NOTICIAS
20/08/2012 10:14 CEST | Actualizado 20/08/2012 10:14 CEST

Cinco pesqueros salen a faenar cerca de Gibraltar escoltados por la Guardia Civil

EFE

Unos cinco barcos de la Cofradía de Pescadores de La Línea de la Concepción (Cádiz) han salido a faenar en las aguas próximas a Gibraltar que el Peñón reclama como propias, pese a la prohibición impuesta el pasado jueves por el ministro principal de la colonia, Fabian Picardo. Los pesqueros están escoltados por la Guardia Civil, aunque la situación parece controlada porque debido a la intensa niebla que cubre el Estrecho desde primera hora de la mañana, la mayoría de la flota no ha salido a pescar.

La jornada se desarrolla sin incidentes, aunque con cierta tensión, según ha explicado a Europa Press el patrón mayor de la Cofradía, Leoncio Fernández. Los barcos españoles están bajo la vigilancia de varias patrullas de la Royal Police gibraltareña que incluso han expulsado a uno de los pesqueros, si bien no se han producido incidentes.

Dado que la mayoría de la flota se ha quedado amarrada, no debería haber problemas entre las dos partes del conflicto durante este lunes. "En cualquier caso, mañana y hasta el viernes vamos a seguir viniendo a pescar", ha asegurado Fernández. Cuando las condiciones meteorológicas mejoren y la mayor parte de los pesqueros salgan, será cuando la respuesta de las autoridades gibraltareñas pueda ser más contundente.

Los marineros gaditanos se han quejado de la situación, y no entienden el cambio de postura de Picardo. "Se dijo que desde agosto hasta diciembre se pescaría sin problema y los científicos seguirían trabajando", aseveran, en alusión a la reunión del pasado 3 de agosto.

El alcalde de Algeciras y diputado del PP, José Ignacio Landaluce, ha mostrado su disconformidad y ha pedido al dirigente del Peñón que "acabe de una vez por todas con un problema que ha creado él". También ha invitado a los pescadores a acudir a "aguas que son españolas", garantizándoles el apoyo del Gobierno y la protección de la Guardia Civil.

MESES DE TENSIÓN

Los problemas entre España y Gibraltar vienen desde el pasado mes de marzo, cuando las autoridades del Peñón comenzaron a poner trabas a la flota andaluza y a limitar su actividad. El Gobierno de Fabián Picardo rompió de forma unilateral el acuerdo que existía con los pescadores desde 1999, y que les permitía trabajar sin restricciones dentro de las tres millas que Reino Unido y Gibraltar reclaman como propias, siempre y cuando no se acercaran a menos de 225 kilómetros de la costa.

Mientras el Peñón busca imponer una nueva ley con restricciones sobre la pesca, los pescadores andaluces, apoyados por el Gobierno y por el Rey, se resisten a someterse a una legislación que atañe a unas aguas que España no reconoce ni a Reino Unido ni a Gibraltar.

NUEVOS TIEMPOS