INTERNACIONAL
27/04/2018 04:54 CEST | Actualizado 27/04/2018 05:54 CEST

Kim Jong-un en la reunión de las dos Coreas: "No volverá a suceder que incumplamos acuerdos"

Los líderes coreanos inician una cumbre histórica tras 70 años de silencio.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, han protagonizado un histórico encuentro en la frontera entre los países de cara a la cumbre en la que tratarán la posible desnuclearización del régimen de Pyongyang.

Kim cruzó la línea de demarcación militar que separa las dos Coreas en un gesto histórico que le convierte en el primer líder norcoreano en pisar suelo del Sur desde que acabó la guerra en 1953, un conflicto cerrado por un alto el fuego pero no por un tratado de paz.

Antes de que Kim cruzara, él y Moon se han dado un apretón de manos a través de la línea fronteriza y han intercambiado unas breves palabras.

Cuando Kim ya se encontraba en el Sur se ha producido otro emotivo momento cuando ha invitado a Moon a cruzar juntos de nuevo la divisoria hacia el Norte, cosa que han hecho sonrientes.

Kim Jong-un es el primer líder norcoreano en pisar suelo del Sur desde 1953.

De vuelta en suelo surcoreano, han sido recibidos con flores por dos niños nacidos en el pueblo surcoreano ubicado en el corazón de la zona desmilitarizada, la tensa frontera que divide ambos países desde hace casi 73 años.

Los dos líderes han firmado allí un libro de visitas y han sido retratados delante de un cuadro de Bukhansan, emblemático parque nacional situado junto a la residencia presidencial surcoreana en Seúl.

Las dos delegaciones han accedido después a una sala aledaña en la que tienen previsto mantener intercambios informales antes del inicio de las conversaciones oficiales en torno a las 10.30 hora surcoreana (1.30 GMT).

GETTY
Los líderes de las dos Coreas cruzan la línea de la frontera que divide el Norte del Sur. Brevemente, han cruzado también del Sur al Norte.

Kim Jong-un: "No volverá a suceder que incumplamos acuerdos"

El líder norcoreano ha asegurado que quiere "iniciar un nuevo capítulo" en las relaciones con el Sur y ha afirmado que "no volverá a suceder" que se incumplan acuerdos entre los dos países, en una aparente alusión a acuerdos como el de 1992 sobre desnuclearización de la península.

El dictador norcoreano ha destacado su voluntad de lograr "la paz y la prosperidad" en la península a través de una mejora de las relaciones intercoreanas y para ello apuesta por "no tener que volver a la situación anterior" de confrontación.

Ha bromeado con una posible visita del líder surcoreano a Pyongyang.

Kim ha subrayado repetidamente su voluntad de dialogar "con sinceridad y candidez" para lograr "buenas discusiones y resultados". Incluso ha bromeado con el menú del banquete que las delegaciones compartirán y con una hipotética visita de Moon a Pyongyang.

"Se va a servir naengmyon (fideos fríos típicos norcoreanos) del famoso restaurante Okryugwan de Pyongyang y me alegra que el presidente Moon pueda disfrutarlos, aunque estaría bien que lo hiciera en el Norte aunque sea un largo viaje", ha expresado Kim.

Después del diálogo firmarán un acuerdo

¿Y su homólogo qué dice? "Me siento muy feliz. La primavera está aquí en Corea y espero que todo el mundo esté pendiente de ella", ha manifestado Moon, en referencia al mensaje que se ha enviado en los últimos días sobre una cumbre en la que ambas partes han dicho que esperan que la paz "florezca".

"Tenemos una responsabilidad muy grande", ha considerado. "Quiero agradecer de nuevo, estimado secretario general del Partido de los Trabajadores (Kim), que haya aceptado reunirse conmigo. ¿Por qué no acordamos una paz que suponga un regalo para el mundo?", ha pedido a su interlocutor.

"En las ultimas siete décadas no hemos podido hablar y podríamos estar hablando hoy todo el día", ha señalado Moon, quien tiene previsto participar en dos rondas de conversaciones este viernes con Kim, de una hora y media cada una.

En siete décadas no hemos podido hablar y podríamos estar hablando hoy todo el día.Moon

Se espera que los temas principales sean la desnuclearización de la península, el mantenimiento del diálogo bilateral y la paz permanente entre dos países que continúan técnicamente enfrentados.

Tras las reuniones los dos líderes firmarán un acuerdo y realizarán un anuncio, cuyo formato dependerá enteramente del "contenido de dicho texto", según ha explicado la oficina presidencial surcoreana.

AFP/Getty Images
La sala de reuniones de la cumbre, con todos los presentes de ambas delegaciones.

¿Quiénes componen la delegación?

Seúl ha designado para su delegación a la canciller Kang Kyung-hwa y al Ministro de Unificación Cho Myoung-gyon. Pyongyang ha incluido al presidente honorífico norcoreano, Kim Yong-nam, o a Kim Yo-jong, hermana de Kim Jong-un encargada de propaganda e importante figura en el acercamiento.

La sede del encuentro es Peace House, un edificio construido en 1989 escenario de varias reuniones intercoreanas (aunque nunca una cumbre) y acondicionado en los últimos días, tiene tres plantas, azotea y sótano operado por el Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) surcoreano.

Kim y Moon han paseado junto a una guardia de honor tradicional coreana hacia allí y han saludado a los miembros de las delegaciones surcoreana y norcoreana, antes de fotografiarse todos juntos.

Al terminar la sesión matinal, de una hora y media, han tomado un descanso para almorzar por separado. El líder supremo y su comitiva se desplazaron al pabellón Panmungak, en territorio norcoreano, mientras que la delegación surcoreana ha permanecido en Peace House.

Kim y Moon tienen previsto celebrar este viernes una segunda ronda de reuniones formales tras participar antes en varios actos simbólicos, como sembrar un pino en una ceremonia inspirada en la paz.

AFP/Getty Images
Los líderes coreanos se estrechan la mano en la cumbre.

Kim Jong Un haciendo cosas

NOTICIA PATROCINADA