BLOGS
09/04/2019 12:26 CEST | Actualizado 09/04/2019 17:17 CEST

Nos hemos leído el programa de Vox y nos ha salido esto

Getty Editorial

El programa electoral de Vox lo componen 100 propuestas para la “España viva” que nos han dejado muertas. ¡Cuánta banderita!, ¡cuánto palabrerío superficial! ¡cuánta defensa de  España, España, España! Más que ir a votar, después de leerlo a una le entran ganas de empezar otra Reconquista.

España es una. Y punto. La nación está por encima de todo, y quien ose debilitarla, o tan siquiera cuestionarla, dejará de ser inmediatamente un español de bien. Cataluña es España y los inmigrantes —sean legales o no— lo tienen crudo. España es de los españoles. Ya está bien.

No hacía falta ser un analista político para darse cuenta de que en el programa las palabras más repetidas son nacional o nación (75 veces), España (16), inmigrantes o inmigración (10) y españoles (8). El eje central de su campaña “la unidad de España y la igualdad entre españoles”, por lo que estos 100 puntos son los mismos para todas las comunidades autónomas del país. Se conoce que en esa España que quieren proteger el medio ambiente, por poner un ejemplo, no existe.

El primer punto sobre la unidad de España

De ahí que el primer punto de programa -antes de la Sanidad o la Educación- sea sobre la unidad de España: el cumplimiento de la Constitución, la suspensión inmediata de la autonomía de Cataluña y el procesamiento de los “sublevados en el golpe de Estado separatista”, así como la ilegalización de los partidos, asociaciones u ONGs que persigan la destrucción de la unidad territorial de España. Que no falte el agravamiento de las penas por las ofensas y ultrajes a España y sus símbolos. Vaaya, parece que las finales de la Copa del Rey volverán a ser como Dios Manda...

Además, propone también la eliminación del indulto, endurecer las penas del Código Penal para los políticos corruptos así como el establecimiento de un Poder Judicial de ámbito nacional.

Conoce a los héroes españoles

Reclaman la devolución de Gibraltar (porque Gibraltar español, claro) y la eliminación de la Ley de Memoria Histórica. Y puestoa a hablar de memoria y a ser lo que ellos llaman patriotas, preparan un plan “para el conocimiento, difusión y protección de la identidad nacional y de la aportación de España a la civilización, con especial atención a las gestas y hazañas de nuestros héroes nacionales”. Todo por España y los españoles “de bien”, ya saben.

Cuando uno lee las medidas, no sabe si está leyendo el programa electoral de un partido español o el del Trump

Y españoles de bien no son los inmigrantes, según Abascal. De ahí que cuando uno lee las medidas que propone en el apartado de inmigración, no sabe si está leyendo el programa electoral de un partido español o el del presidente de EEUU, Donald Trump. Como el líder estadounidense, se aboga por un “muro infranqueable en Ceuta y Melilla” y “dar a policías y Fuerzas Armadas todos los recursos materiales y humanos para que se puedan cuidar las fronteras”. La ultraderecha española también quiere deportar a los inmigrantes ilegales a sus países de origen así como a quienes hayan reincidido en la comisión de delitos leves o hayan cometido alguno tipificado como grave. Además, con el objetivo de lo que llaman “efecto llamada”, Vox propone que cualquier inmigrante que no haya accedido a España por vías legales sea incapacitado “de por vida” a legalizar su situación en el país y por tanto, a recibir cualquier tipo de ayuda de la administración estatal.

En su España ideal tampoco tienen cabida las mezquitas: hay que eliminarlas, como hay que acabar con  el acceso gratuito a la sanidad para inmigrantes ilegales. No vaya a ser que se integren y eso...

Mujeres: adiós a las cuotas y a la Ley de Violencia de Género

Uno de los temas de los que se ha abanderado el partido ultraderechista ha sido la lucha contra el feminismo -ya saben, Abascal no es feminista, es “un hombre casado con una mujer”- y los avances de las mujeres en los últimos años. Por eso plantea suprimir en la sanidad pública intervenciones quirúrgicas ajenas a la salud, como el cambio de sexo o el aborto.

SOPA Images via Getty Images

Por si había alguna duda de lo que quieren en este campo, en el apartado de ‘Vida y Familia’ proponen la derogación de la Ley de Violencia de Género aprobada en 2004. Defienden la protección de la “familia natural” y apoya la natalidad y la “defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural”. Vamos, que rechazan el aborto. 

Siguiendo este ideario, no es de extrañar que no les importe echar por tierra todo lo que les ha costado a las mujeres poder participar en política. ¿Qué quieren? Acabar con el sistema de cuotas en las listas electorales. Olé ahí.

Cultura: arriba los toros y que hables en español

En cuanto a la cultura, defienden el español como lengua obligatoria relegando las cooficiales a un segundo plano. Como era de esperar, quieren impulsar una ley de protección de la tauromaquia como parte del patrimonio cultural español y proteger la caza, que ven como “actividad necesaria y tradicional”.

En resumen: Hunga, hunga, hunga, España, España, España.

PD: No os vengáis abajo, que por lo menos se han olvidado de incluir lo de las armas. 

NUEVOS TIEMPOS