derecha

Una cosa es lo que se vota y otra lo que se es: los andaluces se declaran centristas pero responden al desgaste de 37 a√Īos de socialismo o la desuni√≥n de la izquierda.
Tras 20 a√Īos de protagobismo, por primera vez la corriente conservadora del expresidente √Ālvaro Uribe no llega a la segunda vuelta. De la presidencia a la nada.
Al frente de la Regi√≥n de Francia y exministra, se define como ‚Äúun tercio de Thatcher y dos tercios de Merkel‚ÄĚ y las encuestas la sit√ļan entre la segunda y la tercera posici√≥n.
"Si dicen algo que sea verdad es porque se han equivocado‚ÄĚ, ha remarcado sobre la pol√≠tica de bulos.
Espa√Īa, con Portugal, va a la cabeza en porcentaje de vacunaciones. El sistema en este aspecto ha funcionado, a pesar del tremendismo de opereta de algunos partidos.
"Me parece muy triste".
La frivolidad y el altivo cinismo de la derecha espa√Īola, cada vez m√°s radicalizada, est√° siendo uno de los elementos m√°s importantes para el deterioro internacional de la imagen de Espa√Īa.
Uno de cada cinco se identifica como 'de centro', seg√ļn el CIS.
Cada vez que en Espa√Īa hay que tomar decisiones hist√≥ricas, la reacci√≥n de las derechas se caracteriza por el histrionismo, el aspaviento irracional y las palabras de grueso calado.
Más allá de la política del tuit, es importante que la ciudadanía sepa qué dicen las leyes que la derecha y la ultraderecha quieren derogar.