POLÍTICA
10/03/2021 14:35 CET | Actualizado 10/03/2021 18:04 CET

Ayuso justifica el adelanto ante un intento de derrocamiento de la oposición

La presidenta de la Comunidad convoca elecciones el 4 de mayo: "No me puedo permitir que Madrid pierda su libertad"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado este miércoles que ha puesto su cargo a disposición de los madrileños para que el martes 4 de mayo puedan elegir qué políticas quieren en las urnas. “He decidido tomar esta decisión, en contra de mi voluntad, por responsabilidad hacia Madrid y España”, ha afirmado la presidenta, que ha pedido disculpas a los madrileños, y ha justificado la decisión en la amenaza de una moción de censura, que ha dado por hecha, de Ciudadanos y el PSOE.

“No puedo permitir que Madrid pierda su libertad”, ha sentenciado para culminar una rueda de prensa que no ha durado más de diez minutos y en la que no ha admitido preguntas. Lo que busca, ha asegurado, es que los madrileños puedan elegir en elecciones entre “el socialismo o la libertad”.

Mientras la presidenta de la comunidad madrileña pronunciaba estas palabras, el vicepresidente Ignacio Aguado ha sido muy crítico con su hasta ahora socia de Gobierno:

Pero hay más en esta ‘guerra’, horas después de su decisión en clave electoral, Ayuso ha continuado con su venganza contra Ciudadanos y ha cesado al vicepresidente y a todos los consejeros ‘naranjas’, según explican a El HuffPost fuentes de Cs. Ante esta decisión, el ya exvicepresidente de la Comunidad de Madrid ha afirmado que cree que Ayuso “ha perdido la cabeza”.

“Honestamente, con todo el respeto, creo que ha perdido la cabeza, no encuentro otra explicación”, ha dicho Aguado. En su opinión, Ayuso ya tenía ese decreto “hecho” y necesitaba una “excusa” como la moción de censura del PP y Ciudadanos contra el PP en Murcia, para firmar el adelanto electoral que tenía “entre ceja y ceja”.

Sin embargo, durante su comparecencia ante los medios, Ayuso ha culpado a Ciudadanos de su decisión de convocar elecciones en la Comunidad de Madrid en medio de una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. “En las actuales circunstancias no se puede asegurar un gobierno estable”, ha dicho. “La inestabilidad provocada por PSOE y Cs en Murcia, y durante largo tiempo en otras autonomías y otros ayuntamientos de Madrid, nos ha llevado a esta situación”, ha insistido.

No puedo consentir que Madrid se pare ahora, que suban los impuestos, que entren a adoctrinar los colegios.

“No puedo consentir que Madrid se pare ahora, que suban los impuestos, que entren a adoctrinar los colegios. Por eso pongo mi cargo a disposición de los madrileños. Asumo todo lo que está por venir”, ha justificado rodeada de los siete consejeros populares de su gobierno.

En los últimos meses, los socialistas madrileños habían intentado impulsar una moción de censura, como Más Madrid, pero siempre había hecho falta el apoyo de Ciudadanos, que nunca ha dado signos claros de querer apoyarla. Por su parte, ante las alarmas de ruptura, Ayuso también había barajado en otras ocasiones convocar elecciones anticipadas.

¿Elecciones un martes?

La convocatoria anticipada de elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid el próximo martes 4 de mayo será la segunda ocasión en la que los madrileños acudan a las urnas en día laborable después de los comicios de 1987, una circunstancia ocasional aunque no inédita en la política española.

Los comicios de mayo están pendientes de un enredo jurídico ya que casi de forma simultánea a que la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, acordara la convocatoria electoral se han presentado dos mociones de censura y el estatuto de autonomía prohíbe acordar la disolución de la asamblea regional si ya está en tramitación una moción.

Desde la instauración de la democracia, en los primeros años las distintas convocatorias nacionales se efectuaron en días laborables, como fueron los miércoles para el referéndum de la Ley para la Reforma Política del 15 de diciembre de 1976, las elecciones para las Cortes Constituyentes del 15 de junio siguiente y el Referéndum de la Constitución del 6 de diciembre de 1978.

En 1979, los españoles también votaron entre semana; el 1 de marzo, para elegir a los diputados y senadores de la I Legislatura, era jueves y las elecciones del 3 de abril, para la conformación de los primeros Ayuntamientos democráticos, martes.

Se celebraron en jueves las elecciones legislativas del 28 de octubre de 1982 para la II Legislatura, en miércoles el Referéndum de la OTAN del 12 de marzo de 1986 y también fue jueves las segundas elecciones al Parlamento Europeo del 15 de junio de 1989.

Salvo esas excepciones, las demás elecciones que se han celebrado en todo el territorio nacional, tanto locales, como legislativas y europeas, siempre han tenido lugar en domingo.

En cuanto a las votaciones para echar a andar las distintas comunidades autónomas, los referendos vasco y catalán fueron el jueves 25 de octubre de 1979 y en igual día de la semana el de la iniciativa andaluza del 28 de febrero de 1980, quienes votaron en referéndum su Estatuto el martes 20 de octubre de 1981. Solo los gallegos votaron en domingo su referéndum del 21 de diciembre de 1980.

Los catalanes eligieron su primer Parlament un jueves 20 de agosto de 1980. Luego, siempre sus elecciones se celebraron en domingo, incluido el referéndum de su Estatuto del 18 de junio de 2006, y volvieron a día no laboral para conformar el Parlament de la VIII Legislatura, un miércoles 1 de noviembre de 2006, y el jueves 21 de diciembre de 2017 para la XII Legislatura.

Los gallegos votaron su primer Parlamento regional un martes 20 de octubre de 1981, en sábado 16 de octubre de 1993 lo hicieron para la IV Legislatura, y las restantes ocasiones siempre fueron en domingo. Las cuatro últimas (2009, 2012, 2016 y 2020) coincidieron con las vascas.

Para el Parlamento vasco, en sus doce legislaturas siempre han votado en domingo, desde la primera del 9 de marzo de 1980 a la XII del 12 de julio de 2020.

También los andaluces votaron en una ocasión para elegir su Parlamento un sábado 23 de junio de 1990, para la III Legislatura.

Fuente: EFE

NUEVOS TIEMPOS