VIRALES
16/04/2018 19:33 CEST | Actualizado 16/04/2018 19:33 CEST

El vídeo con más de 10 millones de reproducciones que ha obligado a Starbucks a pedir perdón

La detención injustificable de dos jóvenes negros en una de sus cafeterías les sitúa en el centro de una polémica por discriminación racial.

Mark Makela / Reuters

Starbucks enfrenta acusaciones de discriminación racial en Estados Unidos tras la detención de dos hombres negros en una cafetería de Filadelfia mientras esperaban a un amigo, un incidente que la compañía consideró "reprensible".

Un video de lo ocurrido, que este lunes registraba 10 millones de reproducciones tras su publicación el jueves, generó una condena generalizada en las redes sociales durante el fin de semana, con protestas frente al local y llamados a boicotear a la cadena de cafeterías.

El video difundido por una cliente blanca de Starbucks, Melissa DePino, muestra a varios policías uniformados interrogando y luego esposando a los dos hombres, que no ofrecen resistencia.

En primer plano, un hombre blanco, también cliente en la cafetería, cuestiona la detención, preguntando repetidamente a un policía: "¿Qué hicieron? ¿Qué hicieron?".

"Llamaron a la policía porque estos hombres no habían pedido nada. Estaban esperando a que apareciera un amigo, que llegó mientras los sacaban esposados por no hacer nada. Todo el resto de (personas) blancas nos preguntamos por qué nunca nos ha sucedido algo así cuando hacemos lo mismo", dijo DePino en su cuenta en Twitter.

"Me disculpo sinceramente con los dos hombres arrestados", dijo el director ejecutivo de Starbucks, Kevin Johnson. "Starbucks se opone firmemente a la discriminación o la discriminación racial", dijo en un comunicado.

Entrevistado por ABC News este lunes, prometió "una revisión exhaustiva" de las prácticas de la empresa para que esto no vuelva a suceder "nunca más". "Lo que le pasó a estos dos caballeros estuvo mal", afirmó.

El director ejecutivo de Starbucks dijo que esperaba reunirse personalmente con ellos "para ofrecerles una disculpa cara a cara".

El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, consideró que la disculpa de la empresa no era suficiente y ordenó investigar sus prácticas. "Starbucks debería ser un lugar donde todos sean tratados de la misma manera, sin importar el color de su piel", dijo en una declaración.

ESPACIO ECO