estetica

"Hacía tiempo que no me sentía tan discriminada", ha denunciado.
Orejas, bolsas de los ojos, nariz... todos los retoques del colaborador de 'Salvame'.
El local sólo pudo atender clientes legalmente al día siguiente, pero en la calle y usando mascarilla. Nada de eso cumplía la presidenta de la Cámara
Las molestias son inevitables pero se pueden controlar cambiando algunos h√°bitos y adquiriendo otros.
Detrás de la adicción a los retoques estéticos a veces hay un trastorno.
No es la primera vez que la modelo responde a este tipo de opiniones.
Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs
Har√° unos diez d√≠as recib√≠ una singular lecci√≥n de vestuario femenino, por llamar de alg√ļn modo la esperp√©ntica discusi√≥n
"Me arruinan las prisas y las faltas de estilo, el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. Me enervan
Abri√≥ una tienda de 8 metros cuadrados hace tres a√Īos y ahora protagoniza 'Las U√Īas', cuya segunda temporada se estrena el pr√≥ximo martes.
Los jóvenes parecen divertirse mucho.
Se ha sometido a una reducci√≥n de pecho y ha ense√Īado el resultado en 'S√°bado Deluxe'.
Si buceáramos en la historia cinematográfica de la actividad físico-deportiva, seguramente aparecería la película Rocky como
Gatitos, amapolas, figuras geométricas... todo vale.
La actriz de 'Friends' asegura que se siente mejor sin estos retoques estéticos y que se parece más "a la persona que era".
La actriz Courteney Cox, conocida por su papel de Monica en la serie Friends, ha hablado abiertamente sobre la presión de
frutafeaLas frutas y las verduras feas est√°n moralmente discriminadas. Es decir; prejuzgadas por su fealdad. De ah√≠ que, en todo el mundo, se tiren mil trescientos millones de toneladas de alimentos a la basura al a√Īo. Estas frutas y verduras feas se alejan del canon hegem√≥nico de las frutas y verduras con atributos de belleza vinculados con expectativas de sabores suculentos.
La madre y corredora profesional Stephanie Rothstein Bruce no ha tenido ning√ļn reparo en compartir en Instagram su realidad