POLÍTICA
25/03/2018 19:26 CEST | Actualizado 26/03/2018 14:19 CEST

100 heridos y nueve detenidos durante las protestas en Cataluña contra la detención de Puigdemont

23 de los heridos son agentes de los Mossos.

Unas 55.000 personas se han manifestado por Barcelona hasta el consulado de Alemania y la Delegación del Gobierno convocados por la Asamblea Nacional de Cataluña en respuesta a la detención en Alemania de Carles Puigdemont y el encarcelamiento de líderes independentistas por orden del Supremo.

La protesta que ha acabado ante el consulado alemán se ha desarrollado sin incidentes ni heridos, mientras que la protesta ante la Delegación del Gobierno se han vivido momentos de gran tensión y cargas policiales de los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos han detenido a nueve personas por un delito de atentado a la autoridad. Los disturbios, con decenas de contenedores quemados y cruzados en las vías, han dejado 100 personas heridas leves (excepto por un caso con una lesión de diversa consideración), 23 de ellas policías.

En concreto, según el SEM, en Barcelona han atendido a 92 heridos, entre ellos los 13 agentes de los Mossos, mientras que en Lleida hay siete heridos y en Tarragona uno.

Pasada la media noche continuaban produciéndose disturbios en la zona de L'Eixample, según han informado a Efe fuentes de los Mossos de Esquadra, donde pequeños grupos esporádicos "de no más de diez o 15 personas" continúan quemando contenedores y formando barricadas.

Por ello, un portavoz de los Mossos ha señalado que no se descarta que se practiquen nuevas detenciones, aunque ha indicado que la cifra oficial de detenidos no se facilitará hasta mañana.

Además, han identificado a varias personas que participaban en las protestas, convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), entre ellos un mosso que estaba fuera de servicio, aunque no consta que haya cometido ningún delito ni que estuviera causando altercados. Según han informado a Europa Press fuentes del cuerpo policial, no se le ha abierto expediente.

Los CDR han dado por desconvocadas, minutos antes de las 23.00, las protestas en Barcelona. A las 23.30 horas han empezado a remitir los disturbios. Pasadas las 22.00, los Mossos habían logrado dispersar los alrededores de la Delegación del Gobierno, tras más de cuatro horas de tensa concentración.

Algunos manifestantes han lanzando huevos, latas, disolvente, espray antipersona, algún bote de humo y pintura amarilla contra los agentes antidisturbios, que intentan defender el perímetro de seguridad, en la confluencia de Mallorca y Pau Claris, lo que ha provocado algún forcejeo y algunos porrazos.

Los Mossos han cargado y han disparado salvas para mantener el cordón policial y, hacia las 22.00, varias cargas de dispersión con furgonetas antidisturbios. Los independentistas se han replegado al paseo de Gracia y vías adyacentes, como Valencia y Diagonal, donde han quemado y cruzado contenedores en la vía, en una suerte de barricadas improvisadas, para impedir el paso de las furgonetas de los Mossos.

Cuando llegaban las furgonetas policiales, en ocasiones a toda velocidad, jóvenes les arrojaban botellas de vidrio, ante lo que los antidisturbios bajaban del vehículo y cargaban.

Los manifestantes han lanzado consignas a favor de la huelga general y a favor de la libertad de "los presos políticos", en referencia a los políticos independentistas en prisión por decisión judicial.

Los Mossos d'Esquadra han informado a través de las redes sociales que no está permitido el acceso a las proximidades de la delegación del Gobierno y recuerdan a los que están allí que deben seguir las indicaciones policiales.

Photo galleryCargas en Barcelona tras la detención de Puigdemont See Gallery

Cortes de carreteras

Grupos de independentistas han cortado cinco tramos de cuatro vías de Cataluña, la C-16, la A-2, la C-14 y la N-340, y mantienen marchas lentas en otras dos carreteras para protestar por la detención en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Según ha informado el Servicio Catalán de Tráfico, los independentistas mantienen cortadas hacia las 19.00 horas de esta tarde la C-16, en Gironella y en Sallent, en Barcelona, la A-2, en Alcarràs (Lleida), la C-14, en Ponts (Lleida), y la N-340, en Camarles.

Además, en protesta por el arresto de Puigdemont grupos de independentistas también están protagonizando dos marchas lentas en la C-32, en Sant Pere de Ribes (Barcelona) y la C-14, en Ribera d'Urgellet (Lleida), lo que provoca retención en ambas vías.

Los CDR han convocado concentraciones de protesta frente a la Delegación del Gobierno, en Barcelona, y frente a la sede de las subdelegaciones en Girona, Tarragona y Lleida.

En Girona, grupos de independentistas se mantienen desde hace horas frente al edificio de la subdelegación, donde han pintado de amarillo -el color con el que se reivindica la excarcelación de los políticos independentistas presos- y han descolgado la bandera española y la europea del mástil situado frente al edificio gubernamental.

Los concentrados en Girona, población de la que fue alcalde Puigdemont, también han cortado el tráfico en la Gran Vía Jaume I, que discurre frente a la subdelegación del Gobierno.

En Lleida la tensión entre manifestantes y Mossos ha provocado cargas policiales como las que ha recogido la Cadena SER, tras las que han tenido que ser atendidas dos personas:

Los manifestantes han logrado romper el cordón policial, llegando a situarse a pocos metros de la puerta de la subdelegación del Gobierno en Lleida.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO