INTERNACIONAL
16/02/2018 04:18 CET | Actualizado 16/02/2018 04:18 CET

Trump no quiere hablar de controlar la venta de armas pero los estudiantes de la matanza sí

Proponen subir la edad mínima para comprarlas, inferior a la del consumo de alcohol.

El presidente de EEUU, Donald Trump, se ha dirigido este jueves a una "nación de luto" para hablar del tiroteo en Florida, en un discurso en el que prometió enfrentar "el difícil problema de la salud mental" pero evitó mencionar medidas para controlar el acceso a las armas.

"Estamos todos juntos como una única familia", ha dicho Trump tras el tiroteo, que dejó 17 muertos y 15 heridos en un centro de secundaria. Tendrá un encuentro con los gobernadores del país para hacer de la seguridad en las escuelas "nuestra principal prioridad" y planea visitar a las familias de las víctimas.

En su declaración de ocho minutos, Trump no ha hecho mención alguna a medidas legislativas para reforzar el control del acceso a armas de fuego. Es un gran defensor del derecho a portar armas y ha participado en conferencias de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el gran lobby de presión.

Antes de su comparecencia, el mandatario había calificado al sospechoso del tiroteo como una persona "mentalmente desequilibrada" en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Precisamente, cuando apenas llevaba un mes en la Casa Blanca, Trump suspendió una regulación impulsada por el expresidente Barack Obama para impedir que personas con problemas mentales pudiesen comprar de armas fuego.

Los alumnos del instituto atacado piden medidas contra las armas

Alumnos de la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde se produjo la matanza, han urgido a los políticos estadounidenses a tomar medidas para lograr un mayor control en la venta de armas, especialmente en lo que se refiere a los enfermos mentales.

"Podemos rezar por las víctimas, y respeto eso, pero hay que tomar una acción inmediatamente, porque la gente no puede olvidar esto. Las promesas no sirven de nada, es necesaria una acción real, porque si no, van a seguir muriendo niños", ha dicho a Efe David Hogg, que está en el último año de secundaria.

Esta reflexión llega después de que muchos políticos, incluido Trump, enviasen sus condolencias y dijesen que rezarían por las víctimas y sus familiares, pero sin mencionar nada sobre la venta de armas. En lo que va de año se han registrado 18 tiroteos en centros educativos de EEUU.

El estudiante ha lamentado que nadie recuerda ya los nombres de esas escuelas y ha declarado que no quiere que se olvide la tragedia vivida en la suya. Por eso, ha pedido al país que haga un análisis de conciencia para salir de esta situación, "y eso no se hace rezando y esperando" un futuro mejor.

En este sentido, recordó la frase atribuida a Albert Einstein de que es una "locura hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes" para referirse a los políticos, especialmente republicanos, que aseguran que el problema no está en la venta de armas.

Subir la edad mínima para comprar armas, inferior a la del alcohol

Julianna Sivon, que se graduó el año pasado en la escuela y coincidió con el acusado, considera una "locura" que una persona con "problemas mentales", como los que aparentemente sufre Cruz, pueda comprar un arma. "Tienen que hacer mejor las revisiones de antecedentes", consideró la joven.

Sivon asegura no entender cómo una persona de la que todos sabían que tenía problemas emocionales pudo comprar una semiautomática. Coincide con ella Addison Jost, que cursa undécimo grado en Douglas y que pide exigentes pruebas psicológicas para "verificar" que se puede poseer armas.

Jost opina que, después de "respetar a las víctimas" y guardar el duelo, los políticos deberían tomar medidas concretas como aumentar la edad mínima para comprar armas, pues en Florida son 18 años, mientras que hasta los 21 no pueden adquirir tabaco o alcohol.

De la misma opinión es Tykima Hoggan, de 12º grado, que ha perdido a dos amigos y que pide subir el límite de edad a 21 o incluso 25 años, porque "nunca se sabe qué puede hacer un chico de 18 años".

En su opinión, hay que aprobar leyes para que evitar que los "adolescentes" se vean con un arma y menos del calibre de la que portaba este miércoles Cruz.

El tiroteo de Parkland ha vuelto a reabrir el debate sobre la necesidad de reforzar los controles de acceso a las armas de fuego, con el habitual cruce de declaraciones entre demócratas y republicanos.

El senador demócrata por Florida, Bill Nelson, ha subrayado que un rifle AR-15 (el utilizado por el presunto autor del tiroteo) "no es para cazar, es para matar", aseguró Nelson en declaraciones a la cadena CNN, en las que aseguró que posee armas y que defiende el derecho a portar armas de fuego.

"La reacción de los demócratas tras cualquier tragedia es politizarla. Inmediatamente empiezan a decir que debemos retirar los derechos de la Segunda Enmienda de ciudadanos cumplidores con la ley. Esa no es la respuesta correcta", afirmó Ted Cruz, senador por Texas.

En la misma línea se expresó el también republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, al indicar que el "terrible tiroteo" de Parkland no debe dar pie a un debate sobre la "supresión de los derechos de los ciudadanos".

ESPACIO ECO