NOTICIAS
22/11/2019 10:36 CET

El Gobierno vasco ha comenzado las "gestiones" para ayudar en el desembarco de las 78 personas rescatadas por el Aita Mari

El atunero, remozado para rescate, sigue en aguas de Malta esperando un permiso para llevar a tierra a los migrantes, que se encuentran en buen estado

Agencia EFE
El buque de rescate humanitario Aita Mari, en el puerto de Pasajes, en una imagen de archivo. 

El portavoz y consejero de Administración Pública y Justicia del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que, aunque el Ejecutivo autónomo no tiene posibilidad de realizar contactos diplomáticos directamente, ha comenzado a realizar “todas las gestiones” a través de “contactos” y “conexiones” para ayudar en el desembarco a tierra de las 78 personas rescatadas por el buque Aita Mari este pasado jueves en el Mediterráneo.

En una entrevista a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Erkoreka ha recordado que el buque de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario partió de Euskadi con el “total apoyo” del Gobierno Vasco con “una misión que está cumpliendo”, y se ha felicitado de que haya salvado las vidas de esas personas.

El portavoz del Ejecutivo autónomo ha manifestado que, tras el rescate, al Aita Mari “ahora se le plantea otro reto, que es dónde llevar a esas personas, dónde dejarlas y cómo encaminar sus vidas”, reto en el que ha asegurado que tendrá, “como hasta ahora, el apoyo” del Gobierno Vasco ya que tratará de hacer “todo lo que esté en su mano” para colaborar.

“El Gobierno Vasco no tiene posibilidad de realizar contactos diplomáticos directamente. Debe realizar todas las gestiones a través de contactos y conexiones, y ya hemos comenzado a hacerlo, aunque ahora mismo aún no se puede concretar nada. El Gobierno Vasco está enviando mensajes y creemos que esos mensajes llegarán y nuestras propuestas serán aceptadas, porque tenemos delante muchas vidas y la labor realizada por el Aita Mari es verdaderamente loable”, ha destacado.

78 vidas salvadas

El atunero vasco Aita Mari, habilitado como embarcación de rescate, continúa aún este viernes en la zona SAR (búsqueda y rescate por sus siglas en inglés) de Malta, a la espera del permiso para desembarcar a los 78 emigrantes que rescató ayer, entre ellos 6 mujeres y 9 niños, después de que la búsqueda de una segunda patera con 94 personas a bordo resultara infructuosa.

Fuentes de Salvamento Marítimo Humanitario, la ONG guipuzcoana encargada del Aita Mari, han señalado a EFE que las personas rescatadas no presentan problemas graves de salud y no han requerido intervenciones más allá de las habituales tras pasar horas en el mar. Los tripulantes de la embarcación facilitaron comida y mantas a los migrantes, la mayoría de los cuales son jóvenes, han agregado las fuentes.

Salvamento Marítimo Humanitario debe comunicar a las autoridades de Malta, Italia y España, por ser el país bandera del Aita Mari, la solicitud de premiso de desembarco para que les sea asignado un puerto, un trámite que según han señalado las fuentes esperan sea “rápido”, como ha ocurrido con los barcos de Open Arms y Ocean Viking a primeros de noviembre.

En esas fechas el Open Arms realizó un rescate que se resolvió “muy rápido” así como otro llevado a cabo por el Ocean Viking que culminó con el desembarco de los migrantes en Sicilia, han señalado las fuentes.

Salvamento Marítimo Humanitario, que carece del permiso expreso del Gobierno español para llevar a cabo labores de rescate, zarpó el pasado 12 de noviembre de la isla griega de Lesbos, donde había desembarcado ayuda humanitaria, hacia Malta para continuar realizando labores de ayuda humanitaria “tanto de apoyo a otros barcos solidarios” como para “atender a cuanta embarcación a la deriva se encuentre”, dijo la oenegé en un comunicado.

Photo gallery El Open Arms, esperando el desembarco en Lampedusa See Gallery