POLÍTICA
30/01/2016 19:39 CET | Actualizado 30/01/2016 20:53 CET

Sánchez desactiva a los barones con una consulta a los militantes

Hasta Felipe González lo pasaba mal en algunas reuniones del Comité Federal. Cara a la cara las personas que más mandan en el socialismo. Este sábado el actual secretario general, Pedro Sánchez, presidía una de los más cruciales de su vida, pero llevaba un as bajo la manga que nadie podría rechazar y capaz de placar a cualquier barón díscolo: una consulta a los militantes sobre los pactos de Gobierno.

El PSOE acumula semanas partido por la mitad, dividido, con mucha confusión entre sus bases sobre el rumbo tras el 20-D, con intención de gobernar sin que le salgan las cuentas y con un PP esperando que Ferraz pinte su versión de Saturno devorando a su hijo.

En Génova soñaban hace unos días que sus propios compañeros se comieran a Sánchez y Podemos había calentado también el ambiente con su propuesta de Gobierno -entendida como una humillación por una parte de la familia del PSOE-. Todos señalando a la presidenta andaluza, Susana Díaz, como posible ejecutora.

“Hace unas horas esto parecía que se iba a caer, que iba a haber sangre y muertos”, confesaba sotto voce uno de los barones. Y es que los más de doscientos miembros del Comité Federal llegaban a primera hora a Ferraz sin que se hubiera llegado a un acuerdo previo sobre la fecha del próximo congreso y unas nuevas líneas de pactos tras la resolución del 28 de diciembre.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Fernández, Díaz y Vara

UNA CONSULTA QUE COMPROMETE "POLÍTICAMENTE"

Esa presión se ha aliviado con la novedosa solución de la consulta. Nunca en el PSOE los militantes han votado un pacto de gobernabilidad en España. Para ello, según fuentes de Ferraz, se van a tomar como referencia las propias primarias que ganó Pedro Sánchez, frente a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias en julio de 2014. El madrileño es el primer secretario general elegido de manera abierta por todos los afiliados.

Sánchez ha reiterado durante su intervención en el Comité su postura antes del inesperado anuncio. Ha vuelto a decir que ‘no’ a apoyar a Mariano Rajoy -a quien ha criticado que no aceptara la primera oferta de investidura del rey- y ha subrayado su intención de formar Gobierno si no lo logra el PP. Esto le llevará a mirar a izquierda y derecha (Podemos y Ciudadanos) a fin de presidir un Ejecutivo “progresista y reformista”.

Todas las negociaciones que lleve a cabo, ha prometido a los dirigentes presentes, se harán con “luz y taquígrafos”. De esta manera, quería enviar una señal de tranquilidad a los barones y les ha prometido dos filtros: un Comité Federal y una consulta de los militantes. A la vez, les ha atado las manos.

Esta votación, según fuentes del núcleo duro de Ferraz, no será vinculante, pero sí “compromete políticamente”. En ella participarían los aproximadamente 190.000 militantes -también los miembros de Juventudes- y se sometería a votación el documento del hipotético pacto que se alcanzase.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Sánchez y Luena

"BUENA" ACOGIDA, VARIAS INTERPRETACIONES

¿Cómo ha sentado esa propuesta a puerta cerrada? En general, según algunos de los participantes consultados, ha sido “bien recibida”. “¿Quién se va a oponer a que se consulte a la militancia?”, se preguntaba de manera afirmativa uno de los principales barones y hombres de confianza de Sánchez.

Esto está en consonancia, según reconocía otro de los presentes consultados, con el modelo de partido que requiere la ciudadanía actualmente, mucho más abierto. Eso sí, ha causado “sorpresa” en la sala el anuncio hecho por Sánchez al final de su intervención de menos de 30 minutos.

No obstante, según fuentes presentes, algunos la ha recibido “con más y menos entusiasmo”. Es que esa sorpresa venía tras la reuniones mantenidas por Sánchez durante esta semana con los líderes regionales para recabar apoyos de cara a la reunión. Los únicos que han reconocido que sabían algo han sido Javier Lambán (Aragón) y Luis Tudanca (Castilla y León). Por ejemplo, Miquel Iceta (Cataluña) -muy partidario de la misma- y Ximo Puig (Comunidad Valenciana) se ha enterado en directo. Este último ha sido uno de los menos efusivos a la hora de valorar la cuestión y ha subrayado que hay que combinar la democracia participativa con la directa.

Tras el discurso de Sánchez, la primera en pedir la palabra a puerta cerrada ha sido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Todos escuchaban con especial atención sus afirmaciones. La principal moradora del Palacio de San Telmo había expresado antes a los medios que no daría respaldo a Mariano Rajoy, pero a la vez había criticado duramente a Podemos: “Estoy cansada de Pablo Iglesias y su insulto permanente”.

La dirigente andaluza ha marcado varias líneas este sábado. Por un lado, ha señalado el camino de un pacto con Ciudadanos, sin citarlo expresamente, al recordar que tiene un buen “acuerdo” con los naranjas en su comunidad. En las últimas horas se ha abierto el posible escenario de un Ejecutivo liderado por Sánchez y Albert Rivera, como reveló este viernes El Huffington Post. El acercamiento con C’s también sería posible, según uno de los barones, al ver el otro partido mermadas sus expectativas en unas futuras elecciones.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Díaz

A la vez que ha calificado de “buena” la consulta -"no hay nada peor que el silencio de los cementerios”-, Díaz ha dicho que en la misma se debe decir toda la “verdad a los militantes”. En su opinión, se debería reflejar el “acuerdo programático” y se tendría que especificar si el pacto es para un Gobierno de coalición o en solitario. Asimismo, si se tratara de interrogar solo sobre la investidura, se tendrían que detallar los apoyos.

Lo que ha dejado claro además es que no apoyaría un Gobierno como el propuesto por Pablo Iglesias. En su discurso dentro de la sala, según fuentes presentes, la presidenta ha mostrado su deconfianza hacia el líder morado. En realidad, la dirigente andaluza piensa que lo dicho por el podemita se traduciría en la realización de dos Ejecutivos casi diferenciados. Igualmente, la andaluza ha trasladado que no se puede tener el apoyo de los partidos separatistas para liderar el Gobierno de un país que quieren dividir.

Esta posición también la mantiene el presidente asturiano, Javier Fernández, quien cree que tiene toda la pinta de que Rajoy no logrará la investidura y será el turno de Sánchez. Su líder, según ha confesado, les ha trasladado que no aceptaría la abstención de ERC y Democràcia i Llibertat como vía para obtener el poder.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Sala de prensa de Ferraz

Desde Ferraz han diseñado la estrategia de celebrar primero la consulta sobre el posible pacto y que luego vaya al Comité Federal para su aprobación. Según algunos de los presentes menos entusiastas con este orden, se interpreta como un intento de enfrentar a los militantes con sus propios cuadros dirigentes. El entorno de Sánchez siempre ha defendido que es el primer secretario general elegido por las bases y que cuenta con el apoyo de las mismas para intentar un Gobierno alternativo en La Moncloa.

Todos estos planteamientos escuchados en el Comité Federal se producen con la incógnita sobre si el rey encargará a Sánchez formar Gobierno el martes tras la segunda ronda de consultas o si volverá a pedírselo a Rajoy. Según confesaba otro de los presentes, esta es la “mejor solución” que podía alcanzar el Federal tal y como está el panorama político, “en el que no sabes lo que va a pasar en las próximas horas”.

LA LUCHA INTERNA DE PODER: 8 DE MAYO

El Comité Federal del PSOE también ha cumplido con otras de las misiones previstas: fijar el calendario sobre el liderazgo. In extremis, la Ejecutiva que ha precedido al cónclave ha acordado celebrar primarias para secretario general el próximo 8 de mayo. El congreso que debe ratificar esta decisión tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de mayo.

A pesar de que Sánchez llegó al despacho en 2014, se tiene que celebrar uno nuevo al ser el que corresponde por carácter ordinario. El anterior se convocó de urgencia por la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba tras los malos resultados en las elecciones europeas.

Esta fecha provocó un choque entre federaciones en la reunión secreta convocada por el secretario de Organización, César Luena, con sus homólogos regionales el viernes por la noche. Varias federaciones, según fuentes del PSOE, querían el congreso antes, mientras que Ferraz lo quería para finales de junio. Al final, la dirección ha cedido y ha adelantado el cónclave. No obstante, el núcleo duro de Sánchez ironiza sobre que las mismas federaciones -a las que no quiere poner nombre- que pedían un adelanto, anteriormente incluso había pedido no celebrar el congreso. Pura lucha de poder interno.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Gómez y García-Page

Todo este calendario puede estar condicionado por otro factor: la posibilidad de que haya nuevas elecciones. Entonces, según fuentes de Ferraz, la “prioridad” sería convocar primarias para elegir al candidato a La Moncloa. ¿Qué pasaría entonces con el congreso pactado? “Si es compatible, se celebrará. Todo en función de la fecha de los comicios”, admiten. En esta línea, la líder del PSOE vasco, Idoia Mendia, ya ha avisado de que pedirá retrasar ese congreso si España vuelve a las urnas.

Seis horas de reunión a puerta cerrada. El discurso del secretario general y cuarenta palabras pedidas. Pero al final no hubo guerra. Sánchez quiere ser el primer secretario general votado por los militantes, el primer presidente del Gobierno de España que no ganó unas elecciones y el primer líder socialista que somete a todos los afiliados un posible pacto. Todavía le quedan muchos obstáculos, para algunos insuperables. Mientras, él se ha imbuido en el mundo de Patti Smith y su People have the power.

¿Lo conseguirá? Todo o nada. Ahí están la gloria o la caída.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


PULEVA PARA EL HUFFPOST