POLÍTICA
30/01/2018 10:24 CET | Actualizado 30/01/2018 15:31 CET

Torrent aplaza el pleno de investidura pero mantiene a Puigdemont como candidato

Dice que lo hace para garantizar la "inmunidad" del aspirante

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha aplazado el pleno de investidura de Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) para garantizar la "inmunidad" del candidato, pero mantiene al expresidente como aspirante a la Presidencia.

Torrent ha comparecido de manera extraordinaria en la Cámara autonómica para explicar esta decisión y argumentar que quiere esperar a que el Tribunal Constitucional resuelva las alegaciones presentadas contra la decisión sobre la investidura de Puigdemont.

El presidente del Parlament ha indicado que en ningún caso propondrá otro candidato que no sea Puigdemont y que opta por posponer el pleno para garantizar que puede ser investido "de forma efectiva y sin injerencias". La sesión plenaria estaba convocada para este martes a las 15 horas.

"Ni la vicepresidenta Soraya (Sáenz de Santamaría) ni el TC decidirán quién debe ser el presidente de la Generalitat", ha dicho ante los periodistas en su despacho de audiencias en el Parlament, donde ha insistido en que queda "aplazado" y no "desconvocado".

GETTY

Torrent telefoneó en varias ocasiones a Puigdemont para explicarle su decisión, según fuentes de su entorno, pero el expresident no le cogión. No obstante, desde Junts per Catalunya dan otra versión y dicen que al candidato no le constan esos intentos del presidente del Parlament.

El aplazamiento del pleno ha generado malestar en las filas de Junts per Catalunya, que siguen defendiendo que se podía celebrar este mismo martes el pleno aunque Puigdemont esté en Bruselas.

EL DEBATE PASA DE NUEVO AL CONSTITUCIONAL

Esta decisión de Torrent llega el mismo día en el que el Constitucional se reúne de manera extraordinaria para estudiar las alegaciones de Puigdemont y los otros consellers huidos de Junts respecto a las medidas cautelares tomadas de forma urgente este sábado.

El Alto Tribunal, tras una tensa y larga reunión el pasado sábado para estudiar el recurso presentado por La Moncloa, resolvió de manera cautelar que no se podía celebrar este pleno de investidura si no era presencial y con previo permiso del Tribunal Supremo a Carles Puigdemont si se entregaba.

Asimismo, el Constitucional avisaba al presidente del Parlament y a los miembros de la Mesa de las responsabilidades "incluidas las penales" en caso de seguir adelante con la investidura.

El Gobierno dio un giro de estrategia la semana pasada decidiendo presentar el recurso contra la decisión de la investidura para evitar a cualquier costa que se pudiera producir. Había pánico en el Ejecutivo y el PP a que esto se produjera y la imagen de Puigdemont en el Parlament. Por ello, decidió seguir adelante a pesar del informe contrario del Consejo de Estado, que rechazaba el momento de interposición.

Torrent ha explicado en su comparecencia que la propuesta de Puigdemont como candidato "no fue una decisión aleatoria ni personal". "No propondré a ningún otro candidato", ha enfatizado el político de ERC.

"Sabe que no es solo mi obligación, sino que es lo que me mueve, y me he comprometido personalmente a garantizar su inmunidad", ha subrayado Torrent respecto a la petición que le hizo Puigdemont de amparo. Y en este punto ha concretado: "A tenor de la petición de Puigdemont y para dar tiempo a las alegaciones, el pleno queda pospuesto, en ningún caso desconvocado".

El presidente del Parlament ha instado al Constitucional a resolver "lo antes posible las alegaciones" y deshacer "la chapuza jurídica" que ha originado.

Puigdemont se encuentra teóricamente hoy en Bruselas y quería una investidura a distancia. Hasta ayer se inclinaba por no pedir permiso al Supremo, pero no descartaba aparecer de manera sorpresiva en Barcelona. De hecho, jugó al despiste colgando fotos en redes sociales de las zonas aledañas a la Cámara autonómica.

Torrent ha criticado duramente al Estado diciendo que ha mostrado en los últimos días una de "las caras más oscuras desde el punto de vista democrático". Y ha calificado de "fraude de ley" lo acontecido con el recurso del Gobierno.

A pesar de estas palabras, esta decisión supone un jarro de agua fría para Junts per Catalunya, el grupo parlamentario de Puigdemont, que seguía manteniendo la intención de celebrar este pleno de investidura. Este movimiento de Torrent también se enmarca en el nuevo contexto tras el 21-D, ya que los miembros de la nueva Mesa son conscientes de las consecuencias de sus actos. La anterior presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se encuentra investigada por el Tribunal Supremo y en situación de libertad provisional.

Photo gallery Carles Puigdemont See Gallery

EL HUFFPOST PARA HONEST