NOTICIAS
23/06/2012 17:15 CEST | Actualizado 23/06/2012 17:15 CEST

España-Francia: 'La Roja', ante los malos recuerdos

Getty

El error de Arconada, el penalti de Raúl, aquellos cuartos de final en Alemania... Son ya varios los malos recuerdos que los aficionados españoles guardan de los duelos entre España y Francia. Nunca la selección ha ganado a los galos en partido oficial.

Pero esta es una cita de contraste. El deporte español ha ido subiendo escalones durante los últimos años mientras que el francés ha descendido hasta apenas tener presencia en las grandes citas deportivas. En fútbol, los franceses han caído hasta lo más profundo. El escandaloso enfrentamiento público entre jugadores y seleccionador del último Mundial todavía ensombrece a este grupo, que con Blanc ha ganado algo de confianza. Sin embargo, la derrota ante Suecia destapó heridas aún sin cerrar.

Entretanto, España se enfrenta de nuevo a sí misma y a sus fantasmas. Primero, toca saber si es la que venció con soltura y buen juego a Irlanda o la que sufrió ante Italia y Croacia. Segundo, habrá que ver si pesa más el hecho de no haber vencido nunca a Francia o si prima la calidad de un grupo que supera con creces a la de los galos.

Por eso Del Bosque no se fía y alaba la calidad de los tres hombres clave en el ataque francés: Ribery, Benzema y Nasri. El seleccionador mantendrá el mismo bloque que ha ido utilizando en los partidos anteriores con la duda de siempre, Torres en punta u otra opción (Cesc o quizás Pedro) para la vanguardia. Pero que nadie se espere mayores cambios. "No tendré ningún ataque de entrenador", asegura.

La humildad de Del Bosque no es simple pose. El salmantino recuerda el último enfrentamiento con Francia en el Mundial de Alemania 2006. España llegaba con el ánimo de enfrentarse a una selección entrada en años que terminó pintando la cara a los futbolistas españoles. Aquel equipo acabó perdiendo la final contra Italia. Se antoja complicado ver a esta Francia en la final, pero el partido de esta noche (20.45, Telecinco) será clave para dirimir si los franceses vuelven a la élite del fútbol o si España allana el camino para seguir haciendo historia. Al menos noventa minutos separan estas preguntas de sus respuestas.