Madrid registra siete casos preliminares y 22 sospechosos de viruela del mono

Las personas en estudio evolucionan positivamente y se encuentran aisladas en sus domicilios.
|
Imagen del virus de la viruela.
Imagen del virus de la viruela.
Callista Images via Getty Images/Image Source

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas están en alerta al detectarse casos sospechosos de viruela del mono (o del simio). La Comunidad de Madrid ha detectado siete casos preliminares de positivos por el virus y otros 22 sospechosos, según han informado a Europa Press fuentes sanitarias.

Carolina Darias, ministra de Sanidad, también ha confirmado en la noche de este miércoles en una entrevista en LaSexta que esos siete casos ya han dado positivo en las pruebas preliminares de la viruela y esperan que la secuenciación genética para determinar si se trata en concreto de la viruela del mono se obtenga este jueves.

A primera hora de la mañana, se confirmaba el estudio en ocho casos y por la tarde la cifra se ha elevado a más de 20 en la región. Además, se ha confirmado que todos los casos en estudio son hombres que mantienen relaciones homosexuales.

Desde la Consejería se ha informado que las personas en estudio evolucionan positivamente y se encuentran aisladas en sus domicilios, aunque se debe mantener una vigilancia estrecha ya que pueden llegar a requerir ingreso hospitalario.

Mientras el Centro Nacional de Microbiología realiza pruebas genéticas para determinar si se trata o no de la enfermedad, el departamento que dirige Carolina Darias ha hecho un llamamiento a las comunidades para que notifiquen si se encuentran con más casos sospechosos.

La Dirección General de Salud Pública está a la espera del resultado de las pruebas de laboratorio y valorando el papel de la vacuna de la viruela para el control de la transmisión, así como el uso de antivirales de ser necesarios.

La alerta llega después de que Portugal y Reino Unido hayan registrado brotes de esta infección zoonótica rara, que puede propagarse a los humanos y que hasta ahora sólo solía aparecer en África occidental y central.

“No es probable que la viruela del mono vaya a generar una trasmisión importante, pero no se puede descartar”

- Fernando Simón

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias
Sanitarias, Fernando Simón, ha señalado este miércoles que “no es probable que la viruela del mono vaya a generar una trasmisión importante, pero no se puede descartar”. En declaraciones a los medios en Valencia, donde participa en la I Cumbre Internacional de Gestión de Pandemias, Simón ha señalado que hay que tener mucho cuidado, y ha recalcado que están trabajando con todas las hipótesis posibles.

Cuáles son los síntomas

Los síntomas de la viruela del mono son parecidos a los de la viruela ‘convencional’ —erradicada en los 70—, aunque algo más leves. Se trata de fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, escalofríos y agotamiento. Según publica este martes The Conversation, en un artículo firmado por el catedrático de Microbiología Raúl Rivas, la principal diferencia entre los síntomas de la viruela humana y la viruela del simio es que la segunda hace que los ganglios linfáticos se inflamen, mientras que la primera no.

“Es normal desarrollar una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, particularmente a las manos y los pies”, señala Rivas. El microbiólogo apunta que en África la tasa de letalidad de esta enfermedad oscila entre el 4 y 22%, y que la mayoría de los pacientes son niños.

“Es normal desarrollar una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, particularmente a las manos y los pies”

Al respecto, Fernando Simón ha explicado que la viruela de los monos es una enfermedad que se transmitió de los monos a humanos y que, en general, entre los humanos, tenía una transmisión muy baja. De hecho, ha explicado que los brotes hasta hace pocos años “no tenían más de una segunda generación de transmisión, pero en los últimos sí que se han detectado de hasta de tercera y cuarta generación, que son brotes muy pequeños, autolimitados”.

En España, y según publica El País, se ha pedido que se investiguen casos de pacientes que muestren erupciones con ampollas sin causa aparente y que tengan uno o más de estos síntomas: fiebre superior a 38,5ºC, dolor de cabeza intenso, dolores musculares y articulares e inflamación de ganglios linfáticos; y que además cumplan uno de estos criterios: que hayan tenido contacto con un caso diagnosticado en las tres semanas previas, que sea “un hombre que tenga sexo con hombres” o que hayan viajado a África occidental o central en las tres semanas anteriores a la aparición de síntomas.