5 respuestas a 5 preguntas que te estás haciendo tras la dimisión de Johnson

¿Qué va a pasar ahora? ¿Cuáles son los siguientes pasos?
|

Él no quería, pero ha pasado: Boris Johnson ha dimitido como líder de su partido, el Conservador, y, por lo tanto, como primer ministro de Reino Unido. Eso sí, su decisión no conlleva una salida inmediata, ya que pretende permanecer en el cargo hasta que los suyos, los tories, elijan a su sucesor.

Entonces, ¿Johnson sigue siendo el primer ministro?

Sí, de manera interina, sí. Otra cosa es que consiga permanecer realmente hasta que se ponga nombre y apellidos a su sucesor: su predecesora en el cargo, Theresa May, intentó lo mismo pero se vio obligada a dimitir antes del comité de partido en el que se tendría que haber elegido a su sucesor. Por eso, una cosa es lo que quiera Johnson que pase y otra es lo que finalmente vaya a pasar.

De hecho, él ha sido claro este jueves durante su declaración ante el número 10 de Downing Street y ha puesto especial énfasis en recordar que hasta que los conservadores elijan a un nuevo líder él seguirá al frente del Gobierno “de forma interina”. Esto no gusta a todos: son muchos los que tanto dentro como fuera de su partido que le reclaman que se marche de manera inmediata. El líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, ha sentenciado que no debe permitirse que Boris Johnson se “aferre” al Gobierno de manera interina y ha amenazado con presentar una moción de censura para desalojarlo del poder por la fuerza.

¿Qué va a pasar ahora?

De momento, se podría decir que Johnson empieza a dejar de ser primer ministro de Reino Unido. Él mismo ha explicado este jueves el proceso: ha hablado ya con el presidente del Comité 1922 -que agrupa a los diputados tories sin cartera-, Graham Brady, para iniciar el proceso para sustituirle, ya que este comité es el encargado de establecer el calendario para la elección del “número uno” de la formación, que puede durar varios meses. Echando cuentas y citando a The Times, esto sería en otoño.

Pero el camino no le va a resultar precisamente sencillo, ya que tiene tarea. La más inmediata la de cubrir nada más y nada menos que las 50 vacantes que hay ahora mismo en su Gobierno. Los necesita para seguir continuar y en estas condiciones tiene muy difícil sacar adelante las iniciativas legislativas que necesita Reino Unido. Además, en el Parlamento tendrá no sólo a la oposición: también a los diputados conservadores que ya han dejado claro por activa y por pasiva que no le quieren desde ya.

Boris Johnson tras anunciar su dimisión este jueves
Boris Johnson tras anunciar su dimisión este jueves
JUSTIN TALLIS via Getty Images

¿Cuenta con apoyos hasta otoño?

No especialmente. Una de las que más claramente ha alzado la voz en este sentido ha sido la ministra especial para Escocia, Nicola Sturgeon, que ha celebrado el “alivio” que se respirará “con el fin del caos de los últimos meses”, pero le preocupa el funcionamiento de un Gobierno del que han dimitido 59 personas: muchos no creen que sea sostenible sin una renovación plena.

Políticos que han formado parte del gabinete de Johnson se han manifestado en la misma línea y sentencian que “no es posible que se quede hasta otoño”. En declaraciones al diario The Guardian, dos exministros han manifestado que Boris Johnson debería irse “esta noche”, y señalan a Dominic Raab como primer ministro interino. Otra fuente conservadora ha indicado a este medio británico que el comportamiento de Johnson en las últimas 48 había sido “imprudente y errático”. “No se puede confiar en que dirija el país hasta el otoño. Dios sabe lo que hará”. Por su parte, otro exasesor del Gobierno ha advertido que era “peligroso” que Johnson permanezca en el cargo, mientras que un exministro lo calificó de “vergonzoso”.

Públicamente ha hablado ex primer ministro británico John Major, quien ha considerado “imprudente” que el actual mandatario quiera seguir hasta otoño y ha advertido de que la situación “podría ser insostenible” si no se agiliza el relevo anunciado este jueves. Por ello, el antiguo líder ‘tory’ ha planteado que Johnson dimita con efecto inmediato y que el vice primer ministro tome las riendas de forma interina o que el partido agilice las primarias limitándolas únicamente a los diputados, de tal manera que la militancia se limite a refrendar ’a posteriori’

Por lo tanto, que Johnson consiga o no seguir hasta otoño dependerá de su capacidad para cubrir las salidas y seguir adelante con la capacidad parlamentaria.

¿Cómo se elegirá al nuevo líder ‘tory’?

El proceso es largo. Para empezar, hace falta que se postulen abiertamente los candidatos que tienen la intención real de sustituir a Boris Johnson. De momento las quinielas llevan semanas sonando, pero nadie ha dado el paso al frente de manera formal.

Johnson durante su discurso ante los medios.
Johnson durante su discurso ante los medios.
JUSTIN TALLIS via Getty Images

Una vez suceda eso, en el caso de que haya más de dos aspirantes, se abre una ronda de votaciones en las que van cayendo eliminados. En la primera votación quedan fuera los que reciban menos de 18 votos entre los diputados tories, y en una segunda ronda quienes no superen el umbral de los 36. El proceso avanza hasta que sólo queden dos candidatos -si de primeras ya fuese así, el proceso iría directamente a este punto-. En este momento, el Partido Conservador avanza a una votación por correo de las que ya sale el ganador definitivo, tal y como recoge Europa Press.

¿Va a haber elecciones anticipadas?

Partiendo del punto anterior, una vez se haya elegido al nuevo líder, éste se convierte automáticamente en primer ministro. Esto es así ya que se asume que cuenta con la mayoría parlamentaria, y, por lo tanto, no está obligado a acelerar la convocatoria de elecciones.

El actual calendario electoral en Reino Unido tenía marcado como fecha para ir a las urnas en enero de 2025 así que, salvo que el sustituto de Johnson decida cambiarlo, esto no tendría por qué modificarse. Así, en principio puede intentar agotar la legislatura, hasta los comicios previstos en enero de 2025. El propio Johnson entró en Downing Street a mitad de mandato, al igual que su predecesora, Theresa May, que asumió la jefatura del Gobierno tras la dimisión de David Cameron.

Bonus Track: ¿su marcha influye en el Brexit?

La salida de Reino Unido de la Unión Europea es y será para Boris Johnson su gran logro. Aquella imagen el 31 de enero de 2020 de un casi recién elegido primer ministro firmando el acuerdo comercial con la UE que daba el pistoletazo de salida al Brexit dio la vuelta al mundo. Estaba simplemente exultante. Desde entonces ha mantenido una relación de tira y afloja con sus, en teoría, socios europeos, que estaba llevando al límite en las últimas semanas. Ansiaba una subida en los índices de popularidad, que estaban en caída libre, y sabía que el Brexit siempre había sido su as en la manga.

La fase de transición de los acuerdos del Brexit culminó a finales de aquel 2020, pero la aplicación de los compromisos aún colea, con Johnson enfrentado de nuevo frontalmente a la Unión Europea a costa principalmente de la aplicación del Protocolo de Irlanda del Norte, que Londres intenta modificar unilateralmente aunque para Bruselas suponga una ruptura del Derecho Internacional. Ahora, con su salida, quién tome las riendas del país será determinante a la hora de afrontar las tareas pendientes en este delicado aspecto. De hecho, una de las claras favoritas para sustituir a Johnson es la actual ministra de Asuntos Exteriores británica, Lizz Truss.

Aunque Truss hizo campaña inicialmente contra el Brexit, tras el referéndum dijo que había cambiado de opinión. Ahora es la encargada de negociar con la UE las normas comerciales posteriores al Brexit para Irlanda del Norte, donde ha adoptado una línea cada vez más dura en las negociaciones. De hecho, tal y como recoge Euronews, este mismo lunes manifestó que Johnson tenía su “respaldo al 100%” e instó a sus colegas a apoyarlo. Si finalmente es ella la elegida para sucederle, es poco probable que las cosas cambien en materia de Brexit.

Las cosas de Boris Johnson