BLOGS
07/03/2016 07:04 CET | Actualizado 07/03/2016 07:04 CET

Querido Trump: prefiero vivir un día como una oveja antes que 100 como Mussolini

mussolini"Es mejor vivir un día como un león que 100 años como una oveja". Para sorpresa de muchos, Donald Trump retuiteó hace poco una cita del dictador italiano. Quizá Trump esté convencido de que Mussolini fue un hombre valiente. Pero, ¿seguro que el dictador, que ordenó inscribir estas palabras en las liras italianas, predicaba con el ejemplo?

Photo 12 via Getty Images
Hitler's visit in Italy. Hitler and Mussolini in Venice, 1934, Italy. (Photo by: Photo12/UIG via Getty Images)

"Es mejor vivir un día como un león que 100 años como una oveja". Para sorpresa de muchos, Donald Trump retuiteó hace poco un tuit que citaba a Mussolini, el dictador italiano, también conocido como Il Duce. Es posible que Trump esté convencido de que Mussolini fue un hombre valiente. Pero, ¿seguro que el dictador, que ordenó inscribir estas palabras en las liras italianas en 1928, predicaba con el ejemplo?

No exactamente.

Durante los años de la República de Salò, Mussolini demostró tener la actitud de una oveja, y ni siquiera los detalles de su captura demuestran ningún tipo de comportamiento heroico: se le detuvo intentando huir a Suiza -o hacia Ridotto Alpino, el lugar donde se suponía que los fascistas estaban organizando una acción defensiva- vestido como un soldado nazi y fingiendo estar borracho. Teniendo en cuenta los tiempos convulsos en los que vivía, esta ausencia de valentía resulta comprensible. Fue prisionero de Hitler e incluso sus más leales subordinados le abandonaron a su suerte.

Pero Mussolini tampoco demostró tener valentía cuando llegó al poder. Llegó a Roma cómodo, en un tren nocturno que salió de Milán a las ocho de la tarde y que llegó a la capital a las 11:30 de la mañana siguiente, el 30 de octubre de 1922. Encabezaban la comitiva sus quadrumvirs -Italo Balbo, Emilio de Bono, Cesare Maria de Vecchi y Michele Bianchi-, que mantenían informado a Il Duce de la situación. Cuando llegó el momento de aparecer ante el público y de saludar, Mussolini decidió meterse en un tren.

Entonces, ¿de dónde sale esa imagen de audacia y valentía? Primero fue socialista, pacifista y partidario del neutralismo, y después fue tránsfuga y partidario de que Italia participara en la Primera Guerra Mundial. En el verano de 1915, se le envió al Frente italiano, donde permaneció hasta febrero de 1917. Los diarios de guerra de Mussolini, que hoy en día están disponibles gracias a una versión editada por Mario Isnenghi y publicada por la editorial Il Mulino, vieron la luz por primera vez, en 15 capítulos, en el Popolo d'Italia, un periódico que él mismo dirigía. En 1923 se recopilaron en un solo tomo, dando lugar así al primer autorretrato del dictador.

¿Cómo se retrató Mussolini a sí mismo? Como un soldado excepcional que compartía coñac y momentos difíciles con sus compañeros. Pero, principalmente, como un héroe, un líder carismático de una comunidad obediente que se dejaba doblegar a su antojo. De hecho, se presentó como alguien que estaba "preparado para vivir un día como un león", como rezaba una frase escrita en una casa cerca del río Piave y que se convirtió en un lema para los soldados italianos.

Más que valor, Mussolini tenía un don para escribir y para la propaganda, eso es innegable. Pero el lema no trajo consigo nada de suerte. Ni a los soldados que lucharon en la batalla de Caporetto ni al propio Duce. Estaría bien que alguien se lo dijera al alterado magnate estadounidense.

Este post fue publicado originalmente en la edición italiana de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.

ESPACIO ECO