Los entresijos de la conversación entre Draghi y Putin: "Hablemos de paz"

El primer ministro italiano explica que en su encuentro notó "otro tono" en Putin con respecto al de días antes de la guerra.
Mario Draghi atiende a los periodistas internacionales tras hablar con Putin
Mario Draghi atiende a los periodistas internacionales tras hablar con Putin
ANDREAS SOLARO via Getty Images

ROMA.- Nota en Putin “otro tono”, pero está obligado a ser cauto. Mario Draghi, el primer ministro italiano, departió durante 40 minutos este miércoles con el líder ruso. Y de su encuentro telefónico se habló del gas, de las sanciones, pero sobre todo, de “paz”, como ha explicado el propio político transalpino

Con un aire tranquilo, apacible y muy cordial, Draghi ha contestado durante más de una hora a las preguntas de Asociación de la Prensa Extranjera en Italia en un encuentro en el que estuvo El HuffPost. En su intervención no ha esquivado temas, pero el central ha sido, no podía ser otro, la conversación con Putin. No será la última, como reconoció, ya que ambos quedaron en mantenerse en contacto: “Le he confirmado la disponibilidad de Italia”.

“Fui cauto cuando hablé con él, pero desde la última vez que hablamos, que fue una semana antes del inicio de la guerra, noté otro tono, no sabría decir en qué sentido y quiero ser muy cauto al interpretarlo, porque está en un momento de evolución; en una llamada telefónica de 40 minutos no se puede saber si me estaba dando información”.

La conversación entre Draghi y Putin se basó principalmente en la venta del gas ruso y su forma de pago. Pero también hablaron sobre cual podría ser el acuerdo con Ucrania para detener la guerra. Draghi preguntó acerca de su posible encuentro con Zelenski, que sigue esperando la respuesta desde el inicio de la guerra, pero, a juicio de Putin, todavía no es el momento para tener esa reunión.

“Italia y Alemania, junto con otros países importadores de gas, de petróleo, carbón, de cereales, de maíz, etc. estamos financiando la guerra”

- Mario Draghi

Pese a esto, Draghi no ha ocultado que su sensación es que se están dando poco a poco pasos hacia adelante, con las posiciones de ambos bandos acercándose. “Todos estamos deseando ver un poco la luz a este conflicto, pero no podemos dejar de tener los pies en la tierra”, matizándose de inmediato y añadiendo que “estamos seguros de que se puede llegar a la paz si Ucrania se defiende”. El antiguo presidente del Banco Central Europeo también se muestra “convencido de que las sanciones están funcionando” y que cuanto antes acabe también antes concluirá lo que define como “escepticismo”.

Qué ha dicho Putin sobre el gas y el pago en rublos

Italia es el segundo comprador en Europa de gas ruso, después de Alemania, y ante la problemática del pago en rublos, Draghi ha dejado entrever que hablarán del tema la próxima semana.

De acuerdo con el primer ministro italiano, la respuesta del líder ruso fue que los contratos existentes están en vigor y que se aplican a empresas europeas que continuarán pagando en euros o en dólares. Fue una explicación muy larga, añade el político, de la que recuerda que “simplemente le escuché y al final comenté que los encargados del tema se pondrán en contacto para saber cómo funciona”, aclarando que la conversión del pago en euros o dólares a rublos es tema interno de la Federación rusa.

“La sensación que he tenido desde el inicio, es que esto no es tan sencillo de hacerlo sin violar los términos del contrato”, ha asegurado.

La cuestión energética europea

“La política de precios del gas no refleja la realidad de la oferta y la demanda, los precios son mucho más altos que en el resto del mundo, Italia sostiene la necesidad de que el precio del gas debe de tener un techo”, ha espetado el mandatario.

Junto con España, Portugal, Bélgica o Grecia, en el último Consejo Europeo Italia empujó para tener un price cup, un límite para el precio del gas, “porque no hay ningún motivo sustancial para que tenga este precio tan alto para los europeos”. Ha añadido que Rusia no puede vender gas a otros clientes que no sean europeos, ya que Europa importa el 70% de la producción del gas mundial. Por ello, considera que para reducir la financiación a Rusa, se deben de bajar los precios.

“Desde la última vez que hablamos, que fue una semana antes del inicio de la guerra, noté otro tono, no sabría decir en qué sentido”

- Mario Draghi, sobre su encuentro con Putin

“Nosotros sabemos que debemos movernos rápido y, posiblemente, probaremos a sustituir el gas ruso en un 30% o 40% con otros proveedores”, adelantando que las negociaciones por el precio del gas líquido ya están en camino y recordando los efectos negativos de la crisis en las familias y las empresas.

“Italia y Alemania, junto con otros países importadores de gas, de petróleo, carbón, de cereales, de maíz, etc. estamos financiando la guerra”. Así de contundente lo ha afirmado, el propio presidente del Consejo de Ministros: “No tengo duda que estamos financiando la guerra entre Rusia y Ucrania”.

Sobre el futuro de otros proyectos, como las infraestructuras de los gasoductos de Italia y España y entre otros países, de los que ha hablado con Pedro Sánchez en Roma y en el Consejo Europeo, adelanta que aún son hipótesis que deben ser estudiadas.

La reunión de la UE con China

Hay política más allá de Putin y la guerra, pero todo lo contamina el conflicto. Por ejemplo, el encuentro virtual de China con la Unión Europea, en la que participará el mandatario chino, Xi Jinping, y que contará con Charles Michel y Ursula Von der Leyen, responsables del Consejo y la Comisión Europea. De este encuentro, Draghi ha querido valorar que sus expectativas sobre el papel de China en la guerra son positivas, porque “podría convertirse en un gran protagonista para acercar a las dos partes en el proceso de paz”.

Pero no será lo único de lo que hablen, con el cambio climático, la biodiversidad y el comercio, temas que últimamente se han visto resentidos, también sobre la mesa.

Unidos en Europa y en la OTAN

Por otro lado, ha incidido en que en esta crisis “lo que estamos demostrando es que estamos unidos, compactos en esta guerra y en la defensa de los intereses multilaterales y defendiendo las reglas que nos han acompañado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial que le han dado a tantas partes del mundo, la democracia y el bienestar”.

En una referencia a la OTAN, apuntó que el multilateralismo significa “compartir las reglas, respetar la paz” y un compromiso de proteger entre todos la OTAN, que es un organismo multilateral, y es lo que estamos haciendo en este momento. Aseguró que todos los países miembros de la OTAN son los que creen en la democracia, en la libertad y en las reglas multilaterales.

También dedicó un capítulo a hablar sobre la globalización, por la cual en el curso de estos años, “las reglas han ido cambiando, se han ido adaptando”. Quiso recordar que al principio esta globalización fue denominada “salvaje” y ha acabado por volverse “más controlada, más protegida”.

Interrumpido por una activista de FEMEN, en 2015.

Mario Draghi