INTERNACIONAL
16/09/2020 10:19 CEST

La policía griega detiene a cinco migrantes por el incendio del campo de Moria

La prensa sostiene que se trataría de afganos jóvenes, cuyas solicitudes de asilo habrían sido rechazadas

ASSOCIATED PRESS
Un grupo de migrantes, con sus únicas pertenencias, en los alrededores del campo de Moria.

La Policía griega de Grecia ha detenido a cinco migrantes bajo sospecha de haber provocado el incendio que arrasó en la madrugada del pasado miércoles el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos.

Según informó desde Lesbos el ministro de Protección Ciudadana, Mijalis Jrsisojoidis, se está buscando actualmente a una sexta persona que ya está identificada.

Por ahora no hay información oficial sobre la nacionalidad de los detenidos pero los medios locales apuntan a que se trata de afganos. Se habla de “migrantes jóvenes”. Según fuentes policiales, sus solicitudes de asilo habían sido rechazadas, informa la agencia DPA.

Ahora las autoridades siguen la pista de quienes podrían haber sido los autores morales.

Para el Gobierno griego desde un principio estuvo claro que se trataba de un incendio provocado, pues se produjo simultáneamente en tres puntos del campo y justo después de que se le comunicada a un grupo de 35 personas que habían dado positivo en la prueba de Covid-19 que debían ser trasladadas a un área aislada del campo. Supuestamente, esta información desató protestas entre los residentes de Moria. 

Las autoridades se basarían para sus investigaciones en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la zona, así como en las declaraciones de varios testigo, informa el diario griego Kathimerini. Los incendios se habrían iniciado a raíz de la orden de aislamiento para más de una treintena de enfermos de coronavirus.

Así están los afectados

El Gobierno, en colaboración con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), ha habilitado un campamento provisional para acoger a los alrededor de 11.000 migrantes que han pasado varias noches al raso tras la destrucción del de Moria, a la espera de estudiar una medida a medio y largo plazo.

ACNUR ha proporcionado ya unas 600 tiendas de campaña que, hasta el lunes, albergaban a unas 700 personas. La agencia colabora también en el acondicionamiento de un espacio temporal para acoger a los migrantes y refugiados, con la vista puesta en aquellos que se encuentran en situación más vulnerable.

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha expresado por boca de su representante en Grecia, Luciano Celestini, su preocupación por que solo 800 personas hayan aceptado ser alojadas en esta nueva instalación. “Los miembros de la comunidad y nuestros aliados humanitarios han informado de la circulación de información falsa y rumores que desaniman a trasladarse al nuevo sitio”, ha afirmado.

Celestini espera “mensajes claros, consistentes y transparentes que animen a las personas a acudir a ese lugar como punto central para obtener servicios”, poniendo el foco en que aún hay más de 3.000 niños en Lesbos y que se han identificado en estos últimos días a 35 niños no acompañados o separados de sus familias adicionales a los 400 evacuados inicialmente.

Photo gallery Incendios en el campo de refugiados de Moria See Gallery