INTERNACIONAL
09/07/2020 12:37 CEST | Actualizado 22/07/2020 13:42 CEST

Nueva York monta su 15-M y acampa contra el poder policial

El movimiento Occupy City Hall, creado a raíz del Black Lives Matter, reclama transferir fondos del Departamento de Policía de NY a programas sociales

NurPhoto via Getty Images
Acampada del movimiento Occupy City Hall en Nueva York.

Lo que comenzó siendo una protesta contra el poder policial impulsada por cerca de 100 manifestantes frente al Ayuntamiento de Nueva York ha tardado tan solo dos semanas en convertirse en una multitudinaria acampada activista en la que han participado hasta 2.000 personas.

Un mosaico de individuos, carteles, lemas, reivindicaciones políticas, tiendas de campaña, servicios de lavandería y reparto de comida, bibliotecas y hasta una decena de puestos de información han inundado este espacio al que sus ocupantes han rebautizado ya como la “Plaza de la Abolición”.

El movimiento Occupy City Hall -Ocupar el Ayuntamiento-, derivado del Black Lives Matter -Las Vidas Negras Importan-, ha sido una de las últimas iniciativas que se han sucedido a lo largo y ancho del país en respuesta a la violencia racial y la brutalidad policial, cuyo principal objetivo se ha centrado en reclamar una transferencia de los fondos que nutren al Departamento de Policía -NYPD, por sus siglas en inglés- hacia partidas y programas sociales.

Tras la muerte de George Floyd en Minneapolis (Minnesota), las calles abarrotadas en plena pandemia han tratado de visibilizar una cruda realidad que continúa marcando al país en pleno siglo XXI y que ha tenido como resultado, en la ciudad de Nueva York, un asentamiento masivo que recuerda al Occupy Wall Street contra la corrupción del sistema en 2011, o incluso al 15-M en la Puerta del Sol de aquel mismo año.

Getty Images
Asentamiento Occupy City Hall en Nueva York.

“Estamos pidiendo que retiren como mínimo mil millones de dólares de los fondos de la Policía de Nueva York cuyo presupuesto asciende a seis mil millones”, explicaba Celina Trowell, una de las organizadoras de esta protesta la semana pasada. 

Delante de una librería levantada por varios voluntarios en la que se prestan libros relacionados con los derechos civiles de la comunidad negra y los pueblos indígenas, Trowell insistía en que “hay que asegurarse de que ese dinero salga de la policía”. “Esos fondos permiten que siga perpetuándose el sistema de racismo estructural sobre el que la policía ha sido fundada”, expresaba reivindicando el lema ’Defund the Police”.

Un plan de ahorro polémico

Las reclamaciones llegaron hasta el Consistorio y fueron escuchadas. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, anunció el domingo un plan de ahorro por la cuantía que los activistas demandaban. Sin embargo, el contenido de la propuesta despertó más decepción y críticas que entusiasmo. 

Manifestantes e incluso el sector más progresista del Partido Demócrata, en el que milita el propio mandatario, llegaron a tachar el proyecto de “truco presupuestario e insuficiente”.

Retirarles los fondos no significa hacer juegos matemáticos"Alexandria Ocasio-Cortez

“Retirar fondos a la policía no significa hacer trucos o juegos matemáticos con los presupuestos”, aseguraba la congresista Alexandria Ocasio-Cortez a través de un comunicado, en el que denunciaba que el Ayuntamiento pretendía trasladar el presupuesto para el despliegue de agentes en escuelas de los fondos del cuerpo de seguridad al Departamento de Educación. “Esto no es una victoria”, remarcaba.

De Blasio aseguró que el plan supondría recortar trabajadores, la reducción de las horas extras y de contratos de personal externo, así como la transferencia de varias responsabilidades a otros cuerpos civiles.

Pero el planteamiento tampoco ha satisfecho las demandas de los activistas, quienes consideran que se trata más de una “reformulación de la partida” que de un recorte en sí mismo. 

Acampada para rato

Desde una de las ONG que han estado más volcadas en el asunto, “Make The Road”, apuntan que el acuerdo presupuestario “está muy lejos de convencer a la comunidad” y por ello, continuarán la acampada.

Los manifestantes tuvieron muy presente durante la Asamblea popular del pasado día 30 los tres meses que se prolongó en 2011 el asentamiento del Occupy Wall Street contra la corrupción del sistema e instaron a seguir el mismo camino.

Muestra de ello fue la creación de un Comité de Seguridad para resolver los problemas de convivencia en el espacio e incluso talleres donde enseñar técnicas para protegerse de la policía en caso de carga policial o de intento de detención.

Esto es una acción directa de liderazgo negro"Celina Trowell

Line, una de las responsables y voluntarias en la organización animaba a continuar con el asentamiento: “Debemos seguir, pero hay muchas cosas que se deben tener en cuenta cuando se ocupa un lugar. Implica varios riesgos y quiero ayudar a la gente a que sepa comportarse en esas situaciones”, explicaba apuntando que por las noches se quedan a dormir entre 500 y 600 personas.

Durante la reunión grupal, los presentes compartieron propuestas, así como peticiones a largo plazo y “demandas ambiciosas” intentando buscar un denominador común a la diversidad de voces.

Getty Images
Bandera estadounidense con el lema 'Black Lives Matter' en la plaza del Ayuntamiento.

Ideas plasmadas en carteles repartidos por la plaza bajo un gran lema central: “La vida de los negros importa”, acompañado de una decena de colchonetas vacías. “Porque si bien lo que hay aquí es una multitud multirracial, esto es una acción directa de liderazgo negro, que ha sido impulsada por organizadoras negras como yo y no queremos que eso se pierda”, subrayaba Trowell.

Además de la retirada de fondos a la policía, exigen que ese dinero sea invertido en sanidad, vivienda y educación. Para los activistas, los recortes afectan a “flecos” pero no incluyen medidas de calado ni cambios estructurales esenciales. “Esto es solo el principio, vamos a seguir pidiendo mucho más”.

Photo gallery El 15-M, en imágenes See Gallery

EL HUFFPOST PARA AMBAR