Lituania restringe el paso de mercancías por Kaliningrado y Rusia estalla: estas son las claves

Diplomáticos convocados, amenazas de "respuestas tremendamente dolorosas" y más presión económica. Hablamos de territorio UE y OTAN y el escenario es otro.
Un tren de Kaliningrado entra en Kybartai, Lituania, el pasado 16 de abril.
Un tren de Kaliningrado entra en Kybartai, Lituania, el pasado 16 de abril.
Paulius Peleckis via Getty Images

Kaliningrado, el enclave ruso con salida al mar Báltico que hace frontera con Lituania y Polonia, se ha convertido en el nuevo punto de tensión entre el Kremlin y la Unión Europea. El Ministerio de Exteriores ruso ha convocado a la encargada de negocios de la Embajada de Lituania en Moscú, Virginia Umbrasene, para trasladarle sus quejas tras el bloqueo parcial y “sin previo aviso” por territorio lituano del tráfico ferroviario metales, cemento y materiales de construcción, entre otras mercancías, entre Rusia y Kaliningrado. Pero la UE defiende a su estado socio y dice que sólo está cumpliendo con las sanciones previstas. Aún así, hay miedo a represalias.

¿Hay choque a la vista? Estas son claves del nuevo y serio roce Bruselas-Moscú.

El choque

Kaliningrado, antiguo territorio alemán que tomó su nombre del revolucionario soviético Mijaíl Kalinin, es un enclave que está separado del resto del territorio de la Federación Rusa y que tiene frontera con dos países de la UE y de la OTAN, Lituania y Polonia. El nuevo bloqueo viene derivado de campaña militar rusa en Ucrania y coincide con la más que probable concesión esta semana a Kiev del estatus de candidato al ingreso en la UE y también la posible entrada en la OTAN de Finlandia y Suecia, dos países bálticos.

Las autoridades lituanas tomaron la decisión de restringir a partir del sábado el tránsito ferroviario a través de su territorio hacia y desde Kaliningrado, como parte de las sanciones impuestas a Rusia por su campaña militar en Ucrania. Y Moscú acusa a Vilna de violar tanto el Acuerdo de Colaboración y Cooperación de 1994 como la Declaración Conjunta de 2002 sobre el tránsito entre Kaliningrado y el resto del territorio de la Federación rusa.

Sin embargo, el ministro de Exteriores lituano, Gabrielius Landsbergis, ha defendido que “no es una decisión de Lituania, sino simplemente la puesta en práctica de lo acordado por la UE”. En defensa de Lituania, el Alto representante de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, tras la reunión especial del Consejo Europeo con los ministros de Asuntos Exteriores, ha aclarado que las conexiones por tierra entre Lituania y el enclave ruso de Kalingrado “no se han parado” y que, por lo tanto, “no hay ningún bloqueo”.

Borrell ha enfatizado que “Lituania no ha aplicado ninguna decisión unilateral” y “solo está llevando a cabo las sanciones comunitarias”, por lo que el bloqueo solo afecta a las importaciones sancionadas y no al resto de mercancías ni a los pasajeros.

“Los pasajeros y los bienes que no están sujetos a las sanciones de la UE pueden seguir transitando el territorio lituano desde y hacia Kaliningrado”, ha señalado el Gobierno lituano en un comunicado. Así, ha insistido en que Lituania “no ha introducido ninguna restricción unilateral, individual o adicional respecto a este tránsito”.

La reacción de Putin

Rusia ha hecho un llamamiento este martes a la UE para que restablezca “inmediatamente” el tránsito con Kaliningrado, después de la decisión de Lituania de restringir el trasiego de mercancías hacia y desde ese enclave báltico. Moscú convocó al embajador de la UE, Markus Ederer, a quien expresó una firme protesta por lo que considera una propagación de las restricciones antirrusas y unilaterales al tránsito de mercancías entre la región de Kaliningrado y el resto de la Federación Rusa, informó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

Por eso Rusia exige a Bruselas “restablecer inmediatamente el funcionamiento normal del tránsito en Kaliningrado”, puesto que, de lo contrario, “habrá medidas de respuesta”.

El comunicado de Exteriores insiste en que es “inadmisible” la adopción de medidas que a juicio de Moscú violan “las obligaciones jurídicas y políticas de la UE” y que conducen a “una escalada de la tensión”.

El embajador Ederer señaló a la prensa a la salida del ministerio que explicó a la parte rusa “la postura de principio de la UE relativa a la agresión rusa en relación con Ucrania”.

Por su parte, el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, viajó hoy a Kaliningrado para abordar los problemas creados por el bloqueo parcial al tránsito ferroviario por el territorio de Lituania. “Rusia reaccionará sin lugar a dudas a estas acciones hostiles. Las medidas correspondientes se estudian en formato interinstitucional y serán aprobadas próximamente. Sus consecuencias incidirán gravemente en la población de Lituania”, aseguró.

Las consecuencias económicas

El gobernador de Kaliningrado, Antón Alijánov, ha advertido a Lituania que los puertos bálticos “no pueden existir, les guste o no, al margen de la Federación Rusa”. “En cuanto al transporte, las medidas de respuesta son muy evidentes y tremendamente dolorosas (para Lituania). Si excluimos el tránsito a través de territorio ruso, entonces su competitividad no es que se reduzca drásticamente, sino que simplemente se verá anulada”, resaltó.

Alijánov ha admitido que el bloqueo parcial lituano afectará a hasta un 50% de las mercancías que recibe el territorio, en su mayoría metales, cemento y materiales de construcción, por lo que ha acusado a Vilna de intentar “estrangular” la economía local.

“Es un paso abiertamente hostil. Nosotros no queremos comprar esos productos a Europa. Nos dedicamos a suministrar a nuestra región o a exportar principalmente a territorio ruso las mercancías que aquí producimos”, ha destacado Alijánov a la televisión pública rusa. Se trata de una “gran variedad de mercancías”, aunque ha matizado que el carbón no se verá afectado hasta el 10 de agosto y el diésel o la gasolina hasta diciembre.

Semana clave

Como parte afectada en el asunto, desde Kiev, su presidente, Volodimir Zelenski, Volodímir Zelenski, advirtió que “debe esperarse una mayor actividad hostil por parte de Rusia” ante esta “semana histórica” en la que Ucrania espera que los líderes europeos respalden su candidatura a entrar en la UE durante la Cumbre que los Veintisiete mantendrán en Bruselas este 23 y 24 de junio. El primer paso lo dieron este lunes los ministros de Exteriores con un apoyo unánime tras despejarse las dudas de los países más reticentes a la ampliación del bloque comunitario.

Desde otra institución, el Consejo de la Unión Europea prolongó durante otro año las sanciones impuestas por la “anexión ilegal” de Rusia en el 2014 de los territorios ucranianos de la península de Crimea y la ciudad de Sebastopol.

La invasión rusa en Ucrania, vista por el Premio Pulitzer Emilio Morenatti