ECONOMÍA
05/10/2018 13:43 CEST | Actualizado 05/10/2018 13:43 CEST

Las pieles que vienen de Alemania

La Duquesa de Sussex ha apostado por Hugo Boss, uno de los diseñadores fetiche de la reina Letizia.

Getty Images

Vuelven el monocolor y la napa. Y no porque estuvieran en los desfiles de Milán o Paris de otoño/invierno pasados como un must de temporada, no. Vuelven porque Meghan Markle ha decidido que es su apuesta estrella de este otoño y le está sacando un partidazo.

"Verde que te quiero verde" aunque sea otoño, debió pensar la estilista de la recién llegada a la familia real británica. Dicho y hecho. Primera visita oficial al ducado de Sussex para recorrer el territorio, saludar a sus vecinos y comprender la naturaleza del título nobiliario que ostenta junto a su marido. La joven una vez más, sorprendió con su estilismo. Blusa de seda verde, abotonada y remangada hasta el codo, con el escote abierto; algo que no es muy habitual en la familia real británica que suele decantarse más por el escote cerrado en sus prendas superiores.

GETTY

La blusa de la firma &Other Stories cuesta 99 dólares —unos 86 euros— y la falda de napa tipo lápiz de la firma Hugo Boss tiene un precio de 595 dólares —unos 517 euros—. La falda hasta la rodilla ha causado sensación.

Meghan ya tiene un nexo de conexión con la reina Letizia y es la firma alemana de moda que tantos días de éxito le ha dado a nuestra monarca en cuanto al estilismo. Letizia lució una falda de corte parecido y también en napa de Hugo Boss en una visita al Banco de Santander. Por no hablar del famoso vestido, de este tejido en tono burdeos, que lució por primera vez en un viaje a Austria.

La mujer del príncipe Harry completó el total look con un bolso también verde de Gabriela Hearst. Además de llamar la atención sobre el outfit, la falda pitillo sirvió para desmentir los crecientes rumores de que la duquesa podría estar embarazada y de ahí el traslado de su madre al Reino Unido hace unas semanas. Su madre sigue en el Reino Unido, pero los príncipes de momento no están embarazados.

Getty Images

Hugo Boss se ha convertido en una de las firmas fetiches de la realeza europea. La maison alemana pasó por uno de los peores momentos durante la crisis económica global, llegándose incluso a rumorear su venta o su cierre. Pero en el año 2017 recupero la senda de los números verdes con una facturación global de 2.733 millones de euros, un 15,% mas que en el ejercicio anterior, gracias entre otras cosas a Jason Wu. El diseñador ha revitalizado la marca sin olvidar las esencias de sencillez, minimalismo y calidad de los materiales por las que la empresa es conocida. Boss tiene aún pendiente triunfar en el mercado americano, pero con Meghan Markle como embajadora la tendencia podría invertirse.

La duquesa de Sussex es apuesta segura. Meghan se ha convertido en muy poco tiempo en un icono de la moda en el Reino Unido. Todo aquello que se pone se agota en cuestión de minutos. Y al igual que les pasa a otros miembros de las Casas Reales europeas, su apuesta por Hugo Boss, sobre todo en materia de prendas de piel, es ganadora. Este otoño se impone el monocolor, preferiblemente tonos verdes, burdeos y tierra, y en piel.

Si estabas pensando en comprarte la falda en cuestión, tenemos malas noticias, no se vende en la web de Hugo Boss en España.

Photo gallery Segundo vestido de novia de Meghan Markle See Gallery

EL HUFFPOST PARA IKEA