TENDENCIAS
27/10/2018 10:27 CEST | Actualizado 27/10/2018 10:27 CEST

Ocho anécdotas sobre el primer 'te quiero' que no tienen desperdicio

No siempre es un momento idílico.

Getty Images

Decir te quiero por primera vez es un momento delicado, como poco. Nunca se sabe cómo será recibida tu declaración de amor. ¿Con un gracias educado? ¿Con una mirada de estupefacción? ¿O con el ansiado yo también te quiero?

La buena noticia es que si sufriste un momento incómodo al decir te quiero, no estás solo. La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con varias personas para conocer sus experiencias y este es el resultado.

Amor maternal

"La primera vez que le dije a mi marido que lo quería, estábamos manteniendo una larga conversación al teléfono una noche al principio de nuestra relación. Era una época en la que la gente aún hablaba por teléfono. Invadida por el delirio del sueño, le dije que me apetecía decirle te quiero, pero que no quería asustarlo. 'No te preocupes. Decir te quiero no me resulta chocante. Yo quiero a mi madre, quiero a mis amigos y te quiero a ti también'. Genial. Me quería como a su madre. Qué romántico. Por suerte, debió de empezar a quererme en un sentido romántico, porque llevamos casi 10 años casados". ― Samantha Taylor, escritora.

Esto..., gracias

"Era San Valentín y llevábamos cuatro meses saliendo. Mi novio organizó una cena romántica a la luz de las velas: champán, fresas bañadas en chocolate y todo eso. A mitad de la velada, me sorprendió con dos palabras mágicas: te quiero. En ese momento, me atraganté con mi propia saliva. Al final, conseguí escupir incómoda: 'Esto..., gracias'. No fue exactamente la respuesta que se esperaba. Diez años de matrimonio después, me sigue recordando lo que pasó esa noche". ― Lauren Lodder, escritora.

Verdad al desnudo

"Mi marido me dijo te quiero cuando estábamos desnudos en Las Vegas tomando un baño relajante con espuma durante la Serie Mundial de Póquer. No es como me había imaginado que el futuro padre de mis hijos me diría te quiero, pero resulta que es el tío más respetuoso y amable con el que he salido. Nunca se sabe". ― Laura Lane, copresentadora del podcast 'This Is Why You're Single'.

Feliz Navidad

"Llevaba saliendo con mi esposa (que por entonces era mi novia) un par de meses, y una noche, mientras practicábamos sexo, la miré y le dije: 'Te quiero'. Era la primera vez que uno de los dos utilizaba esas palabras. Mi esposa me miró durante lo que me parecieron ocho minutos y medio y al final dijo: 'Vale'. No vi ni oí esas palabras hasta varios meses después, y digo 'ver' porque la primera vez que las recibí de su parte llegaron en una postal de Navidad. Feliz Navidad para mí. Aún nos seguimos riendo de lo que pasó". ―Dan Regan, comediante.

Un trayecto de vuelta incómodo

"Tenía muchas ganas de decirle te quiero a mi novio después de llevar saliendo unos pocos meses, pero esperaba que él lo dijera primero. Una noche me salió sin querer. Le dije: 'Te quiero', pero añadí enseguida: 'No quiero que me lo digas tú ahora solo porque te lo haya dicho yo. Quiero que me lo digas cuando sientas que es el momento'. Aunque en realidad no quise decir eso. Se lo había oído decir a otra persona una vez y me había parecido muy elegante y maduro y pensé que aun así me lo diría, pero no lo hizo y me eché a llorar y compartimos un viaje en Uber realmente incómodo para volver a casa. Me lo dijo unos días más tarde". ― Angela Spera, copresentadora del podcast 'This Is Why You're Single'.

¿Amor? de instituto

"La primera novia que tuve vivía en Pensilvania y yo vivía en Nueva Jersey. Era un trayecto de dos horas, así que no nos veíamos mucho. Nunca nos decíamos que nos queríamos. A los seis meses de relación, fui a visitarla. Ella iba a ir con su exnovio a su baile de graduación y yo me iba a quedar en casa de sus padres. Me puso los cuernos en un coche aparcado frente a la casa mientras yo la esperaba medio despierto. Me lo acabó confesando y yo seguí con ella porque era joven y estúpido. Estoy bastante seguro de que lo volvió a hacer y corté con ella por teléfono. Llorando, me dijo: 'Pero yo TE QUIERO'. Yo me quedé: 'Mmm, no, para nada'. Nunca volvimos a hablar. Hace pocos meses intentó agregarme en Facebook. ¿Hola?". ― Anthony Bonazzo, comediante y actor.

Borrachos de amor

"Un hombre con el que salía me dijo que estaba enamorado de mí en la parte trasera de su camioneta. Estábamos borrachos, pero también felices. Le dije que yo también lo quería. Al día siguiente, le pregunté si de verdad pensaba lo que me había dicho. Lo retiró. Me dijo que yo le gustaba mucho. Más tarde descubrí que él pensaba que yo lo había mirado de forma extraña cuando le pregunté si de verdad pensaba eso. Un triste malentendido". ― Hilary Campbell, de @Cartoonsbyhilary.

Un momento muy inoportuno

"Mi ex y yo estábamos en proceso de irnos a vivir juntos. (Que conste que yo tenía 23 años y que no le recomiendo a nadie irse a vivir con la pareja si aún no ha dicho te quiero). Él se estaba tomando con mucha calma la mudanza y yo estaba atacada de los nervios. Estaba al teléfono con él hiperventilando por lo mucho que me quedaba por hacer, casi llorando, y el tío se echó a reír y dijo: 'Te quiero'. Estaba tan molesta por sus risas mientras yo estaba sufriendo una crisis y tan sorprendida por lo que dijo que colgué el teléfono. Como he dicho, es mi ex, pero estuvimos 10 años juntos y esa conversación fue un anticipo de lo que sería nuestra relación". ― Kate Cartia, creadora del blog 'As Kate Would Have It'.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.