INTERNACIONAL
09/10/2019 15:48 CEST | Actualizado 10/10/2019 21:21 CEST

Turquía lanza su operación militar por vía terrestre contra la milicia kurda en el norte de Siria tras los bombardeos

El presidente turco ha anunciado el inicio de la ofensiva para "impedir la creación de un corredor del terror".

EFE
Operación turca contra Siria

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado este miércoles el inicio de la ofensiva de su país contra las fuerzas kurdas en Siria. El objetivo de la operación, según él mismo, es “eliminar el corredor del terror” a lo largo de la frontera sur de Turquía.

“Las Fuerzas Armadas turcas han iniciado, junto con el Ejército Nacional Sirio, la operación ‘Fuente de Paz’ en el norte de Siria”, ha indicado el jefe de Estado turco en la red social, utilizando el nuevo nombre de las milicias sirias aliadas con las tropas turcas y anteriormente conocidas como “Ejército Libre de Siria”.

“Nuestra misión es prevenir la creación de un corredor del terror a lo largo de nuestra frontera sur, y traer paz a la zona”, ha señalado en Twitter. “Preservaremos la integridad territorial de Siria y liberaremos las comunidades locales de los terroristas”.

Erdogan ha precisado que la operación se dirige tanto contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) como contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), que dominan el noreste de Siria, y que habían recibido hasta esta semana el respaldo de Estados Unidos. 

Aviones turcos ya han comenzado a bombardear zonas civiles en el noreste de Siria ha confirmado por su parte el portavoz de las Fuerzas de Siria democrática (FSD),Mustafa Bali, en su cuenta de Twitter: “Aviones turcos han comenzado a llevar a cabo ataques aéreos contra zonas civiles. Hay un gran pánico entre la gente de la región”.

La ofensiva se ha iniciado poco después de que Erdogan agradeciese en una conversación telefónica a su homólogo ruso, Vladímir Putin, su “postura constructiva” ante la ofensiva turca.

Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak. Ese territorio está dominado por las YPG, que han establecido una administración local de facto que preocupa a Ankara.

El país turco considera terroristas a las YPG—aliadas de EEUU en la lucha contra el EI— por sus vínculos con el grupo armado PKK, activo en suelo turco.

Según han confirmado fuentes oficiales almenos 6 civiles han muerto y hay 60.000 desplazados, convirtiéndose en las primeras víctimas de la campaña militar. “Dos civiles perdieron la vida y otros dos resultaron heridos en ataque aéreo turco contra la aldea de Misharrafa, en el oeste de Ras al Ain”, en el norte de Siria y en la frontera con Turquía, ha informado el Centro de Coordinación y Operaciones Militares de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos.

Las FSD han indicado que el bombardeo de Turquía está siendo “intenso” contra “casas de civiles” en varias poblaciones de la región, entre ellas en el este de Qamishli, en el noreste del país y en la frontera con Turquía.

Unidades terrestres han penetrado a última hora de la tarde el mismo territorio, según ha informado el ministerio de Defensa turco.

Y mientras, Trump...

El presidente de EEUU, Donald Trump, que ha ordenado la salida de las tropas estadounidenses de Siria, ha publicado en Twitter que su país “jamás debería haberse involucrado en Oriente Medio”.

Casi al tiempo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciaba el inicio de la ofensiva militar en el nordeste de Siria contra las milicias kurdosiras, Trump ha indicado que las de Oriente Medio “son guerras entre varios grupos que han continuado por cientos de años”.

“Estados Unidos ha gastado ocho billones de dólares combatiendo y actuando como policía en Oriente Medio”, ha escrito el gobernante, que ha agregado que miles de soldados estadounidenses “han muerto o resultado gravemente heridos” en esas guerras.

Trump ha asegurado que también “millones de personas han muerto en el otro bando”, y que “ir a Oriente Medio ha sido la peor iniciativa jamás tomada en la historia de nuestro país” porque la decisión de participar se tomó “bajo premisas falsas y ahora desmentidas: las armas de destrucción masiva”.

El gobernante ha aludido así a la razón dada por uno de sus predecesores, el presidente George W. Bush (2001-2009), para invadir Irak en 2003, sin que luego se hallasen las armas de destrucción masiva que decía estaban en manos del entonces presidente iraquí, Sadam Huseín.

Trump, ha afirmado más tarde que la operación “es una mala idea” y ha recalcado que Washington “no respalda este ataque”, mientras que los republicanos han intensificado aún más sus críticas a la decisión de la retirada. Uno de los principales aliados de Trump en el Congreso, el senador Lindsey Graham, ha considerado que este puede ser “el mayor error de su presidencia”.

“Espero que él (Trump) esté en lo cierto. No creo. Sé que todos los militares le han dicho que no haga esto, así que si sigue adelante sería el mayor error de su presidencia”, ha dicho a la cadena de televisión Fox News.

La UE pide a Turquía detener la ofensiva

Por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en un primer momento ha instado al presidente turco a actuar “con contención” y cese su ofensiva militar terrestre.

“Pido a Turquía, así como a otros actores, que actúen con contención y que pare las operaciones en curso”, ha reclamado el presidente del Ejecutivo comunitario durante un debate en el pleno de la Eurocámara previo a la cumbre de los líderes de la UE de la próxima semana, en la que varias fuentes dan por hecho que abordarán la ofensiva turca.

Pido a Turquía, así como a otros actores, que actúen con contención y que pare las operaciones en cursoJean-Claude Juncker

Y finalmente ha ordenado detener la operación en el norte de Siria advirtiendo de que la incursión “amenaza” los progresos logrados en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

“La UE insta a Turquía a detener la acción militar unilateral. Nuevas hostilidades armadas en el noreste menoscabarán más la estabilidad de toda la región, empeorarán el sufrimiento de los civiles y provocarán más desplazamientos”, ha declarado en un comunicado la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, en representación de todo el club comunitario.

En ese sentido, ha reafirmado que una solución sostenible para el conflicto sirio no se puede lograr por la vía militar. También ha advertido que “la acción unilateral por parte de Turquía amenaza el progreso logrado por la Coalición Global” contra el EI, de la que Ankara forma parte.

“En efecto, la acción militar menoscabará la seguridad de los socios locales de la Coalición y generará un riesgo de inestabilidad prolongada en el noreste de Siria, lo que proporcionará terreno fértil para el resurgir del (grupo terrorista) Estado Islámico, que sigue siendo una amenaza significativa para la seguridad regional, internacional y europea”, ha agregado Mogherini.

Asimismo, ha considerado “improbable” que el establecimiento de una zona segura en el noreste de Siria satisfaga los criterios internacionales para el retorno de refugiados tal y como establece el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Mogherini ha reconocido que tanto Bruselas como Ankara aspiran a terminar con la violencia, derrotar el terrorismo y promover la estabilidad en Siria y su región: “Turquía es un socio clave de la Unión Europea y un actor críticamente importante en la crisis siria y la región, y la UE elogia a Turquía por su importante rol como un país de acogida para refugiados sirios”, comentó la jefa de la diplomacia del club comunitario.

En la misma línea el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha reiterado las palabras de Juncker de este miércoles.

“Confío en que Turquía actúe con contención y garantice que los avances que hemos logrado en la lucha contra el Estado Islámico no resulten amenazados”, ha escrito Stoltenberg en su perfil de la red social Twitter. 

Stoltenberg ha añadido que la OTAN ha sido informada por las autoridades turcas sobre su operación en el norte de Siria y ha precisado que debatirá la cuestión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el viernes, cuando tiene previsto viajar a Estambul.

La ONU se reunirá para abordar la situación, pero no condena la ofensiva turca

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia este jueves para abordar la ofensiva turca en el noreste de Siria. La cita se producirá en respuesta a una solicitud de Francia, el Reino Unido, Alemania, Bélgica y Polonia, los cinco países de la Unión Europea (UE) que se sientan actualmente en el Consejo de Seguridad.

La esperada intervención turca en el noreste de Siria es vista con mucha preocupación por parte de los países europeos, que en los últimos días han advertido de las trágicas consecuencias humanitarias que puede generar.

El Gobierno de Alemania ya ha condenado el movimiento y ha pedido a Ankara que defienda sus intereses por la vía diplomática y no con las armas. En un comunicado, el titular alemán de Exteriores, Heiko Maas, ha considerado que la acción empeora la situación de la región y puede convertirse en un balón de oxígeno para los islamistas del Estado Islámico (EI).

El martes, Francia había alertado en la ONU del “impacto humanitario significativo” que podría tener la ofensiva y de las consecuencias en la batalla contra el EI. “La lucha contra Daesh no se ha terminado”, advirtió a los periodistas el embajador francés ante Naciones Unidas, Nicolas de Riviére.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha reconocido sentirse “muy preocupado” por los últimos acontecimientos. El portavoz, Farhan Haq,  ha subrayado en una conferencia de prensa que cualquier operación militar debe respetar plenamente las normas internacionales y proteger a la población e infraestructuras civiles. Haq no ha querido ni condenar el movimiento de Turquía.

Sí ha insistido, en todo caso, en que “no hay una solución militar” al conflicto en Siria, una postura que la ONU mantiene desde el inicio de la guerra y que, según ha defendido el portavoz, se ha demostrado hasta ahora como totalmente correcta.

Y... Egipto convoca una reunión de urgencia con la Liga Árabe el día 12 

El Ministerio de Exteriores egipcio también ha llamado a los miembros de la Liga Árabe para que se reúnan de manera urgente y aborden la ofensiva.

Egipto ha pedido esta convocatoria “para estudiar estos desarrollos y las medidas de trabajo con el fin de preservar la soberanía de Siria, la unidad de su pueblo y la seguridad de su territorio”, señala en un comunicado.

Asimismo, ha condenado enérgicamente “la agresión turca contra el territorio sirio” y ha calificado este paso de “agresión flagrante inaceptable contra la soberanía de un país árabe hermano, aprovechando las circunstancias y los actuales desarrollos, en desacuerdo con la ley internacional”. 

Photo gallery 45.000 kurdos cruzan la frontera con Turquía See Gallery

ESPACIO ECO