INTERNACIONAL
29/03/2013 09:08 CET | Actualizado 28/05/2013 11:12 CEST

François Hollande advierte de que la austeridad condena a Europa "a la explosión"

AFP

François Hollande está en horas bajas, a la defensiva, pero se mantiene crítico con la austeridad que imprimer la canciller Angela Merkel a una eurozona en recesión.

En una intensa entrevista de más de una hora, emitida en la noche del jueves por France 2, Hollande reconoció no haber previsto que la crisis iba a durar "mucho más tiempo del previsto (inicialmente)", aunque ha rechazado referirse a la herencia de su predecesor.

"Los países europeos deben ser rigurosos, Francia en primer lugar, pero no austeros. Eso condena a Europa a la explosión, no solo a la recesión", señaló.

En su cuarta comparecencia de este tipo desde que accedió al cargo en mayo del año pasado, y en un momento en que su popularidad está por los suelos, admitió que cuando se presentó a las elecciones conocía la situación y no la subestimó, pero destacó que entonces no se sabía que la crisis "iba a durar todavía mucho más de lo previsto" inicialmente.

Parte de esa tardanza está en Europa. "Se tarda demasiado tiempo y creo que ya he perdido demasiado. Todo funciona muy lentamente y creo que hay que acelerar", aseguró en cuanto a la vuelta del crecimiento. El riesgo está comprobado: "el populismo que asciende, lo que ha pasado en Italia, movimientos extremistas, incluso neonazis en Grecia", advirtió.

RETASO DEL DÉFICIT

Hollande aseguró que no piensa llevar a cabo "una política que conduzca a Europa a la austeridad", y defendió por eso que el objetivo de reducir el déficit al 3 por ciento del PIB se cumpla en 2014 y no en 2013.

Para Hollande, que dijo mantener con Alemania "una tensión amistosa", prolongar la austeridad a nivel europeo conlleva no solo "el riesgo de no lograr reducir los déficit", sino también "la certeza de tener gobiernos impopulares".

"(La canciller alemana Angela) Merkel no tiene mis mismas ideas, pero los dos tenemos la obligación de que Europa avance", añadió el presidente, partidario también de acelerar los procedimientos a nivel europeo.

Hollande, que dijo estar cansado de perder el tiempo, invitó a "ir más rápido", incluido en la solución de problemas como Chipre, pero aseguró que no está solo, sino respaldado en esa misma postura por "muchos gobiernos conservadores".

"A Francia se la mira, se la espera", añadió en esta emisión especial, en la que dijo que sigue intentando que en cada Consejo Europeo "sea efectiva" la llamada "reorientación de Europa", y que él sigue teniendo confianza en las posibilidades de su país.

EL HUFFPOST PARA UNIVERSIDAD EUROPEA