trastornos alimenticios

"Todavía me acuerdo de aquella época en la que no me permitía comer después de las seis de la tarde. Mi índice de masa muscular
thanksgivingfHa vuelto esa √©poca del a√Īo de las comidas, la familia, los amigos... Pero para la gente que lidia con un trastorno alimenticio, todos los aspectos entra√Īables de estas fechas se ven ensombrecidos por un peligro inminente: la comida y todo el bagaje emocional que la acompa√Īa.
Pinterest Twitter Tengo el cuerpo lleno de cicatrices, consecuencia de autolesionarme. Al principio, vivir con esas cicatrices
El punto de partida fue un shock emocional: rompí con mi novio y en poco tiempo perdí 11 kilos. No es que antes estuviera gorda, usaba una talla 38 (62 kg, 1,71 metros), me veía bien y, aunque era más bien glotona, jugaba al tenis y la idea de ponerme a dieta no entraba en mis planes.
"Si te tomas un zumo no es ayuno". "Yo no puedo vomitar, me escuchan mis padres". Dos chicas en el metro se insultan a sí