicado reducir grasa, pero si estás concienciado en mantenerte a raya y en forma, definitivamente es algo que se puede lograr con éxito.

Síguenos también en Facebook de HuffPost Blogs

NOTICIA PATROCINADA