Intenta subir en silla de ruedas al ascensor del Metro de Barcelona y lo que ocurre es LAMENTABLE

"Cada vez hay más falta de empatía".
Tacio Philip Sansonovski / EyeEm via Getty Images

Montse Quílez, ingeniera industrial, coach en resiliencia, inteligencia emocional y motivacional, y conferenciante a empresas y alumnos de la ESO y Bachillerato, como ella misma se define en Instagram, ha mostrado el indignante episodio que vivió en el Metro de Barcelona.

Le sucedió hace un mes en la estación de Vall d’Hebron y Quílez, que tiene que ir en silla de ruedas por la esclerosis múltiple que sufre, compartió en TikTok lo que le ocurrió cuando trataba de salir a la calle subiendo en ascensor.

“Ahora hay que subir por este ascensor infernal que siempre hay que esperar un montón de rato”, indica mientras gira la cámara mostrando a un grupo de unas siete personas que está a las puertas del ascensor.

“Ya me han visto todos ellos, a ver cuál de ellos me dice, ‘pasa tú primero, no te preocupes, ya nos esperamos’. Ninguno, ya lo veréis”, afirma.

Efectivamente, poco después se observa cómo todos entran apresuradamente al ascensor sin ofrecerle a Quílez que pase primero, pese a que en la puerta se ve claramente la señal de preferencia para personas con movilidad reducida.

Mientras la puerta del ascensor se cierra, Quílez les desea un irónico “buen viaje”. Las caras de los que están dentro son un poema.

“De puta madre”, dice ella, que gira la cámara y comenta lo ocurrido: “Ahí queda la mala educación de las personas. Esto es lo que pasa, no sólo en el ascensor de Vall d’Hebron, esto pasa en la mayoría de los sitios, que la gente no priorizan ni las sillas de ruedas, ni las personas mayores, ni tampoco las personas que van con una muleta, con un carrito... No había ni carrito ni nada, estaba yo sola. Han entrado todos en manada. ¡Ole, ole!”.

Aunque el vídeo es de hace un mes, se ha viralizado en las últimas horas en Twitter gracias a este mensaje de la usuaria @AnaHid46, con decenas de comentarios mostrando su indignación.

Barcelona, un sueño hecho ciudad