Owly Images

"No importa que no tengas agua mientras tengas unos vaqueros". Con este lema la organización ecologista Greenpeace ha repartido delante de la tienda Levi's de la calle Fuencarral de Madrid 501 botellas de plástico que en lugar de agua contenían retales de tela vaquera. El objetivo: denunciar la contaminación del agua por parte de la industria textil.

La acción se ha centrado en la marca Levi's porque Greenpeace considera que al ser la mayor empresa de vaqueros del mundo tiene también un responsabilidad especial a la hora de dar ejemplo al resto del sector. En su estudio Hilos tóxicos, Greenpeace afirma que dos de los fabricantes mexicanos de esta empresa vierten el tóxico nonilfenol a los ríos de la región.

Todo forma parte de una campaña de Greenpeace que denuncia la "ropa sucia" y que exige a las grandes marcas de moda que apuesten por el "vertido cero" de sustancias químicas peligrosas para el año 2020. Varias marcas como Inditex, Mango, H&M o Marks & Spencer han reaccionado a la petición y han exigido a sus proveedores que hagan públicos los datos de todas las emisiones de sustancias químicas tóxicas que vierten. El mes pasado Zara vio cómo escaladores de la organización ecologista desplegaban un cartel de denuncia en una de sus tiendas insignia de Madrid.

La acción ha sido diseñada por la artista Yolanda Domínguez, autora de obras como "Pido para un Chanel" (donde puso a una mujer bien vestida a mendigar en la milla de oro madrileña por un objeto de lujo) o de una parodia de las irreales poses de las modelos en las revistas de moda.

levis