INTERNACIONAL
25/11/2018 09:36 CET | Actualizado 25/11/2018 09:36 CET

Qué van a hacer los demócratas con Trump ahora que controlan el Congreso

Investigarán los casos de corrupción en sus empresas y sus políticas contra la inmigración.

MICHAEL REYNOLDS/EFE
La líder de minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la rueda de prensa tras los resultados de las elecciones de medio mandato.

Después de que los demócratas ganaran la Cámara de Representantes este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfrentará a un control por parte del Congreso por primera vez en su mandato. Sus políticas más controvertidas pasarán inmediatamente a ser investigadas, así como los escándalos que han rodeado sus dos primeros años de presidencia.

La política de separación de familias de Trump, sus esfuerzos por sabotear el Obamacare, su salida de los acuerdos del clima, la inclusión de una polémica pregunta sobre ciudadanía en el Censo de 2020, la emisión de una autorización de seguridad para su yerno, Jared Kushner, y el ex asesor nacional de seguridad Michael Flynn, la supresión de votantes y la potencial violación del presidente de la cláusula de la Constitución sobre honorarios... todo esto está en los primeros puestos de la lista de planes de los demócratas. Y además planean obtener las declaraciones de la renta de Trump.

"Pienso arrojar luz sobre el gasto, el fraude y el abuso en la Administración de Trump", declara el representante demócrata Elijah Cummings, nuevo presidente del Comité de Supervisión, en un comunicado. "Quiero investigar a los altos funcionarios del Gobierno que hayan abusado del poder en sus puestos y gastado dinero de impuestos, así como las decisiones del presidente Trump de actuar en su propio interés económico en lugar de por los intereses del pueblo estadounidense".

JONATHAN ERNST/REUTERS
El representante Elijah Cummings afirma que investigará el "abuso de poder" de los funcionarios de Trump en su nuevo cargo como presidente del Comité de Supervisión.

El representante demócrata Gerry Connolly, miembro del Comité de Supervisión, explica a la edición estadounidense del HuffPost que después de un "completo desierto de supervisión bajo el control republicano" en los dos últimos años, hay mucho terreno por explorar. El reto de los demócratas en estos primeros meses será "priorizar y reducir" esa lista de prioridades de control con el fin de centrarse en "áreas de examen más importantes y de mayor impacto en las que podamos marcar la diferencia", afirma.

El Comité de Supervisión de los demócratas ya tenía una lista de más de 50 citaciones que presentaron antes de las elecciones de medio mandato de este 6 de noviembre. Ahora el Comité examinará más de cerca los conflictos de interés del presidente y cómo su yerno obtuvo un permiso de seguridad, al mismo tiempo que supervisará el Censo de 2020.

El Comité de Supervisión, junto con el Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara, también podrá presentar citaciones con la Administración de Servicios Generales sobre el hotel de Trump en Washington, D.C., origen de un gran escándalo durante el primer año de mandato de Trump.

Los demócratas también tendrán el mando del potente Comité Judicial de la Cámara, donde planean supervisar la agenda de Trump antiinmigración. El Comité investigará cómo aprobó el presidente la política de separación de familias y cómo ha sido administrada.

El representante demócrata Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial, anunció el 2 de noviembre que quería respuestas sobre el despliegue de tropas del presidente en la frontera de México para ahuyentar a la caravana de migrantes de Centroamérica que busca asilo en Estados Unidos.

Toya Sarno Jordan/Getty Images
Jerry Nadler dirigirá las investigaciones de los demócratas en el Comité Judicial de la Cámara.

El Comité también planea abrir una investigación sobre el auge del terrorismo ultraderechista y supremacista en todo el país. En las últimas semanas anteriores a las elecciones, un fanático de Trump envió paquetes bomba a figuras políticas del Partido Demócrata que el presidente tachó de enemigos, un tirador racista mató a vendedores negros después de intentar entrar a una iglesia negra y un antisemita mató a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh atizado por el temor a la caravana migrante.

El Comité también quiere examinar por qué la Administración decidió no defender la constitucionalidad del Obamacare en los tribunales.

La agenda de supervisión demócrata ya está cambiando incluso antes de que tomen los mandos. El fiscal general Jeff Sessions dimitió este miércoles a petición del presidente Trump. Su sustituto, el fiscal en funciones Matthew Whitaker, se encargó de supervisar la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la campaña electoral de Trump en 2016. Whitaker es crítico con la investigación de Mueller y ya sugirió que una sustitución temporal de Sessions podría frenar la investigación sin despedir a Mueller: "Basta con que rebaje su presupuesto hasta tal punto que su investigación vaya reduciéndose y llegue casi a frenarse".

Nadler, el nuevo presidente del Comité Judicial, asegura que investigará las circunstancias de este cambio de personal en enero. "¿Por qué el presidente hace este cambio? ¿Quién tiene autoridad sobre la investigación del fiscal especial Mueller?", se pregunta Nadler en un tuit. "Exigiremos responsabilidades".

Mueller podría emitir más acusaciones contra los oficiales de campaña de Trump o contra familiares del presidente. Y esto podría llevar a Trump a indultarlos.

Si alguno de estos acontecimientos llega a ocurrir en este período de dos años, los demócratas saben que tendrán que investigar.

El hecho de que Trump se enfrente por fin a la supervisión de un grupo con poder disciplinario ya está desatando su ira... y sus amenazas:

Si los demócratas creen que van a gastar el dinero de los impuestos investigándonos en la Cámara, entonces nos veremos obligados a investigarlos por todas las filtraciones de Información Clasificada, y mucho más, en el Senado. ¡Los dos podemos jugar a ese juego!

Trump y sus aliados republicanos ya han empezado a describir el papel de la supervisión constitucional en el Congreso como una forma de ataque extrajudicial a la presidencia. Este miércoles, el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell ya se refirió al plan de los demócratas como una forma de "acoso presidencial". Trump, como suele hacer, lanzó una amenaza vacía en Twitter afirmando que los republicanos en el Senado investigarán a los demócratas de la Cámara de Representantes "por todas las filtraciones de Información Clasificada, y mucho más". No nos queda muy claro si el presidente sabe que el Senado NO puede investigar al Congreso.

El representante demócrata Gerry Connolly señaló que la "amenaza vacía" de Trump demuestra que se empeña en "negar" lo que ocurrió este martes.

"Cuando pierdes una de las Cámaras del Congreso de Estados Unidos en unas elecciones como estas, si te fijas en cómo y dónde las perdió, debe ser una gran preocupación", plantea. "No va a tener la vía libre que tuvo en los dos últimos años".

"Ayer recibimos el mandato de supervisar y exigir las responsabilidades que hasta ahora han faltado, y vamos a tomarnos este mandato muy en serio", añadió.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Photo gallery Estados Unidos vota en las 'midterm' See Gallery

ESPACIO ECO