VIRALES
04/09/2019 18:51 CEST | Actualizado 04/09/2019 18:54 CEST

11 cosas por las que lloramos de emoción igual que Maluma con su avión privado

El reggaetonero lloró mucho de emoción cuando compró su avión privado. Pero nosotros lloramos por otras cosas.

Yahoo Vida y Estilo

Maluma tiene juguete nuevo. Y cómo lloró al recibirlo. El cantante, uno de los representantes del reggaeton más famosos del momento, llevaba toda su vida queriendo un avión privado que se compró, por fin, esta semana. Compartió el momento en Instagram, en el que se le ve claramente emocionado abrazando a sus familiares y amigos cuando recibe su último capricho. 

Varias personas han criticado en redes la emoción del cantante y sus “valores tan idiotas y vacíos”. “Me acuerdo hace 8 años atrás cuando fui a hacer una entrevista en una estación de radio X en Colombia, me cerraron las puertas, a parte de eso no creían en mí y muchos decían que no iba a llegar a ningún lado... Pues parceros ahora sí que vamos llegar lejos!!! BIENVENIDOS A “ROYALTY AIR” con este 🛩 tocamos la Luna. Sueñen sin miedo, nunca crean en un NO como respuesta, ustedes son el timón de su vida y pueden llegar hasta donde su mente y corazón quieran. Este es mi legado, inspirar y demostrar que LOS SUEÑOS SI SE HACEN REALIDAD!!”, ha escrito. 

En El HuffPost hemos querido hacer una recopilación de cosas por las que el resto de los mortales hemos llorado igual que el colombiano con su avión privado porque, ¿quién no va a emocionarse de esa manera con semejantes razones?

1. Cuando el metro está vacío

Sobre todo a las nueve de la mañana en ciudades grandes como Madrid y Barcelona. Un asiento donde puedas leer o jugar con el móvil es casi un milagro. 

2. Cuando ves que alguien se acordó de meter una botella de agua en la nevera en verano

El agua del grifo sale caliente y eso no ayuda cuando fuera hay 35º en pleno julio. Sabes que te acabaste la botella de agua fría pero abres la nevera y alguien a quien ahora quieres hacer una estatua ha metido hace horas otra botella nueva. Aleluya.

3. Cuando metes la mano en el bolsillo de una chaqueta y encuentras cinco euros

Esas pequeñas alegrías que te da el invierno cuando sacas la ropa de abrigo. 

4. Cuando miras tu cuenta bancaria y has cobrado

Y llevabas una semana alimentándote de pasta y arroz porque no te daba para la compra. 

5. Cuando te hacen un descuento inesperado en unas bragas del Victoria Secret

¡Es que son carísimas!

6. Cuando te ponen tapa con la cerveza (y más si es tortilla de patatas)

Tienes que saber elegir bien el bar. Siempre ponen mejores tapas los que más pinta de ‘bar de barrio’ tienen. 

7. Cuando hay anuncios en mitad de tu peli favorita pero... son sólo 20 segundos

Eso te permite no olvidarte de la peli que estás viendo. 

8. Cuando te cobran de menos sin querer en el supermercado

Mal para la que cierra la caja, bien para tu bolsillo. 

9. Cuando madrugas para trabajar pero es domingo

Suena el despertador, te levantas, ves que no trabajas y otra vez para el sobre. ¡Eso sí que es para emocionarse!

10. Cuando estás de botellón y aparece un colega (y héroe) con los hielos que nadie había comprado

Una estatua para este señor, por favor. 

11. Cuando encuentras aparcamiento a la primera 

Y si es en el centro ya flipas. 

12. Cuando llegas justo a la parada del bus

Y no esas veces que se te va en la cara. 

13. Cuando ves salir tu maleta en la cinta de equipaje y sabes que no te la han perdido

Se te para el corazón durante unos minutos y vuelve a funcionar cuando la ves acercarse lentamente a ti. 

ESPACIO ECO