Recuerdos

ALFONSO BLANCO

Cuento de Navidad

Nada más llegar, aquel pavo, tal vez consciente de su inmediato futuro, corría de un lado a otro de la cocina y del balcón. Aquel balcón en el que, cuando llegaba el buen tiempo, las mujeres se sentaban para charlar, realizar sus tareas y sentir los primeros calores en las piernas sin medias.
SALVADOR CASADO

La muerte como asíntota

La muerte es el límite de todo ser humano, el horizonte de sucesos que rodean su singularidad. Físicamente, no es posible saber qué hay más allá; metafísicamente, tan solo podemos inferir, elucubrar. En la conversación, mi amigo y un servidor aventuramos una interesante hipótesis que nos gustaría compartir.

El año que murió Marilyn

Los del 62 somos gente de suerte, nuestros abuelos, padres y hermanos mayores no fueron tan afortunados. Somos de los primeros que nos libramos de la Guerra Civil y de la pesadilla de la posguerra. Es una lástima que no hayamos sido un poco mejores.