TENDENCIAS
17/05/2018 09:32 CEST | Actualizado 17/05/2018 09:33 CEST

Qué es el 'efecto Meghan'

Desde el anuncio de su compromiso con el príncipe Enrique, la actriz ha generado millones de dólares para la industria de la moda.

Todo lo que toca lo convierte en oro, o más bien en su caso, todo lo que se pone se agota. Desde que se anunció su compromiso con el príncipe Enrique en noviembre del pasado año, Meghan Markle ha revolucionado la industria de la moda y se ha convertido en un icono de estilo en tiempo récord. Sus looks se miran con lupa y su estilo fresco ha conquistado tanto que las marcas que viste han visto cómo su valor aumentaba hasta los 212 millones de dólares (180 millones de euros).

Así lo cuenta WWD, publicación de referencia en moda, que desgrana cómo la actriz norteamericana está "impulsando la economía", especialmente para las firmas más pequeñas que se han hecho un hueco en su armario. Todavía no se sabe quien ha sido el elegido para diseñar su vestido de novia, una imagen que dará la vuelta al mundo y que será capturada por miles de fotógrafos. "Será como ganar la lotería", explica David Haigh, ejecutivo de la consultora Brand Finance, que insiste en el hecho de que cada prenda que Markle estrena se agota.

Getty Images

Buena muestra de ello son los abrigos, especialmente los de corte recto y largo, envolventes y con gran solapa, que ha convertido en su seña de identidad desde el día que anunció su compromiso. Aquella mañana lució un modelo en color blanco de la firma canadiense Line The Label que agotó en apenas minutos. El abrigo volvió a ponerse a la venta con un nombre nuevo: The Meghan.

Una de las pequeñas marcas que más ha subido como la espuma tras la irrupción de Markle es Mackage, y en gran parte gracias a sus abrigos. La futura duquesa de Sussex es fiel seguidora de la firma desde que asistió a uno de los desfiles de la marca en Toronto en 2015 y en su primer acto público tras su compromiso vistió un abrigo de la marca de 750 dólares (637 euros). ¿El resultado? Las 200 unidades que quedaban del abrigo en stock se agotaron, el tráfico se multiplicó por cuatro en la web y 1,6 mil millones de impresiones en las horas posteriores a la aparición de Markle.

GETTY

Lo mismo sucedió con la falda de Greta Constantine que llevaba ese mismo día en Belfast. La firma vio como sus seguidores de Instagram aumentaban en 2.000 en tan solo 36 horas. La influencia de Markle no se limita solo al mundo digital y a la compra online, sino que le ha valido a algunas marcas acuerdos con grandes superficies comerciales. Es el caso de la firma canadiense Smythe, responsable de otro de los abrigos estrella de Markle. Tras una visita a una radio londinense junto al príncipe Harry, la prenda tuvo que ponerse en pre-venta a la espera de más stock y logró que la firma cerrase acuerdos con Harvey Nichols en Estados Unidos, Apropos en Alemania y otras pequeñas boutiques.

El efecto Meghan es la prueba de que la llegada de Markle a la familia real británica es un torbellino, también en lo que a protocolo se refiere. El pasado 25 de diciembre la exactriz acudía a la misa de Navidad en Sandringham, saltándose las normas y demostrando que goza del visto bueno de la reina Isabel II. Pese a la presencia de todos los miembros de la familia, incluida de una embarazada Kate Middleton que suele ser la protagonista en este tipo de eventos, Markle acaparó todos los focos y su look fue muy aplaudido.

Getty Images

La estrella del conjunto fue de nuevo el abrigo camel con lazada y amplias solapas de la firma Sentaler. Y lo que llegó después fue el modus operandi habitual: la prenda, que costaba 1.295 dólares (1.295 euros), se agotó de inmediato y se volvió a colocar en stock dos veces más.

Los complementos tampoco escapan al ojo de los curiosos y los compradores. Pueden dar fe de ello en la marca de joyería Birks. Markle ha lucido piezas de la firma en varias ocasiones, incluyendo los pendientes de diamantes durante el anuncio de su compromiso, y la marca ahora vende cinco veces más que hasta ese momento. Jean-Christophe Bédos, presidente ejecutivo de la firma, declaró al periódico Financial Times que la noticia fue una "sorpresa muy, muy feliz y muy agradable" para ellos.

En cuanto a los bolsos, la protagonista de Suits ha mostrado predilección por la firma escocesa Strathberry. Lució uno de sus modelos —que ya ha sido rebautizado como The Meghan Bag— para su primer acto oficial en Nottingham y volvió a elegir otro diseño en tonos verdes de la marca durante una visita Edimburgo. Un guiño muy aplaudido al tratarse de una marca local, que fabrica sus bolsos en España.

Getty Images

Según las casas de apuestas londinenses, todo parece indicar que el dúo Ralph&Russo será el encargado de vestir a Markle para su boda. Si es así, la tendencia apunta a que sus ventas, tráfico e imagen subirán como la espuma.

Photo galleryEl compromiso del príncipe Enrique y Meghan Markle See Gallery

ESPACIO ECO