Detienen a Escorpión, el traficante de 10.000 personas más buscado de Europa

Detienen a Escorpión, el traficante de 10.000 personas más buscado de Europa

Detenido en Irak el traficante de personas Barzan Mayid, alias ‘Scorpion’, tras una operación policial internacional.

Un grupo de personas llevadas a Dover, Kent, a bordo de un barco de la Fuerza Fronteriza luego de un incidente con una pequeña embarcación en el Canal de la Mancha.Europa Press

Las autoridades del Kurdistán iraquí han confirmado la detención de Barzan Mayid, conocido por su alias ‘Scorpion’, quien ha sido el traficante de migrantes más buscado de Europa. La captura de Mayid se llevó a cabo en la región autónoma del Kurdistán iraquí, tras una solicitud de Interpol basada en una investigación de la BBC.

Mayid, cuya banda ha sido responsable de controlar una parte significativa del tráfico de migrantes a través del Canal de la Mancha durante varios años, fue arrestado el pasado domingo. Este canal, que separa el Reino Unido de Francia, ha sido testigo de la pérdida de más de 70 migrantes desde 2018, quienes han perecido intentando cruzarlo en barco. A pesar del peligro, los contrabandistas como Mayid han encontrado lucrativo el negocio, cobrando hasta 7.500 dólares por persona (cerca de 7.000 euros) por persona, tal y como ha señalado BBC.

La detención se produjo tres días después de que el citado medio publicara un artículo en el que se incluía una entrevista con 'Scorpion', realizada en un centro comercial en la ciudad de Solimania, cerca de la frontera con Irán. Durante la entrevista, Mayid confesó haber organizado viajes para migrantes irregulares, aunque afirmó no saber la cantidad exacta de personas que había transportado, estimando que podrían ser "tal vez 1.000, tal vez 10.000".

La operación policial que condujo a su captura fue el resultado de dos años de esfuerzos coordinados entre las autoridades del Reino Unido, Francia y Bélgica. A pesar de que 26 miembros de su banda fueron condenados en tribunales de estos países, ‘Scorpion’ logró evadir el arresto hasta ahora. En su ausencia, un tribunal belga lo declaró culpable de 121 cargos de tráfico de personas y, en octubre de 2022, fue sentenciado a 10 años de prisión y una multa de 968.000 euros.

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

Las autoridades kurdas han reafirmado su compromiso con la justicia, declarando que “nadie está por encima de la ley” y que continuarán "enfrentándose a los acusados para brindar seguridad y estabilidad a todos".