BLOGS
06/09/2018 07:46 CEST | Actualizado 08/09/2018 10:06 CEST

Cómo retomar el rumbo después del verano

Pixabay

Espero que tu verano haya sido tan increíble como el mío. A pesar de haber tenido en cuenta todos los consejos de los que hablamos para mantenernos saludables en las cenas de verano cuando este comenzó, puede resultar muy difícil no sucumbir a las tentaciones, están por todos lados. Con los días largos y el clima cálido también es normal que prefiramos irnos a la terraza de un bar a escuchar música en vivo y disfrutar de un cóctel que no quedarnos encerrados en el gimnasio. Pero ahora que el verano se está acabando, nos puede resultar difícil retomar el rumbo. ¿Qué podemos hacer?

¡La buena noticia es que puede ser relativamente fácil recuperarse de un verano sin preocupaciones con una planificación adecuada y el estado mental correcto! Sigue estos sencillos consejos para una fácil transición a tu rutina saludable.

Establece metas realistas y escribe mantras

No auto sabotees y te juzgues por todos los mojitos que te tomaste en vacaciones, se proactivo estableciendo metas de bienestar alcanzables. Haz una lista con las razones de por qué es importante volver al ritmo que tenías antes del verano, y léalas todas las mañanas como si se tratase de mantras. Esto ayudará a recordarte por qué estás esforzándote para restablecer tu rutina.

Ejemplos de mantras que podrías usar son: "Quiero sentirme bien en mi cuerpo y mente", "Quiero nutrir mi ser con alimentos naturales", "No me sentiré mal por decir "no", ya que me mantendré fiel a mí mismo y a mis objetivos de bienestar", "No soy perfecto y me perdono a mí mismo si tengo pequeños deslices", "Estoy comprometido a comer bien, eliminar los procesados y mover mi cuerpo todos los días".

Elige una fecha de inicio para reiniciar y volver a tu camino

La planificación y la estrategia de tu reinicio son la clave del éxito. En primer lugar, decide cómo vas a retomar el rumbo: puede ser conveniente hacer un breve "detox" para controlar tus antojos, o comprometerte durante 30 días a tomar solo alimentos naturales. Un breve período de adaptación a veces puede ser un buen prefacio para volver a tu rutina.

A continuación, observa tu calendario y decide la fecha más adecuada para poner en práctica este plan. Al hacerlo, asegura suficiente tiempo para prepararte: pre-ordene alimentos frescos para ser entregados en una fecha específica, llena tu nevera y despensa con productos esenciales saludables; haz lo que necesites para que puedas hacerlo sin ponerte excusas de último momento.

Instituye un "septiembre sobrio"

El verano es el tiempo para barbacoas, noches largas, vacaciones y clima cálido. Podría ser muy útil retomar el camino si paras completamente de consumir alcohol por un tiempo. Me parece que comprometerte con un "septiembre sobrio" puede ayudar a rehidratar, desintoxicar y controlar los antojos de azúcar al final del verano. Es posible que te sorprenda de lo bien que se ve y se siente sin alcohol.

Después de un verano de hábitos sociales YANG (según la filosofía china), disfruta de más tiempo en casa cultivando rituales de autocuidado YIN.

Una de las mejores cosas del verano es volver a conectar con amigos, pasar tiempo al aire libre y disfrutar cada segundo de la temporada bajo el sol con las personas que amas. Pero ahora que los días son cada vez más cortos, tienes una gran oportunidad para concentrarte en ti. Duerme más, apúntate a yoga, date un baño o tal vez prueba algunas sesiones de sauna infrarroja. Estas actividades relajantes pueden ayudar a reequilibrar tu sistema, ayudándote a estar bien tanto mental como físicamente.

Y a ti, ¿qué es lo que te ayuda a retomar el ritmo después del verano?

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

#YONOMEOLVIDO