VIRALES
09/04/2018 08:21 CEST | Actualizado 09/04/2018 08:22 CEST

Su cita no se entera de lo "pedante" y cansino" que está resultando y se lleva el corte de su vida al intentar besarla

Selene, con elegancia infinita, le hace una cobra con una preciosa sonrisa en la cara.

CUATRO

Selene, una camarera bilbaína de 21 años, acudía al restaurante de First Dates con una propósito: encontrarse a un tipo normal.

La chica estaba un poco traumatizada porque, según ella, sólo encuentra parejas raras, como "un tío gay que no quería admitir que lo era" y que quería estar con ella para excusarse de que realmente le gustaba su amigo.

Y con esa tarjeta de presentación se enfrentó a su cita con Jordi, un mallorquín de 27 años que, de primeras, le causó una impresión muy buena.

Sin embargo, a medida que iba avanzando la noche, la cosa se fue enfriando. Selene se ha empezado a encontrar incómoda con el chaval, que poco a poco ha ido resultándole de lo más "pedante" y "cansino" con frases como "se nota cuando una persona es pura magia, por la mirada, su forma de ser, los gestos. Es magia".

El problema es que Jordi no identificó en ningún momento que la cosa iba cuesta abajo y sin frenos. Así que, ni corto ni perezoso, aprovechó el momento fotomatón para para venirse arriba e intentar besar en la boca a Selene que, con elegancia infinita, le hizo una cobra con una preciosa sonrisa en la cara.

Pincha aquí para ver el vídeo del momento en la web de Cuatro

CUATRO

"Que no me haya querido dar un beso pues, me gusta y todo", afirmó Jordi, en un claro ejemplo de que quien no se consuela es porque no quiere.

La percepción de Selene era bien distinta: "Jordi me ha parecido un tío raro por las maneras, no es lo que yo buscaba... me ha faltado algo", explicó ante la cámara la chica, en un prólogo de lo que iba a llegar en la decisión final:

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA HONEST