14 razones para ver la final de Champions aunque no seas del Madrid

Culés, rojiblancos o directamente ajenos al fútbol, aquí tenéis un amplio catalogo de motivos para no despegaros de la pantalla este sábado.
La hinchada 'red', una de las más célebres del mundo futbolístico
La hinchada 'red', una de las más célebres del mundo futbolístico
Chris Brunskill/Fantasista via Getty Images

Caminar este sábado por las calles de Madrid puede ser un plan mucho más tranquilo que cualquier otro sábado. Al menos entre las 21:00 y cerca de la medianoche. En esas horas, por si aún alguien no se ha enterado, el Real Madrid disputa la final de la Champions League, ante el Liverpool. La ‘Decimocuarta’ espera en París.

Millones de merengues tienen la fecha marcada en rojo en sus agendas: en casa, en el bar o donde pille, en familia, con amigos o solo el que no tenga más opción. Lo que sea para vivir el día más importante de la temporada, igual que pensarán en la ciudad de The Beatles.

Pero habrá otros muchos millones, ajenos a Madrid y Liverpool, que piensen ¿y a mí qué demonios me importa la final de la Champions? Aquí intentamos responder a esa pregunta con 14 motivos por los que sí les puede importar el partido a los culés, rojiblancos o paso... Aunque la opción de salir a andar siempre está ahí:

1. Porque... You´ll never walk alone

Siempre, siempre, siempre que juegue el Liverpool hay que celebrar el que para muchos es el cántico más bello dentro de un campo de fútbol. Dentro vídeo:

2. Por Michael Robinson

El recordado jugador, comentarista y presentador, fallecido en 2020, siempre fue puro adn red. Durante años lució su escudo en la camiseta de juego y a lo largo de toda su vida llevó con orgullo su amor por el club inglés.

Este sábado su nombre va a resonar; solo por escuchar hablar de él merece la pena conectarse al partido. Ni siquiera hace falta ser futbolero para echar de menos al carismático comunicador inglés.

3. Por el numerito que pueda montar Gareth Bale

El casi exjugador del Real Madrid desde hace varias temporadas es una de las pocas alegrías que ha tenido el antimadridismo en estos meses. Sus numeritos mientras su aún equipo se juega la vida deportiva no dejan de sorprender. Desde aquel “Gales, golf, Real Madrid... en ese orden” que lució entre risas en un partido de su selección, Bale no deja de hacer ruido por sus faltas de respeto al club blanco.

Y si ya fue comentada su ausencia en la celebración de LaLiga hace semanas, hay a quien ya se le hace la boca agua pensando la que pueda montar si el Madrid gana la final de Champions. O si la pierde, que con Bale nunca se sabe.

4. Por el morbo de ese palco en París

Hace una semana, Mbappé le dio una puñalada al madridismo al anunciar que se quedaba otros tres años en el PSG. Con los ánimos aún calientes, este sábado, en el palco del Stade de France estará Nasser Al-Khelaifi, el mandatario del equipo francés, muy cerca de Florentino Pérez.

¿Suficiente? Hay más. Estará Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA. Y también cerca de Florentino, impulsor de la Superliga, el fallido proyecto de gran competición europea. El mandamás del balompié continental le puso entonces la ‘cruz’ al Madrid y no ahorra críticas, ni siquiera a cuenta de la multimillonaria renovación de Mbappé. Si ganan los blancos, ¿quién les entregará la Champions? ¿Y ante los ojos de quién? Efectivamente, la imagen no puede tener más morbo informativo.

5. Por Salah y su revancha de 2018

El jugador egipcio le tiene ganas al Madrid. Hace poco ya dejó claro que prefería en la final a los madridistas en lugar de al Manchester City. Él decía que por ser algo más asequible, pero a buen seguro, en su mente está la temprana lesión en la final de 2018. Entonces, en un enganchón con Sergio Ramos, Salah quedó maltrecho del hombro y tuvo que retirarse. Ahora clama venganza deportiva, aunque Ramos ya no sea parte de la ‘casa blanca’.

6. Porque España lucha contra la ‘todopoderosa’ Inglaterra

Un reciente estudio del valor de mercado de los clubes sitúa al futbol inglés como el más rico, con cinco en el top-ten y cuatro entre los cinco primeros. En esos puestos de honor aparece el Liverpool (5º) incluso por delante del Real Madrid (7º).

Ahora el balón puede dictar sentencia del ‘otro’ valor, el deportivo. El Real Madrid acaba de dejar por el camino al Chelsea, vigente campeón de la Champions, y al Manchester City, el multimillonario proyecto de Pep Guardiola que viene de ganar la Premier. El dinero no lo es todo.

7. Por si consigue Inglaterra romper su ‘maldición española’ en las finales

En la era reciente del fútbol, ningún club español ha perdido una final de un torneo mayor (Champions o Europa League, incluidas sus anteriores denominaciones) contra un equipo inglés. Para encontrar una victoria anglosajona hay que mirar a 1981 en la Copa de Europa que el Liverpool le ganó al Madrid. Y si hablamos de la UEFA, la última vez ocurrió en 2001, cuando precisamente el Liverpool tumbó al Alavés.

Desde entonces, Real Madrid, Atlético, Barcelona, Sevilla y Villarreal han coleccionado copas ante equipos de las islas.

8. Por los otros piques que deja este duelo

No solo quedan cuentas pendientes de la final del 2018. El año pasado, Madrid y Liverpool cruzaron sus caminos en cuartos. El 3-1 de la ida, en el Bernabéu, abrió el camino de las semifinales para los blancos, pero nadie dijo que iba a ser fácil.

Es una historia a tres bandas. En un lance del encuentro de vuelta, apenas trascurridos unos segundos, Milner se llevó por delante a Benzema, que acabó cojeando tras la dura entrada del inglés. Minutos después, Casemiro saldó las cuentas con otra barrida contra Milner que acabó en tángana. Los ánimos van a estar calientes y las matrículas, apuntadas.

9. Por Ancelotti: a un partido de hacer (más) historia

Independientemente de tus colores, este sábado podría ser histórico para el fútbol. Carlo Ancelotti aspira a convertirse en el único entrenador con cuatro Champions. Ganó dos con el Milán (2003 y 2007) y otra con el Madrid, la famosa ‘Décima’ (2014).

A día de hoy, ‘Carletto’ está empatado con otros dos técnicos: Bob Paisley, que levantó desde el banquillo del Liverpool las Copas de Europa de 1977, 1978 y 1981 y Zidane, que logró el triplete con el Real Madrid del 2016 al 2018... aunque él también celebró la de 2014, cuando era segundo de Ancelotti.

Hace unas semanas, Ancelotti se convirtió en el único entrenador en ganar las cinco Ligas mayores del fútbol europeo. Ahora quiere más.

10. Por Benzema: un Balón de oro y un récord de goles en juego

El ‘9’ merengue aparece como principal candidato al cotizado trofeo al mejor jugador del año. De momento, ya tiene LaLiga y el Pichichi en su zurrón y su papel en la Champions está siendo clave, bien como autor o cooperador necesario en las remontadas in extremis del Madrid.

Por si fuera poco, Benzema tiene asegurado (salvo escandaloso resultado en contra) ser el máximo goleador de esta Champions con sus 15 tantos e incluso podría soñar con el récord que tiene Cristiano Ronaldo, de más goles en una misma edición. El portugués llegó a meter 17. Con un hat-trick en la final (algo muy difícil pero no imposible) el nuevo récord pasaría a ser de Benzema.

Pero si el Madrid cae, quizás se le complique el Balón de Oro al astro francés. En su lugar podrían aparecer el senegalés Sadio Mané, impulsado por su triunfo en la Copa de África, o Mohamed Salah, el gran líder del Liverpool.

11. Porque lo dan en abierto

Últimamente, ver fútbol de clubes en abierto es una tarea limitada a unos pocos partidos. Pero esta vez, TVE ha dado la campanada al anunciar que retransmitirá la final de la Champions. Una oportunidad para disfrutar gratis del partido más importante de la temporada.

La retransmisión comienza a las 18:05. Tres horas de previa y, a las 21:00, el partido. Todo en La1.

12. Porque no es solo fútbol (literalmente)

También habrá música... otra cosa es que te guste. El espectáculo de apertura lo encabezará la artista cubano-estadounidense Camila Cabello. La voz de hits como Bam Bam, Señorita y Havana estará en el escenario central en la previa de la final.

13. Porque, honestamente, ¿de qué vas a hablar el domingo si no?

El partido lo va a ver, escuchar o leer todo el mundo. Va a ser difícil sacar tema de conversación en el aperitivo del domingo si optaste por el aislamiento futbolero.

13+1 Porque ¿dónde vas con este calor?

Este motivo lo ponemos con asterisco. Para muchos, la tarde-noche del sábado puede ser durísima, por encima de los 30 grados... así que ¿dónde mejor que en casa o en un sitio fresquito viendo el partido.

Claro, habrá quien eso de ‘sudar la gota gorda’ en primavera lo disfrute. Tendrán las calles de Madrid y muchas ciudades casi enteras para ellos.