caso noos

Hasta esta mañana no se le ha visto en el despacho de abogados que le hizo la oferta para trabajar y poder disfrutar de esta semilibertad.
Tendrá que someterse a un programa para presos condenados por delitos económicos.
Trabajará fuera de prisión, regresará al centro para dormir y disfrutará de todos los fines de semana.
Cumpliría el resto de su condena en un Centro de Inserción Social, podría ir a casa un fin de semana al mes y trabajar de lunes a viernes como voluntario.
Podrá salir a hacer voluntariado y pasar fuera de prisión un fin de semana al mes.
Ahora Prisiones tiene dos meses para decidir.
Fue condenado a cinco años y diez meses de prisión por el caso Nóos.
Eso sí, no podrá desplazarse a Ginebra, donde vive su familia.
Cumple los requisitos: estar en segundo grado, haber cumplido un cuarto de condena y tener buena conducta.
Una decisión basada en los "informes favorables" que reflejan el “buen aprovechamiento” de las salidas al Hogar Don Orione