VIRALES
09/07/2019 16:07 CEST | Actualizado 09/07/2019 17:07 CEST

Lluvia de críticas al embajador israelí en Brasil por lo que ha hecho en una comida con Bolsonaro

Cuidado con la dieta...

TWITTER

En verano hay que cuidar la dieta... máxime si eres un personaje público y no quieres que te pasen cosas como la que le ha ocurrido al embajador de Israel en Brasil, Yossi Shelley.

El pasado domingo él y el líder americano, Jair Bolsonaro, compartieron un almuerzo previo a la final de la Copa América. En el menú, el plato estrella era langosta, un alimento no “kosher” y, por tanto, en contradicción con las normas de la Torá, que prohíbe consumirla a los judíos.

¿Cómo evitar el escándalo al hacer la foto pública? La solución adoptada fue, sin duda, la peor. Los propios trabajadores de la embajada judía decidieron tapar los restos del producto con un nada fino trabajo de edición de imagen: dos tachones negros sobre los platos de ambos protagonistas.

Las reacciones, múltiples y en varios idiomas, se mueven entre la ironía de quienes proponen otros modos de “encubrir” ese “pecado” y los que muestran su absoluta indignación, llegando a pedir la dimisión del embajador.

“No me escondas”, responde un usuario, con un gif de una langosta de juguete.

“Les ayudé e hice un trabajo mejor en Photoshop. De nada. Incluso hay un poco de naranja en las alas para estar saludable”, ironiza otro tuitero con más habilidad que el editor original.

″¿Quién come langosta con vino tinto? Dimisión”, pide otro usuario.

“La austeridad solo para los pobres”, comenta Sincero.