INTERNACIONAL
20/11/2014 20:57 CET | Actualizado 20/11/2014 22:05 CET

Repatriación de una cooperante, con alto riesgo de tener ébola, desde Malí: todo listo en el Carlos III

MADRID.ORG

Madrid se prepara para un posible nuevo caso de ébola. Se trata de una cooperante de Médicos sin Fronteras (MsF) nacida en Navarra, que está siendo trasladada desde Malí en un avión medicalizado fletado por la ONG. Es una doctora joven, de la que se desconoce su identidad, que no presenta síntomas pero ha tenido un contacto de alto riesgo.

La médico navarra estaba poniendo una inyección a un enfermo de ébola la pasada madrugada, entre las cuatro y las cinco, cuando se pinchó con la aguja. Al tratarse de un contacto de alto riesgo, Médicos Sin Fronteras ha decidido trasladarla a Madrid -donde se encuentra el hospital de referencia en España- para su tratamiento, pero de momento no presenta síntomas.

"No es una persona de riesgo. No está enferma", según ha explicado Fernando Simón, miembro del comité sobre el ébola, en una comparecencia en el Complejo de la Moncloa. El experto ha recordado que hasta que no pasan 48 horas desde el posible contagio no se presentan síntomas, y por lo tanto, en ese plazo no hay riesgo de contagio.

Como indica el protocolo, se va a proceder a su vigilancia activa durante 21 días y se estudiará aplicarle algún tratamiento profiláctico. El hospital Carlos III de Madrid, donde se ha tratado a las tres personas enfermas de ébola en España hasta la fecha, está preparado para acogerla.

"Si todo fuera bien, esperemos que no inicie síntomas", ha dicho Simón. Si los presentara, en el Carlos III tendrá "las máximas oportunidades para reducir el riesgo de infección", según el doctor, que ha señalado que su juventud es otro factor a su favor, además de que se le trataría desde los inicios de la enfermedad.

LLEGA ESTE VIERNES POR LA MAÑANA

Al conocer el incidente, MSF inició los trámites para fletar un avión medicalizado con el seguro que cubre a su personal. El Ejército hizo lo mismo, igual que con los cooperantes que ya fueron repatriados este verano, pero la organización prefirió hacer el traslado con el avión que ya había fletado. El vuelo procedente de Bamako llegará a Madrid este viernes por la mañana.

A diferencia de las repatriaciones anteriores, este caso no requiere de altas medidas de seguridad para mantener al paciente aislado, puesto que no tiene síntomas de la enfermedad, y de momento a la doctora ni siquiera se la puede llamar paciente.

Su caso es más parecido, por ahora, al de los contactos de Teresa Romero a los que se puso en cuarentena para tenerlos vigilados, y al menor síntoma, comenzar con tratamientos intensivos para combatir el virus. La salvedad, en este caso, es que su contacto sí ha sido de alto riesgo, pero como ha explicado Fernando Simón, no es fácil calcular la probabilidad de infección, aunque no se puede negar que es "relativamente alta".

TERCERA REPATRIACIÓN

Es la tercera operación de repatriación de ciudadanos españoles en este brote del ébola en África Ocidental, aunque a diferencia de los otros casos, esta vez no es el Ejército quien se ocupa del traslado. En el primer viaje llegaron los religiosos Miguel Pajares y Juliana Bohi, procedentes de Liberia, el pasado 7 de agosto. Finalmente ella no estaba infectada, pero él llegó en estado grave y falleció cinco días después. Tenía 75 años y era de La Iglesuela (Toledo).

Otro religioso de la misma orden, Manuel García Viejo, de 69 años, fue trasladado desde Sierra Leona y no tuvo mejor suerte. Falleció en Madrid el 25 de septiembre, días después de haber llegado.

Teresa Romero, una auxiliar de enfermería que atendió a los dos enfermos en el hospital Carlos III resultó contagiada por el virus. Estuvo grave y se temió por su vida, pero finalmente superó la enfermedad y fue dada de alta el pasado 5 de noviembre.

Photo gallery MSF contra el ébola See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD