VIRALES
22/03/2018 09:48 CET | Actualizado 22/03/2018 09:48 CET

Una mujer comparte el truco de ahorro con el que logró comprar una casa en tres años

Su plan para organizar el dinero se basa en tres sencillos puntos.

Getty Images

Pagar todos los recibos a tiempo y conseguir ahorrar algo a fin de mes es el objetivo de muchas personas, pero no siempre se logra. Una mujer de Nueva Zelanda, Cherie Howie, ha compartido el método que le permitió organizar sus finanzas personales hasta tal punto que en poco tiempo consiguió reunir el dinero suficiente para comprar una casa en Auckland.

"Mi madre me enseñó esta manera de organizar mi dinero y, después de tres años, en 2015 pude comprarme un apartamento", aseguró en un post de Facebook que compartió en Cheaper Living (NZ Only), un grupo privado dentro de dicha red social para compartir trucos para reducir gastos y ahorrar dinero.

Howie mostró una página garabateada en un cuaderno en la que plasmó una adaptación para una amiga de cómo organiza sus presupuesto mensual. Su plan se basa en tres puntos: anotar en tres apartados los gastos regulares, los irregulares y lo que puede ahorrar.

Así, en la categoría de gastos regulares recomienda apuntar la mensualidad del alquiler, los seguros, los recibos (electricidad, luz, teléfono, internet, gimnasio...), las suscripciones (Spotify, Netflix...), la compra, el transporte, las comisiones bancarias... y también la calderilla necesaria cada semana para afrontar pequeños gastos, como salir a tomar algo.

Gastos como ir al dentista o a la peluquería, la ropa, los zapatos o regalos los incluye dentro de los gastos irregulares. Sobre éstos señala que son más complicados de planificar, pero recomienda no ceder a la tentación de usar este presupuesto para otro tipo de gastos. Otro truco que da es calcular aproximadamente a cuánto ascienden al año los gastos médicos y dividirlos entre 12 para hacerse una idea de lo que suponen al mes.

Todo lo demás iría al apartado de ahorro, ya sea para acceder a una vivienda como en su caso, para viajar o, simplemente, para tener un colchón en caso de que vengan imprevistos.

"Sé que la vida puede lanzarte una granada sobre los mejores planes... pero creo que tener una planificación no hace ningún daño y puede ayudar a que la recuperación sea menos dolorosa", señaló Howie. Como apuntó, su esquema se puede adaptar a las necesidades de cada uno. Por ejemplo, para su amiga no incluyó los gastos derivados de un coche, puesto que no tenía.

EL HUFFOPOST PARA BADI