VIRALES
08/08/2019 10:58 CEST

Jordi Cruz se defiende tras las críticas por esta imagen de 'MasterChef': fíjate en lo que hay sobre las mesas

"No es malo", zanja.

RTVE

El chef Jordi Cruz se ha defendido por las recurrentes críticas que los espectadores lanzan contra el programa de TVE MasterChef, en el que es jurado, por lo que algunos consideran imágenes demasiado explícitas o violentas contra los animales.

Sin ir más lejos, en la última temporada TVE tuvo que dar explicaciones tras las quejas del público porque los concursantes tuvieron que despellejar y eviscerar una liebre.

TVE

“Era una escena muy sanguinaria y muy fuerte para la hora que era, las 11 de la noche, en la que cualquier niño puede estar viendo la televisión”, dijeron algunos espectadores.

En su momento, TVE subrayó que “para formar a los futuros cocineros tienen que poner en práctica muchísimas técnicas como puede ser despellejar un conejo o una liebre o desplumar un pollo”.

“Si no hacen esto pueden tener una carencia a la hora de dedicarse a la cocina”, añadió antes de recordar que “en ningún caso ha existido un maltrato porque el animal ya estaba muerto”.

Ahora, en una entrevista en El Mundo, Jordi Cruz se manifiesta en la misma línea. “Es que la gente se cree que el pollo que compramos en el súper ya ha nacido sin plumas ni piel, desangrado y cortado”, defiende.

“Salir por televisión explicando cómo se manipulan los productos no es malo. Por ejemplo, el bogavante: se tiene que cocinar en vivo porque si no se deshace. Y hay técnicas para hacer que el bicho ni se entere”, añade.

Por lo demás, el cocinero subraya que TripAdvisor “no es una buena herramienta para juzgar un oficio tan sacrificado” como el suyo.

“Recibes críticas malas por el hecho de no haberte hecho una foto con alguien. Se trivializan mucho las cosas y le veo lagunas. Antes existía el crítico, que podía ser un cabroncete, pero tenía criterio. Ahora luchas contra muchísima gente y no toda tiene criterio”, señala.

Además, Jordi Cruz destaca que el único vicio que tiene es fumar puritos y que le da vergüenza admitirlo. “Porque, es verdad, tengo ese problema, es una drogadicción”, justifica.

“Dejé un año de fumar y no mejoró mi paladar, quizá porque lo tengo muy entrenado. Quizá es que soy un bicho raro”, admite.

Photo gallery Ganadores de Masterchef: sus gustos See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD