Jair Bolsonaro

La abanderada del Movimiento Democr√°tico Brasile√Īo (MDB, centroderecha) fue la gran sorpresa de la primera vuelta y sus votos podr√≠an ser decisivos para Lula.
Las firmas demoscópicas son el objetivo de las críticas del partido del actual presidente y sus aliados, que cuestionan sus métodos para elaborarlas
La izquierda se impone, pero no con los m√°rgenes augurados por las encuestas. Sale a la luz un voto oculto por los ultras que evidencian una fractura social de enorme calado.
Los resultados de las elecciones en Brasil han caído como un jarro de agua de fría entre los simpatizantes del exmandatario.
El candidato ultra supera los resultados pronosticados en las encuestas: logra el apoyo del 43,2% del electorado, cuando los sondeos le atribuían un máximo del 37%.
La aspirante del Movimiento Democr√°tico Brasile√Īo supera a Ciro Gomes, figura importante en las √ļltimas d√©cadas de la pol√≠tica brasile√Īa.
El hoy exjuez Sergio Moro consiguió el asiento que se disputaba en el estado de Paraná con más de un 33% de los votos.
El candidato del Partido de los Trabajadores no cumple con las encuestas y se medirá con el líder ultra del Partido Liberal la jornada electoral del 30 de octubre.
Lula da Silva asegura que el país no quiere "más odio" antes de votar en las elecciones más polarizadas.
El presidente ganó en 2018 como respuesta a la corrupción que lastraba a la izquierda: no la ha combatido, la economía está tocada y su gestión del covid es escandalosa.