POLÍTICA
26/09/2015 10:12 CEST | Actualizado 26/09/2015 20:21 CEST

La campaña de los candidatos catalanes, a examen

HUFFINGTON

Más que una carrera de fondo, la campaña de las elecciones catalanas ha sido un largo sprint. Los candidatos de los principales partidos eran novatos en estas lides y han tenido que apretar los dientes para darse a conocer y llegar a los ciudadanos.

Todo ello mientras el foco nacional e internacional les apunta directamente debido al carácter plebiscitario que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha imprimido a los comicios del 27-S. Pero, ¿cómo les ha ido a cada uno de los candidatos en estos últimos 15 días? El Huffington Post ha preguntado a ocho periodistas conocedores de la política catalana quién les ha sorprendido más, a quién han visto más flojo y qué sensación les han dejado.

Casi todos coinciden en que los candidatos han tenido detrás a los líderes de sus partidos moviendo con cuidado los hilos. El escritor y showman Bob Pop lo resume bien: "Todos tenemos la sensación de que detrás de cada candidato hay otra cosa. Es decir, detrás de Romeva está Mas, detrás de Arrimadas está Albert Rivera, detrás de Antonio Baños está el señor de la CUP que casi le tira la sandalia a Rodrigo Rato [David Fernández]…". Y zanja irónico: "Son como los fantasmas de Artur Mas, como si protagonizara el Cuento de Navidad de Dickens: se le ha aparecido la Generalitat del pasado, del presente, del futuro y Antonio Baños haciendo chistes".

Raül Romeva (Junts pel Sí): "Fuera de juego"

La lista independentista Junts Pel Sí, candidatura conjunta de CDC, ERC y entidades soberanistas, logrará la mayoría el domingo, siempre y cuando acierten las encuestas. Pese a ello, su 'número uno', Raül Romeva, ha sido un líder con las manos atadas para casi todos los analistas consultados.

Toni Aira, periodista y experto en comunicación política, no duda en que ha sido uno de los candidatos que menos ha aportado. Admite que no ha restado, aunque "difícilmente habrá sumado demasiado", y que su gran aportación ha sido su papel como nexo entre ERC y Convergencia, dado que ambas formaciones lo han "tolerado y asimilado con tranquilidad". "El problema es que su margen de maniobra era limitado, ya que se encuentra con el programa electoral pactado por dos fuerzas en las que no ha militado. Eso ha hecho que luciera poco respecto a las expectativas que se habían generado", señala.

Puede, sin embargo, que ese fuera el objetivo de Junts Pel Sí, que buscaba "una campaña contemporizadora y que fuera más allá de los liderazgos". "Hubiera sido raro que Romeva hubiera ejercido un liderazgo absoluto. Ha jugado el papel que ha podido jugar", insiste Aira. Una visión que comparte Iñaki Ellakuria, redactor de Política de La Vanguardia, quien ha visto al candidato "muy crispado" en los debates y "muy fuera de juego" por el "papelón" y la "mochila que tiene detrás y le toca defender": "Corrupción de CDC y las diferentes visiones entre CDC y ERC".

Esa crispación también la ha apreciado Joana Bonet, consejera editorial de Prisma Publicaciones: "Empezó la campaña con mucha más serenidad que con la que la termina, a menudo tenso e inflexible. Acaso por la presión que cae sobre él, desde que su nombre se ha fijado ya en la historia del independentismo, que lo ha buscado como una percha, un 'actor' que hable en nombre de todos los secesionistas".

Carles Francino, director de La Ventana de la Cadena Ser, tiene una opinión muy diferente de Romeva, a quien define como "una especie de Mr. Spock", el recordado personaje de Star Trek. "Como en la peli, Mas es el comandante de la nave, el almirante, pero Romeva-Spock le roba planos cada vez que aparece", compara el periodista, quien afirma que el candidato tiene "carisma y hechuras de president". "Se podrá estar más o menos de acuerdo con lo que dice, pero para mí ha sido un descubrimiento", zanja.

MÁS SOBRE ÉL:

Inés Arrimadas (Ciutadans): "Símbolo de los JASP"

Si para algunos Romeva ha estado tapado por Artur Mas, los analistas coinciden en que, en Ciutadans, la sombra de Albert Rivera ha tapado a Inés Arrimadas, que ha tenido un "liderazgo un poco improvisado", en opinión de Toni Aira. El experto en comunicación política no niega "las aptitudes y capacidades" de la candidata, pero subraya que el partido intentó hasta el último momento hacer doblete con Rivera en las generales y en las autonómicas y la estrategia les ha salido mal.

"Si yo soy un votante de Ciudadanos y veo que mi líder de referencia se reserva para las generales y me ponen a una candidata que no conozco, ahí tengo un chasco", señala Aira. Y esa opinión la comparte totalmente Miquel Noguer, jefe de política de El País en Cataluña, quien afirma que muchos votantes habrían preferido a Albert Rivera. "De hecho se ve en los mítines, que cuando entra él hay grandes aplausos y ovaciones. Inés Arrimadas lo ha intentado y ha mejorado, pero para los votantes de Ciudadanos no ha estado a la altura de Albert Rivera", insiste.

Iñaki Ellakuría también cree que Arrimadas ha ido de menos a más en la campaña y critica el "menosprecio inicial" que sufrió debido a su juventud (34 años). "Ha mantenido un nivel bastante bueno", afirma. E insiste en que la marca Ciudadanos "está muy fuerte" en Cataluña. Las encuestas así lo reflejan, dado que sería la primera fuerza no independentista en número de escaños, por delante de PSC y Catalunya Sí que es Pot.

Víctor Amela, periodista de La Vanguardia que ha visto todos los debates, se mueve en la misma línea: "Parecía una muñeca barbie, pero ha demostrado que es una tía con personalidad, muy suelta y desenvuelta en los debates, incluso interrumpiendo a los otros. Ha aportado belleza, juventud y frescura y el hecho de ser la única mujer puede favorecerle."

Carles Francino también alaba Arrimadas, de quien dice que es un símbolo de los nuevos JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados) del siglo XXI. Y la compara con Romeva: "Tanto uno como otra se nota que pisan fuerte. No deben andar cortos de autoestima. Les sitúo por encima del resto de aspirantes".

MÁS SOBRE ELLA:

Miquel Iceta (PSC): "La gran sorpresa"

Hay algo que pone de acuerdo a todos los analistas: Miquel Iceta ha sido "la gran sorpresa" de la campaña. Por sus bailes al ritmo de Don't stop me now, de Queen, en los mítines y en la televisión, pero no sólo por eso. "Pese a ser uno de los más conocidos, es el que tenía peores perspectivas al principio. Y durante esta campaña, sobre todo en los debates, ha destacado", explica Miquel Noguer, que califica al candidato del PSC como "un gran orador".

Toni Aira incide en el complicado panorama que tenía Iceta al inicio porque su partido "cargaba con el sambenito de la irrelevancia, de estar en tierra de nadie, y tener poco o nulo papel". En ese contexto, incide, el líder socialista ha acertado a la hora de hacerse un "hueco simpático" en esta campaña: "El gancho del baile puede sonar muy frívolo, pero no es ni casual ni tiene que ser negativo". Pero, avisa Aira, el baile no vale por sí solo y de Iceta "no se puede decir nunca que es un personaje irrelevante o vacío de contenido".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

En este sentido, Iñaki Ellakuría alaba que el candidato del PSC, "un personaje que no está en la nueva política, ni es joven, ni es fotogénico, ni queda bien en los carteles", ha sabido quitar dramatismo gracias al baile y ha sido "claramente" el ganador de todos los debates por "su solidez y la brillantez en la exposición". "Se ha visto como la persona más sólida y con un proyecto e ideas más coherentes con la realidad que nos rodea de la UE; de España y de Cataluña. Buscar una salida pactada y dialogada", explica el redactor de La Vanguardia. Su compañero Víctor Amela recuerda que "siempre ha sido irónico e inteligente, pero ahora se ha lucido a fondo". "Siendo pequeño y calvito, brillaba con su ironía. ¡Llamaba hijito a Romeva en los debates!", exclama.

Para Miquel Noguer, los bailes le han valido para completar ese buen desempeño dialéctico: "Le habrá servido para llegar al público que no ve los debates. Le ha permitido estar en el mapa y, como mínimo, jugar en igualdad de condiciones que los otros". Joana Bonet lo expresa de otra forma al decir que Iceta ha conseguido "poner foto a su nombre gracias a sus bailes, su marcha y a su carisma": "Por fin el PSC ha convertido a uno de sus máximos fontaneros en líder, que reactiva el mensaje federalista erigiéndose en portavoz de los puentes y los pactos".

MÁS SOBRE ÉL:

Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot): "Antiguo"

Los analistas colocan en el extremo negativo a Lluis Rabell, el candidato de Catalunya Sí que es Pot, en la que se integra Podemos. Todos coinciden en que, pese a su larga trayectoria en la lucha vecinal, ha sido el candidato más flojo.

Una visión que expresa claramente Bob Pop, que dice no saber quién es Rabell: "Le he visto en los carteles y me he preguntado '¿Ese señor quién es? ¿Pero está en campaña? ¡Es que no sé ni su nombre!". Asegura que sabe "que es un hombre como mayor, respetable", que tiene "una carrera impecable en todo el trabajo de sociedad civil en barrios", pero critica que "no ha lanzado mensaje alguno": "No le tengo pillado el punto. Es el hombre misterioso".

También para Ellakuría ha pasado desapercibido y admite que ha sido su "gran decepción". "Pensaba que la apuesta de Podemos y de ICV sería de alguien que conectara con la gente joven, que viene de movimientos ciudadanos y 15-M, como hizo Colau. Me da la sensación que aquí han pinchado", reflexiona. Su compañero de La Vanguardia Víctor Amela va un poco más allá. Asegura que, pese a venir "bendecido por el gran Padre Blanco, Pablo Iglesias", ha "oscurecido la campaña": "No es excitante, al escucharle te crees en un mitin en una fábrica de obreros, tiene un punto antiguo".

En este sentido, Miguel Noguer cree que Podemos ha fallado si pretendía fabricar en dos meses un personaje político como Ada Colau. "Si querían hacer una prueba para ver cómo funcionaba una confluencia de este tipo de cara a las generales, seguramente habrán aprendido cosas", explica el periodista de El País. Entre esas lecciones, apunta, habrán visto que "cada rincón de España es un mundo" y que deben adaptar muy bien el discurso porque "las fuerzas del cambio ya no son tan nuevas como hace un año y se espera de ellas que demuestren más".

De momento, las encuestas sitúan a Catalunya Sí que es Pot como segunda o tercera fuerza no independentista, por detrás de Ciudadanos y, en ocasiones, del PSC. La candidatura de Rabell se ha ido deshinchando en los sondeos conforme pasaban los días.

MÁS SOBRE ÉL:

Xavier García Albiol (PP): "Desacomplejado"

Su nombramiento fue uno de los más sonados, por polémico. Xavier García Albiol tenía un largo historial de frases racistas y xenófobas de su etapa como alcalde de Badalona cuando fue nombrado por el PP como candidato el 27-S. Dos meses después, los analistas creen que, dentro de su papel, ha hecho buen trabajo.

El más descriptivo es Víctor Amela, quien asegura que Albiol es "el más desacomplejado". Dice que, "feliz de marcar paquete, de ser él mismo", seguramente ha ganado votos para el PP. "Si tiene que mentir mentirá, no tiene escrúpulos", advierte. Miquel Noguer también piensa que ha ganado votos 'populares'. "Habrá logrado, como mínimo, frenar la sangría que se veía en todas las encuestas. El PP no habrá caído más de lo que estaba", afirma el periodista de El País, quien recuerda que Alicia Sánchez Camacho, anterior líder de los 'populares' en Cataluña, "estaba amortizada a todos los efectos".

Además, Iñaki Ellakuría cree que Albiol ha hecho buena campaña al margen de la oficial, pisando barrios, mercados, bares y asociaciones de vecinos, "que es lo que le gusta". "Se nota que ha sido alcalde y domina mucho esta técnica más populista", admite, aunque asegura que "el efecto Albiol" será más limitado de lo que se cree.

MÁS SOBRE ÉL:

Antonio Baños (CUP): "Frescura"

Antonio Baños, el candidato de la CUP, ha sido, junto a Iceta, la gran sensación para los analistas consultados. Y las encuestas así lo reflejan: pasarían de tres escaños a entre 8 y 12, lo que les podría convertir en pieza clave para una mayoría absoluta independentista.

Víctor Amela lo califica como "muy oxigenante" porque ha "transmitido cercanía" y una "manera de hacer política como de estar por casa". "En los debates ha estado desestructurado, irónico, haciendo burlas... Podría ser que la CUP dé una sorpresa en las urnas, y Baños en los debates habrá sido determinante", afirma.

Amela y José Martí Gómez, con cincuenta años de periodismo a las espaldas y colaborador en A vivir que son dos días y el blog Lamentable.org, citan como gran acierto de la campaña este vídeo que en YouTube lleva más de 500.000 visitas en cuatro días:

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Martí Gómez alaba la "frescura" de toda la campaña, que califica de "honesta". "Defienden lo que siempre han defendido y van a ser la clave del 27-S. Yo les votaría si no fueran independentistas", asegura. Iñaki Ellakuria vaticina incluso que la CUP va a quitar muchos votos a Catalunya Si que es Pot gracias a que ha encontrado "un discurso que va en otra línea diferente a Junts Pel Si".

Toni Aira va en la misma línea, aunque se muestra sorprendido de que Antonio Baños aceptara su papel como candidato. "Era votante del PSOE de Felipe, federalista... y ha acabado de independentista y antisistema en la CUP", afirma el experto en comunicación política, que destaca el papel del candidato en los debates de "asumir que él no es de ese mundo (político) e identificarse con mucha gente que está cabreada con la política y sus dinámicas".

"Se tomaba durante momentos casi a cachondeo los intercambios entre otros candidatos. Casi no intervenía, pero cuando lo hacía era para ridiculizar con ironía y sarcasmo a los demás", asegura Aira. Joana Bonet destaca que el sentido del humor ha entrado en campaña "con un punto de teatralización" de la mano de este republicano "que propone cambiarlo todo-todo". "Con menos de 60 días en la política activa, ha colocado un mensaje diferente", añade.

MÁS SOBRE ÉL:

Ramon Espadaler (Unió): "Gris"

Unió sufre tras su ruptura con Convergència. Las encuestas vaticinan que obtendrá entre tres y ningún escaño y los expertos afirman que su candidato, Ramon Espadaler, ha sido, junto a Lluís Rabell, el más "gris" de la campaña. De hecho, casi ninguno de los analistas consultados ha citado al candidato de Unió espontáneamente.

"Es un señor gris, correcto, que no trasmite emoción, de esos que el fin de semana van a comprar el tortell para comer con los niños en casa", explica Víctor Amela, quien aplaude que Espadaler "no finge ser lo que no es: ni un líder, ni un gran orador".

A ello se une que, para muchos, Unión se reduce a Josep Antoni Duran i Lleida. "Al señor de Unió no le he prestado mucha atención porque en mi corazón está Duran i Lleida", confiesa Bob Pop, quien asegura que cuando Unió se separó Convergencia pensó que por fin podía "votar en bloque" a todos los de Unió. "Toda mi infancia fue Convergencia i Unió. Es como si Herri se separa de Batasuna".

MÁS SOBRE ÉL:

Esta es la opinión de los expertos. Ahora le toca hablar a los votantes. ¿Quiénes pasarán el examen de la ciudadanía?

TE PUEDE INTERESAR...