TENDENCIAS
09/10/2018 07:28 CEST | Actualizado 09/10/2018 07:42 CEST

Seis consejos para empezar las mañanas de otoño con energía

Las mañanas frías y oscuras de otoño pueden resultar deprimentes.

Getty Images

Pasa igual todos los años, pero el cambio de tiempo sigue pillando a mucha gente a contrapié: "¿Y este frío de repente?". En comparación con el caluroso verano que ha hecho este año, las mañanas frías y oscuras de otoño pueden resultar deprimentes.

Si a ti también te cuesta salir del edredón para ir a trabajar, sigue leyendo. La edición británica del HuffPost se ha puesto en contacto con distintos expertos para conocer sus consejos para darle la bienvenida al otoño y empezar el día con energía.

Adam Kuylenstierna / EyeEm via Getty Images

1. Comienza la rutina la noche de antes 🌙

Para despertar llenos de energía, hay que dormir suficiente, recalca la especialista en descanso Maryanne Taylor, fundadora de The Sleep Works.

"Establecer una rutina de descanso relajante y constante a una misma hora todas las noches ayuda significativamente a mejorar el sueño por la noche, lo que hace que sea más sencillo despertarnos a la mañana siguiente sintiéndonos más descansados. Es un paso importante para ayudar a nuestro organismo a regular el ciclo sueño-vigilia", explica.

"Una buena rutina incluye un baño o ducha relajante más o menos media hora antes de ir a la cama, elaborar una lista de tareas, recoger la ropa y preparar la del día siguiente. Leer o escuchar música antes de dormir ayuda a la mente y al cuerpo a relajarse (y esto no incluye leer el correo electrónico ni las redes sociales)", puntualiza.

2. Empieza la mañana con un desayuno energético 🍳

Proporcionarle al organismo suficiente energía para el día que le espera debería ser una prioridad por las mañanas, según la nutricionista Charlotte Stirling-Reed, y esto se consigue tratando de abarcar tantos grupos de alimentos como sea posible.

"Es buena idea optar por cereales bajos en azúcares y altos en fibra. Añade frutos secos o semillas y algo de fruta troceada para mejorar el perfil nutricional y su contenido en fibra, así de fácil. Puedes hacer lo mismo con las gachas de avena. Yo les echo mantequilla de cacahuete, semillas de lino molidas y algo de fruta fresca (o congelada), como arándanos o frambuesas", recomienda.

"Si te gustan las tostadas, prueba a untarlas con un alimento rico en nutrientes, como el aceite de oliva, junto con una pieza de fruta para acompañar. Si eres capaz de tomar hidratos de carbono, proteína y una porción de fruta (o verdura), estarás listo para el resto del día", asegura.

Tomar té o café por la mañana no es el fin del mundo, pero la experta no recomienda sustituir alimentos por líquidos por las mañanas, ya que la cafeína no puede reemplazar un buen desayuno.

3. Busca la luz natural 🌕

Si te levantas muy temprano, funcionar con luz natural es complicado, pero Maryanne Taylor recomienda buscarla o recrearla tanto como sea posible.

"Nuestra hormona del sueño, la melatonina, está directamente relacionada con la luz y la oscuridad. Cuanto más oscuro es un entorno, más probable es tener sueño. La presencia de luz natural o artificial por las mañanas ayuda a sentirnos más despiertos y llenos de energía", comenta.

Dependiendo de la hora a la que te despiertes (y la cercanía de tu dormitorio a la luz del exterior), Taylor recomienda dejar las cortinas abiertas y las persianas subidas por la noche para que la luz natural penetre poco a poco por la mañana.

"Quizás quieras comprar un despertador que recree la luz del amanecer para que te despiertes de manera más gradual y delicada", señala.

4. No caigas en la tentación de posponer la alarma 😴

Por muy tentador que sea arañar unos minutos más en la cama, evita empezar el día dándole a posponer la alarma, ya que muchas veces acaba convirtiéndose en una espiral.

"Cuando esos 10 minutos extra pasan a ser 20 y luego 30 y empiezas a salir de la cama aturdido, por no mencionar las prisas por ir tarde, es hora de cambiar", asevera Taylor.

"Permítete esos 10 minutos de indulgencia programando la alarma 10 minutos más tarde y prohíbete darle a posponer. Una opción es colocar el despertador en la otra punta del cuarto para obligarte a ti mismo a levantarte de la cama y cruzar el cuarto para apagarlo", indica.

5. Haz ejercicio por la mañana 💪

Cuando incluso andar hasta la cafetera te parece demasiado esfuerzo, hacer ejercicio por la mañana probablemente sea lo último en lo que pienses, pero en realidad una sesión deportiva antes del trabajo puede mantenerte activo el resto del día y dejar más tiempo libre para disfrutar de las tardes de otoño e invierno en casa viendo series.

"Cualquier actividad física es buena por las mañanas, pero a veces una sesión de alta intensidad puede darte el empujón de energía que necesitas, ya que te carga las venas de endorfinas", explica el entrenador personal Dom Thorpe.

"El otro beneficio de hacer ejercicio por las mañanas es que es más probable rendir bien, ya que vienes de haber descansado toda la noche, mientras que al entrenar tarde quizás no llegues al rendimiento óptimo si ya empiezas cansado y fatigado", expone.

Dom Thorpe aconseja programar la calefacción para que se encienda un poco antes de despertarte y así puedas hacer tu sesión de ejercicio motivado y sin pasar frío.

6. Renueva tu ropa de otoño 🍂

Puede sonar superficial, pero estrenar ropa hace que mucha gente tenga ganas de salir por la puerta para lucir sus nuevas adquisiciones. Si tú también eres mortal, ponle buena cara al mal tiempo estrenando con ilusión la nueva ropa de temporada. Jerséis, estampados animales, faldas largas... Si tampoco eso te anima, rescata tus jerséis de cuello alto y acomódate bajo una enorme bufanda.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Recetas originales para el desayuno See Gallery
Photo gallery 12 alimentos contra catarros y gripes See Gallery
Photo gallery Cinco normas básicas de higiene del sueño See Gallery