Rusia anuncia la completa rendición de la acería de Mariúpol

Símbolo de la resistencia ucraniana.
Vista de la acería de Mariúpol.
Vista de la acería de Mariúpol.
STRINGER via Getty Images

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, ha anunciado este viernes la completa rendición de la acería Azovstal, símbolo de la resistencia ucraniana, con la entrega de los últimos 531 combatientes.

Previamente el Batallón Azov, una organización paramilitar que combate en apoyo a las Fuerzas Armadas de Ucrania, había ordenado “dejar de defender” la ciudad, lo que implica la entrega de Azovsta, símbolo de la resistencia en la zona.

Así pues, el encargado de la cartera de Defensa, Sergei Shoigu, ha informado al presidente ruso, Vladimir Putin, de la “finalización de la operación y la liberación de la planta y la ciudad de Mariúpol”, según recoge la agencia rusa Interfax.

En este sentido, el Ministerio de Defensa ha incidido en que las instalaciones subterráneas de Azovstal, refugio de la resistencia ucraniana, han sido despejadas y ya están bajo control del Ejército ruso.

Además, Moscú ha apuntado que los paramilitares del Batallón Azov han sido expulsados de la zona a bordo de vehículos blindados debido al “odio de los residentes de Maríupol y al deseo de la gente del pueblo de castigarlos por sus numerosas atrocidades”.

Anteriormente, el ministro Shoigu había afirmado que sus tropas han “rescatado” a 177 civiles y capturado a 1.908 “nacionalistas” que “han depuesto sus armas”, según la agencia de noticias TASS.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pidió el jueves un acceso “inmediato” a estos prisioneros, de los que intenta también recabar datos. Las autoridades ucranianas, por su parte, mantienen su interés de hacer un futuro canje de prisioneros con los militares que sean capturados tras abandonar la acería.

Jean-Pierre Amigo / MSF
Dos voluntarios ayudan a un hombre discapacitado a cruzar un puente destrozado por los ataques.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Una anciana es asistida por sus nietos en Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Un carrito, abandonado en las calles de Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Bombardeos en Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Una muñeca abandonada durante la evacuación de Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Un grupo de personas evacuadas de Irpin, llegando a Kiev.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Civiles escapando como pueden de Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Una guardería del centro de Irpin, llena de escombros tras un bombardeo en el noveno piso de un bloque de viviendas.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Oficina de correos y negocios afectados por bombardeos en la calle Soborna, en el centro de Irpin.
Jean-Pierre Amigo / MSF
Edificios bombardeados en la calle Myru, en Irpin.