POLÍTICA
10/01/2016 18:17 CET | Actualizado 10/01/2016 22:31 CET

Carles Puigdemont se convierte en president de Cataluña asumiendo el programa de Mas

MANU FERNÁNDEZ / AP

A las 21.46 horas de la noche de este domingo, Cataluña ha dejado atrás definitivamente la posibilidad de unas elecciones en marzo con la elección de un nuevo presidente, imprevisto, sorprendente, pero que contentaba a esa CUP que se negaba a acatar a Artur Mas. El alcalde de Girona, Carles Puigdemont, ha sido investido como el presidente de la Generalitat número 130, con los votos a favor de los 62 diputados de JxSí y 8 de la CUP -los otros dos miembros del partido antisisitema se han abstenido: Gabriela Serra y Josep Manel Busqueta- y 63 en contra: Ciudadanos, PSC, PP y CatalunyaSíQueEsPot.

"Intentaré ser digno de sus expectativas y esperanzas. Visca Catalunya lliure", ha dicho tras la elección in extremis, a poco más de dos horas de que acabase el plazo legar antes de convocar nuevos comicios.

Hace 24 horas, ha confesado el político convergente, ni se podía imaginar que este momento llegase. Y, sin embargo, ya ha pasado.Carles Puigdemont pronunció a primera hora de la tarde su discurso como presidenciable a la Generalitat catalana, unos 50 minutos en los que ha destacado que su programa reitera el que había presentado Artur Mas -el aspirante caído tras el acuerdo de Junts Pel Sí y la CUP- en el pleno de investidura del 9 de noviembre: "No podría ser de otra forma", ha justificado. "Voy a dejarme la piel", repetía, además, insistente.

En su intervención ante el acelerado pleno de la Cámara, ha destacado que apuesta por desarrollar las principales proyectos claves para avanzar hacia la independencia: una Constitución catalana, una Hacienda propia, un Banco Central y una Seguridad Social de Cataluña. "Será un trabajo que pedirá la participación de mucha gente, entre la cual cuento con el presidente Mas. No es un proyecto de políticos. No lo es siquiera de las instituciones. Es un proyecto coral, colectivo, de la gente", ha concluido.

Como no había duda de que iba a hacer, se ha comprometido a aplicar la declaración independentista que aprobaron el pasado 9 de noviembre JxSí y la CUP, una hoja de ruta para 18 meses. "Tenemos que empezar a caminar a la luz de la declaración del 9-N para iniciar el proceso de constitución de un estado independiente" a través de un nuevo Govern configurado en base al pacto al que han llegado JxSí y la CUP, ha destacado el hasta ahora alcalde de Girona.

CINCO EJES DE GESTIÓN

Puigdemont se ha referido a cinco ejes principales para esta legislatura: culminar el proceso en su fase participativa, ciudadana y asociativa, diseñar definitivamente las estructuras de Estado necesarias y "ponerlas a punto"; tramitar las leyes de transitoriedad jurídica y del proceso constituyente, e internacionalizar el proceso independentista.

Estos compromisos "se mantienen inalterables" y serán la base de todas las acciones del nuevo Govern, que tiene una tarea que no es nada fácil ni cómoda, pero que ejecutará con valor coraje, ha dicho.

Las decisiones del Parlament son "soberanas", por lo que se ha comprometido a desplegar la declaración independentista, a iniciar un proceso constituyente y ofrecer diálogo permanente al Estado, la Unión Europea y la comunidad internacional.

El programa del nuevo gabinete es "hijo del encargo de los ciudadanos y se basa en una cultura política que se revela contra la resignación", y pretende atender a todos los ciudadanos y satisfacer sus demandas soberanistas y sociales.

"Lo que nos mandan los ciudadanos es nítido: tenemos que iniciar el proceso para dotar a Catalunya de las herramientas indispensables" para lograr la independencia porque, si no dispone de ellas, perderá toda posibilidad de atender a sus ciudadanos como merecen.

Le ha dicho al conjunto de los diputados que el Govern se centrará en la hoja de ruta independentista porque, de lo contrario, Catalunya "dejaría de ser una nación para convertirse en resignación", algo que no va permitir como presidente.

Justo en el arranque de su discurso, el que fuera periodista ha sido muy sincero al pedir perdón a los ciudadanos que estén "estupefactos" por los obstáculos de las negociaciones postelectorales, que ha tachado de espectáculo poco edificante. "Hemos dejado que demasiada gente sufriera" después de haber votado, ha asumido.

AGRADECIDO A SU PREDECESOR

Carles Puigdemont ha admitido que no habría aceptado ser candidato a la Presidencia "si no supiera que tendrá al lado para todo lo que sea necesario" a Artur Mas, a quién ha agradecido su labor y su paso al lado para desencallar la investidura. "Has decidido hacer paso al lado cuando tenías todo el derecho a presidir el país", ha dicho, calificando la postura del líder de CDC como "ejemplar" y de "persona de coraje".

"La culminación del proceso te necesita a ti y a tu prestigio", le ha dicho a Mas, sentado el hemiciclo después de que haya renunciado a ser reelegido a la luz de un acuerdo con la CUP.

También ha destacado que hay una gran masa social que apoya el independentismo pero trabajará para que cada vez haya más adhesiones: "Somos muchos pero nos faltan más y todos están convocados".

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest

EL HUFFPOST PARA HONEST