BLOGS
26/11/2018 07:12 CET | Actualizado 26/11/2018 17:55 CET

Por qué Samantha Vallejo-Nágera no debería anunciar 'Happy por fuera, happy por dentro', en diez pasos

Samantha Vallejo-Nagera presenta la campaña navideña de Nutella.
Getty Editorial
Samantha Vallejo-Nagera presenta la campaña navideña de Nutella.

En la película clásica El Sargento York, de Howard Hawks, (que me trae aquí el gran Juan Revenga, dietista-nutricionista de relumbrón, que escribió esta maravilla sobre ella) Gary Cooper, el protagonista, interpreta a Alvin, un granjero humilde y analfabeto que vuelve como un héroe tras la I Guerra Mundial. A su regreso es recibido por una multitud entusiasta que lo colma de vítores y confeti. Le llevan a un hotelazo en la Quinta Avenida y allí un tipo con chistera le guía en la nueva vida que le espera. Le anuncia que tiene una serie de ofertas sumamente jugosas, entre ellas productos alimenticios (galletitas, cereales) para anunciar en radios, en teatros, en todo aquello que la época permitía. El sargento York le mira perplejo.

- ¿Pero yo qué voy a hacer?, le pregunta.

- Bastará con que pronuncie unas palabras parecidas a estas: ¡Cuánto me gusta para desayunar!

- Pero ¿cómo voy a hacer eso si ni siquiera sé a qué diablos sabe?, replica Cooper.

- Eso es lo de menos, amigo. Piense que le van a dar un cuarto de millón de dólares.

Finamente Gary Cooper declina la oferta y lo argumenta con motivos éticos, muy de peli americana. Esto es ficción, aunque Hawks se basó en hechos reales. Era 1941.

Ahora vamos a la realidad. A 2018 y a TVE. En diez pasos, por qué Samantha Vallejo-Nágera debería parecerse a Gary Cooper:

1. Jurado en un programa líder

Samantha (@samyspain para su legión de seguidores en redes) participa como jurado en un concurso de cocina, un talent en realidad, de la tele pública, en horario de máxima audiencia. MasterChef, Master ChefJunior y MasterChef Celebrity son tres celebrados espacios televisivos. Bien hechos, por cierto, que han sabido adaptarse a nuevas narrativas, innovar y conectar de maravilla con el espectador medio. Un programa de entretenimiento líder de audiencia que además sabe manejar muy bien las redes sociales: cada emisión logra ser siempre TT. Un exitazo, vamos. El MasterChef clásico, el de concursantes adultos y anónimos, lleva seis ediciones (está en antena desde 2013), suele reunir en cada entrega a más de dos millones de espectadores (la sexta edición tuvo una media de 2.528.000) y tiene un presupuesto de unos 300.000 euros por programa que sale del erario público, del dinero que TVE destina a producción externa.

2. La popularidad tras participar en un exitazo televisivo

Gracias a todo eso, Samantha es un personaje muy popular, reconocible por el gran público. Y por los niños, cuya edición especial es otro hit de este espacio, ya convertido en una marca. Tiene también una empresa de catering, una web donde hace acopio de todos sus acuerdos con marcas y comestibles de distintos tipos (las ensaladas Florette, las meriendas en Vips, los cereales Special K, los productos detox...) y ha publicado un sinfín de libros alrededor del universo gastronómico. Sobre todo tras su estrellato televisivo.

3. Estar happy en McDonald's con un té verde, gracias a ser conocida por la tele

Por esa enorme popularidad, Samantha recibe, como Gary Cooper, muchas ofertas relacionadas con la alimentación. Una de ellas llega de McDonald's, que la llama para que participe en un vídeo en su canal de YouTube. Bajo el título Happy por dentro, happy por fuera (aquí emoticono de ¿perdona?), Vallejo-Nágera y la nutricionista Teresa Valero (dietista-nutricionista, tecnóloga de alimentos y directora de información y divulgación científica en la Fundación Española de Nutrición, que aquí tenemos la tormenta perfecta) cuentan las bondades de esa cadena alimenticia y lo saludable que puede llegar a ser. Por cierto, para el anuncio las dos mujeres quedan en el establecimiento de comida rápida a tomar un té verde. Un TÉ VERDE. En McDonald's. Lo normal. Quedar con una experta en nutrición para hablar de las opciones de comida saludable en una hamburguesería de ese estilo y beberte un té verde. Guionistas del vídeo, decidme por qué.

4. El Comidista publica un artículo donde deja en evidencia a todos

El Comidista, siempre dando la murga con que hay que alimentarse bien, y que si el azúcar tal y cual, y que bla bla bla, publicó un sonado articulo dándole sopas con honda a la iniciativa y a la participación de ambas mujeres. Tras el bofetón (en el que la autora Mónica Escudero recuerda este dato: los últimos estudios apuntan que un 23% de los niños tiene sobrepeso y un 18% directamente obesidad), se armó un gran revuelo: nutricionistas, expertos varios, pusieron el grito en el cielo.

Getty Images
El jurado de Master Chef.

5. McDonald's retira el vídeo para evitar un cisma

Pocos días después, McDonald's cancela la campaña, tras enviar un comunicado, demostrando con ello más sentido crítico que las protagonistas del anuncio, o la propia tele publica (que es verdad, poco podía hacer). Así que la cadena de comida ha tirado el dinero que invirtió (que ignoro cuánto ha sido, lástima) porque hasta donde yo sé no le ha pedido a Samantha que lo devuelva, ni ella lo ha hecho por voluntad propia. Aquí podemos visualizar al consejo de dirección de la cadena de hamburgueserías: "Paremos esto ahora, por favor, antes de que se nos haga bola. Y otra cosa, despidamos ya al ejecutivo que lo había propuesto".

6. Si no me dejáis comer hamburguesas tomaré Nutella, porque yo lo valgo

En plena trifulca, a Samantha la operan de la rodilla y ella ¡solo unos días después! acude a cumplir con sus obligaciones profesionales/publicitarias. Esta vez para participar en una promoción de Nutella con Irene Rosales, bloguera, modelo y esposa de Kiko Rivera, el Paquirrín de toda nuestra vida. (Digamos que esto ya no sería una tormenta perfecta, sería una ciclogénesis en toda regla). La revista Semana le preguntó a Samantha por la polémica durante ese espacio promocional de Nutella, y ella, además de aclarar que está "¡lista para subirse a los tacones!" (tras su operación del menisco que, aclaró "ya no son como antes, ahora se hacen con una pequeña incisión y camaritas"), dijo: "Tengo la conciencia muy tranquila, porque no hago nada malo y llevo una vida muy sana. ¿Qué padre no lleva a sus hijos a comer hamburguesas alguna vez? A mis hijos les encanta. Otra cosa es que coman eso todos los días. Me encantaría preguntarles a los que me critican cuántas horas dejan a sus hijos jugar con las tablets, si los sacan al campo, si han visto una vaca alguna vez...".

Dato: llamé de inmediato a mi amiga Violeta, que vive en Cantabria, en una casa rodeada de prados verdes, (y donde vi por primera vez en mi vida una vaca suelta), para que nos hiciera un hueco en su hogar a mi hija y a mí. ¡Que estoy preocupada por si mi niña solo ha visto la vaca de Ale hop!

7. El Comidista, otra vez, en plan plasta, apelando al sentido común

El propio Mikel López Iturriaga, el jefazo de El Comidista, interpelado por mí (que para eso aguanto todos sus toques de atención cuando quiero comer lo que me de la gana), le ha replicado a la presentadora: "Viendo las explicaciones que ha dado Samantha Vallejo-Nágera, creo que no ha entendido muy bien el porqué de las críticas. Lo que se discute no es que los padres lleven de vez en cuando a McDonald's a sus hijos, es que una famosa y una nutricionista untadas vendan como sana dicha actividad para los niños. Simplemente porque no lo es: por mucho que cuando vayas a esa hamburguesería pidas manzanita cortada de postre, la hamburguesa con patatas fritas y los nuggets que te comas antes no harán ningún bien a tu salud ni a la de tus hijos. Hacer un vídeo así es confundir a la gente, y encima en un tema tan hipersensible como la alimentación de los menores. Puedes decir que McDonald's te encanta, o que sus hamburguesas son las mejores del mundo: allá tú con tu conciencia. Pero con las tasas de obesidad infantil disparadas, relacionar este establecimiento con hábitos saludables es una auténtica irresponsabilidad". Vaya por dios, yo creía que los niños iban a McDonald's a tomar sus exquisitos trozos de piña pelada mientras sus padres se tomaban un té verde

8. Mikel, ¿puedes dejar en paz a las madres que solo queremos la felicidad de nuestros hijos?

Parece que no, porque El Comidista sigue tra-tra, como Rosalía. "Samantha es jurado del programa infantil de TVE, MasterChef Júnior. ¿Es bueno para la salud pública que una de las caras más conocidas entre los niños de la televisión pública promocione productos como Nutella o el Happy Meal? Evidentemente, no, y creo que dicha televisión, pagada entre todos, debería tener más mecanismos de control sobre lo que anuncian sus presentadores, pagados entre todos también. ¿Nos parecería normal que Samantha anunciara tabaco o cerveza para los adolescentes diciéndoles que son sanos, y que luego argumentara que un cigarrito y una copa de vez en cuando no mata a nadie, o que si los niños fuman o beben es responsabilidad de los padres? Pues no sé muy bien por qué aplicamos una vara de medir distinta a productos comestibles cuyo efecto negativo sobre la salud está archiprobado".

9. Y si faltaba algo, el citado nutricionista-dietista Juan Revenga (profesor de universidad además) también tiene cosas que decir

Revenga cita un artículo del 2014 de una imbatible revista científica, la British Medical Journal (a ver quién le tose). En él (recomiendo la lectura entera del fantástico post para entenderlo todo) se explica el impacto de las intervenciones de las celebrities en materia de salud, su validez como prescriptores y cómo pueden condicionar la vida de los receptores. Dice Revenga, "animo a las celebridades a promocionar hábitos de vida saludable de una forma divulgativa y divertida. El Gobierno británico, a través de la British Heart Foundation, lo hizo en esta campaña para promover una adecuada reanimación cardiopulmonar. Aprovechó la película Snatch: cerdos y diamantesy logró que sus actores participaran en una versión humorística:

10. Aquel anuncio de Coca-Cola... contra la obesidad

¿Puede un personaje como Samantha, jurado de un programa que trata con niños, que se convierte en una especie de referente cada domingo, alimentar una falacia como que McDonald's puede dar comida saludable? ¿Podía la compañía Coca-Cola, con este anuncio insólito, ayudar a combatir la obesidad? ¿Puedes contratar a Georgie Dann para interpretar música clásica, a Chopin por ejemplo en lugar La Barbacoa? Respuesta, y parafraseando a Rosalía de nuevo, malamente, tra-tra.

Si Gary Cooper pudo decir que no, tú también puedes, querida Samantha.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA LG