POLÍTICA
09/04/2019 10:39 CEST

"Abanderado de una tuna": el enorme temor de Gabilondo de que alguien como Casado pueda llegar a presidente

"Es sucio, es peligroso y da la medida de su atolondramiento irresponsable".

CADENA SER

Pablo Casado podría ser presidente de España el mes que viene pero sigue pareciendo con demasiada frecuencia un bocazas alegre e inmaduro, más fácil de imaginar como dinámico delegado de curso o abanderado de una tuna que como estadista”. El periodista Iñaki Gabilondo ha mostrado su preocupación —en su comentario ¿Casado presidente?, en la Cadena Ser— sobre el hecho de que el líder del PP, Pablo Casado, pueda llegar a ser presidente, “oyendo las cosas que dice”. 

“Decir que Sánchez ‘prefiere manos manchadas de sangre que manos pintadas de blanco’ es sucio, es peligroso y da la medida de su atolondramiento irresponsable y del miedo a Vox, que viene como un bólido”, ha argumentado Gabilondo, quien ha visto en el presidente popular aquella determinación de Aznar de “ir en línea recta a la conquista de La Moncloa sin detenerse ante nada, sin respetar ningún semáforo democrático, ni siquiera el de la complicidad de la lucha antiterrorista”.

“Yo acostumbro a imaginar a los aspirantes representando al país en las grandes solemnidades institucionales o en los foros internacionales. Los que les asesoran deberían ayudarles a vestir con dignidad y empaque el cargo al que aspiran y encargar las tonterías, los exabruptos, las salidas de tono, a los subalternos”, ha afirmado el periodista.

¿Casado presidente? 

Pablo Casado debería recordar que dentro de unas pocas semanas podría ser presidente del Gobierno de España. Yo no puedo olvidarlo y, oyendo las cosas que dice, esa posibilidad no me tranquiliza. De Aznar ha heredado Casado la determinación de ir en línea recta a la conquista de la Moncloa sin detenerse ante nada, sin respetar ningún semáforo democrático, ni siquiera el de la complicidad de la lucha antiterrorista. Esa posición del expresidente nos proporcionó momentos de gran desunión que creíamos superados pero que por desgracia regresan de muy mala manera con su desprejuiciado discípulo. Decir que Sánchez “prefiere manos manchadas de sangre que manos pintadas de blanco” es sucio, es peligroso y da la medida de su atolondramiento irresponsable y del miedo a Vox, que viene como un bólido.

Solemos repetir que en campaña los partidos tienen que concretar sus propuestas, y es lo que están haciendo estos días, pero no añadimos algo que es también muy relevante: que a tres semanas de las elecciones los candidatos a la Presidencia del Gobierno se miden también en otro terreno, el de su talla como hombres de Estado. Yo acostumbro a imaginar a los aspirantes representando al país en las grandes solemnidades institucionales o en los foros internacionales.

Los que les asesoran deberían ayudarles a vestir con dignidad y empaque el cargo al que aspiran y encargar las tonterías, los exabruptos, las salidas de tono, a los subalternos. Es lo que tendrían que estar haciendo con Pablo Casado, que podría ser presidente de España el mes que viene pero que sigue pareciendo con demasiada frecuencia un bocazas alegre e inmaduro, más fácil de imaginar como dinámico delegado de curso o abanderado de una tuna que como estadista.

ESPECIAL PUBLICIDAD