BLOGS
08/06/2012 12:09 CEST | Actualizado 11/10/2013 12:12 CEST

Cada país tiene la Shakira que se merece

2012-06-09-eurocopa.jpg La letra de la canción (de la selección polaca) no tiene desperdicio: "Quiquiriquí tranqui tronco la Eurocopa mola".

A pesar del esfuerzo que han puesto las autoridades polacas en la organización de la Eurocopa 2012, debemos recordar que el deporte nacional de Polonia no es el fútbol sino QUEJARSE, así, en mayúsculas.

Los polacos se quejan por costumbre, por necesidad, porque lo llevan en la sangre, cuando tienen motivos y cuando no los tienen. Se quejan del frío durante el largo invierno y cuando por fin llega el primer día de primavera, se quejan del calor. Y si algún polaco me está leyendo, seguro que se quejará porque en realidad ellos no se quejan nunca.

Imagina en este contexto los comentarios de queja que se empezaron a escuchar al día siguiente de conocerse que la canción oficial que será interpretada en la previa del primer partido de la selección polaca es una canción compuesta e interpretada por un grupo folclórico de abuelitas llamado Jarzębina ("jara" en español).

La canción fue escogida a principios de mayo en una gala televisiva en la que diferentes grupos musicales interpretaron sus propuestas y la audiencia, mediante mensajes SMS, señaló sus gustos (o disgustos). Jarzębina fue el grupo más votado.

La letra de la canción no tiene desperdicio. Es simple a lo Waka Waka y abunda en sonidos onomatopéyicos gallináceos (koko). Un despropósito total sin mayor intención que divertir. Pero claro, cantar una canción sobre gallinas antes de los partidos de la selección polaca, a cuyos jugadores se les conoce como "águilas", no parece lo más adecuado si lo que se pretende es motivarles. Parece que en vez de animarles a salir a volar como águilas valerosas en busca de la victoria, les incitan a quedarse en los vestuarios como gallinas sentadas sobre sus huevos. Recordemos que el águila forma parte del escudo de Polonia y del de la Federación Polaca de Fútbol.

En definitiva, muchos polacos resumen la elección de este grupo de la siguiente manera: "Cada país tiene la Shakira que se merece". Y estas son las Shakiras que los polacos han escogido. Y ahora que las han escogido, reniegan de ellas. En teoría la canción debería emitirse frecuentemente por la radio y televisión, pero misteriosamente parece haber desaparecido. Tan solo se escuchan comentarios jocosos sobre el ridículo y vergüenza internacional que va a suponer el que se las vea en la previa de los partidos de Polonia. Quizá deberían replantearse si dejar este tipo de elecciones en manos de unos cuantos televidentes que votan mediante mensajes SMS es la mejor idea, porque parece que ganó el grupo más numeroso y, por ende, con más familiares dispuestos a mandar mensajes SMS.

Ahora bien, en Polonia olvidan un par de cosas. La primera es que la canción oficial de la Eurocopa es Endless Summer interpretada por Oceana y que Jarzębina y su Koko Koko Euro Spoko sólo es la canción oficial de la selección polaca. La segunda es que en el resto de Europa nadie entiende polaco. Lo único que quizá veas tú desde la tele de tu casa, será a un grupo de simpáticas mujeres vistiendo atuendos folclóricos y cantando una canción pegadiza y un tanto absurda ("Quiquiriquí tranqui tronco la Eurocopa mola" sería la traducción de "Koko Koko Euro Spoko"). El único problema sería que las confundieras con las abuelitas rusas de Eurovisión.

Además, seguramente a ti no te parecerá tan extraña su elección. En España, al fin y al cabo, por muy moderna que se quiera dar la imagen del país, no se puede evitar incluir algún folclorismo en la ceremonia de inauguración de cualquier evento internacional organizado.

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS