Guterres viaja a Rusia y Ucrania con la meta de "poner fin a la guerra cuanto antes"

El secretario general de la ONU reclamará a Putin y Zelenski que se creen "las condiciones para terminar con el sufrimiento de los civiles".

El secretario general de la ONU, António Guterres, se reunirá este martes con el presidente ruso, Vladímir Putin, y luego con el ucraniano, Volodímir Zelenski. Será la primera vez desde que comenzó la guerra que una misma persona, al mando de una institución como la ONU, se siente con ambos, aunque sea por separado. Su meta es “poner fin a la guerra cuanto antes”, aunque hay pocas esperanzas de que su gira desbloquee las cosas.

Ayer por la tarde, el portugués coincidió con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la necesidad de un inmediato alto el fuego en Ucrania. Lo hizo en una escala previa en su viaje, para dar las gracias al turco por su papel de mediador con los dos equipos negociadores. Aunque no hubo encuentro con los medios después de su cita, Naciones Unidas informó en un comunicado de que los dos líderes subrayaron que su objetivo común es “crear las condiciones para terminar con el sufrimiento de los civiles”.

Ambos destacaron la urgencia de abrir corredores humanitarios para evacuar a los civiles y poder hacer llegar ayuda a las zonas afectadas por la guerra provocada por la agresión de Rusia a Ucrania.

El secretario general mostró su apoyo a los esfuerzos de Turquía, miembro de la OTAN pero con importantes vínculos económicos con Rusia, por actuar de mediador en el conflicto. Los dos líderes discutieron también el impacto regional y global de la guerra en Ucrania sobre temas de energía, alimentación y finanzas, indicó Naciones Unidas.

El conflicto es un severo golpe para el sector turístico de Turquía, pero la interrupción de las exportaciones de cereales y aceites de Rusia y Ucrania ha causado ya preocupación en varios países africanos dependientes, además de en Turquía.

En sus esfuerzos por poner fin a una guerra que erosiona su propia economía, el Gobierno turco consiguió reunir el pasado marzo a los ministros de Exteriores de Rusia y Ucrania, Serguéi Lavrov y Dmytró Kuleba, respectivamente, en la ciudad de Antalya, pero el encuentro no tuvo consecuencias prácticas.

Hablar con todos

Una reunión entre una delegación rusa y una ucraniana en Estambul, a finales de marzo, llevó a la elaboración de un posible plan de paz, que dejaba fuera los asuntos espinosos de Crimea y el Donbás, pero sentaba bases para negociar. El plan preveía que Ucrania aceptara mantenerse fuera de la OTAN, pero a cambio de que una decena de países ofrecieran garantías de respaldarla con armas y tropas en caso de invasión o agresión militar.

Sin embargo, las denuncias de crímenes de guerra en zonas que estuvieron ocupadas durante semanas por las tropas rusas congelaron las negociaciones.

“Continuamos nuestras conversaciones, tanto con las partes implicadas como con otras instituciones, para poner rápidamente fin a la guerra entre Rusia y Ucrania”, dijo Erdogan tras su encuentro con Guterres.

El mandatario dijo que en la reunión hablaron “de forma exhaustiva y extensa” sobre cómo está la situación y de qué pasos pueden darse a partir de ahora. Además, anunció que hablado en los últimos días con Zelenski y que hoy hará lo mismo con Putin. El presidente turco ha conversado varias veces por teléfono las últimas semanas con Putin y con Zelenski, y ha ofrecido que su país acoja una cumbre entre los dos líderes.

Acercar a los bandos

”Hacemos todo tipo de esfuerzos para acercar a ambos bandos y alcanzar, primero, un alto el fuego y, después, una paz duradera”, explicó hoy el presidente turco.

Erdogan insistió en que el proceso negociador iniciado en Estambul sigue siendo el más importante para resolver la crisis.

El Gobierno turco mantiene una política ante la invasión rusa de Ucrania que él mismo califica de “equilibrio”.

Ha condenado el ataque y también las masacres cometidas por Rusia, pero se niega a aplicar sanciones o a sumarse a las que impulsan los países occidentales.

Tras su reunión de ayer con Erdogan, el secretario general de la ONU viaja a Moscú, donde mañana tendrá un encuentro con el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y será recibido por el presidente del país, Vladímir Putin.

En esas reuniones, el político portugués confía en poder hablar de lo que “se puede hacer para llevar urgentemente la paz a Ucrania”, señaló una portavoz de la ONU al anunciar el viaje.

Tras la escala en Moscú, Guterres viajará a Ucrania para charlar con su ministro de Exteriores, Dmytró Kuleba, antes de encontrarse el jueves con el presidente Zelenski.

Cadáveres en la estación tras el bombardeo

Matanza de civiles en la estación de Kramatorsk